Estilo de vida > RACISMO

La delgada línea negra

El caso de Rachel Dolezal, líder de una asociación contra la discriminación racial cuyos padres la acusaron de hacerse pasar por negra cuando es blanca, pone en el tapete un problema de larga data en EEUU

Tiempo de lectura: -'

16 de junio de 2015 a las 05:00

En la novela de Phillip Roth La mancha humana, un profesor universitario cae en desgracia y es expulsado luego de ser acusado de racismo por aludir a dos alumnos que nunca acudieron a sus clases con la frase: "Quizá se hayan convertido en negro humo". Roth plantea el escenario de la tiranía de lo políticamente correcto al inicio de su novela, ya que el profesor en realidad no sabía que los dos estudiantes eran afroamericanos. No obstante, el absurdo de la situación queda más en evidencia cuando, al avanzar la novela, se descubre que el protagonista es en realidad un negro que desde su juventud se hace pasar por blanco y judío.

Este libro, escrito en el año 2000, es una referencia ineludible a la hora de pensar la noticia que en estos días circuló por medios de comunicación de todo el mundo y que ha generado un debate encendido en Estados Unidos. Rachel Dolezal, líder de la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Raza Negra (NAACP) en Spokane, Washington, se hacía pasar por afroamericana pero es en realidad caucásica.

Quien en este momento seguramente quiera convertirse en "humo negro" sea Dolezal. El color de su piel se convirtió en motivo de burlas y reproches luego de que sus padres, que no se hablan con ella desde hace dos años, la desenmascararan.

De acuerdo a ellos, Dolezal (quien se crió con cuatro hermanos adoptivos negros, se casó con un negro, estudió en una universidad tradicional de los afroamericanos y se convirtió en una abogada reconocida de los derechos civiles de los negros) es blanca. Los padres mostraron fotos de ella de niña, cuando tenía el cabello rubio, los ojos azules y la piel blanca, a diferencia de ahora a los 37 años, que tiene el pelo rizado y la tez más oscura.

Casos de passing

Por sorprendente que pueda parecer este caso en tiempos de internet, lo cierto es que el paso de una raza a otra es un comportamiento que viene de larga data en Estados Unidos, donde se define esta acción con la palabra passing. No obstante, en la gran mayoría de los casos, la situación se dio a la inversa, es decir fueron negros los que se hicieron pasar por blancos para evitar ser discriminados.

Por lo general se trató de personas cuyo color de piel era un poco más clara (pese a las leyes anti mestizaje en Estados Unidos, la violación de esclavas fue una práctica difundida en este país), que podían ajustarse a ambas categorías de color, lo que deja en evidencia el reduccionismo de calificar a una persona de acuerdo a su piel.

A la discriminación social, Estados Unidos agregó leyes como la "regla de una gota", de principios del siglo XX, que clasificaba a las personas como de raza negra si tenía entre sus ancestros a alguna persona con ascendencia africana. De acuerdo a un estudio de la Universidad de Yale para los años comprendidos entre 1880 y 1940, 19% de los hombres negros del país se hizo pasar por blanco en algún momento de sus vidas.

Acaso el ejemplo más extremo de conversión racial en este sentido sea el de Lawrence Dennis, considerado el padre del fascismo estadounidense (ver al final). Los casos en sentido inverso son menos frecuentes, pero se ha dado en ámbitos como la música. Ejemplo de ello es el del pionero del blues y rhythm Johnny Otis.

Pero seguramente el más paradigmático, que recuerda al de Dolezal, es el de Walter White (su nombre no solo remite al del protagonista de Breaking Bad; su apellido significa blanco en inglés). El secretario de la NAACP entre 1931 a 1955 tenía la piel clara y los ojos celestes pero se identificaba como negro y sostenía que había tenido antepasados negros, aunque eso no se evidenciara en su piel. "Cada año aproximadamente 12 mil negros de piel clara desaparecen", escribió White en la década de 1940.

El asunto de la tonalidad sigue siendo un factor de incidencia en Estados Unidos. Un ejemplo es el de Tiger Woods, quien se negó a ser señalado como negro y acuñó la denominación "cablinasian", ya que tiene ancestros caucásicos, negros, indios y asiáticos. Barack Obama, sin ir más lejos, es otro ejemplo de esta delicada frontera y oscila entre parecer demasiado blanco para algunos y demasiado negro para otros.

Pero, en definitiva, sea que Dolezal dijo ser negra por un convencimiento paranoide para avanzar en su carrera o como un acto de demostración del absurdo de la distinción por color de piel, lo cierto es que su acción al menos ha servido para encender un debate que parece lejos de estar saldado.

Otros casos

Lawrence Dennis. El libro de Gerald Horne de 2009 The Colour of Fascism reveló que Dennis (1893-1977), quien es considerado el padre del fascismo estadounidense, era en realidad un negro de piel clara que abandonó a su familia e inició una nueva vida.

Walter White. El secretario de la Asociación Nacional para el Avance de la Población de Color (NAACP) era en realidad blanco. White (1893-1955) investigó linchamientos, asesinatos y revueltas en el sur de EEUU valiéndose del tono claro de su piel.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...