19 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
23 de marzo 2023 - 10:34hs

Por Carolina Anastasiadis

Daniel López Rosetti es cardiólogo y sobre todo un gran divulgador de temas de salud que nos afectan a todos como la ansiedad y el estrés. En su cuenta de Instagram siempre postea recetas médicas en donde recomienda reírse más y pasarla bien, porque es la mejor manera de mantener la salud. Y se basa en fundamentos científicos. Ha investigado y escrito libros que vinculan distintos niveles de estrés, con sufrimiento y, en el otro extremo, con felicidad. Afirma que la felicidad es el “bienestar subjetivo percibido” y que entonces trabajar en esa percepción es clave a la hora de sentirse bien.

Este médico argentino es un gran lector y conocedor de la filosofía, y eso hace que sus relatos tengan siempre una base no solo científica sino humanista y trascendental.

Más noticias

Viene a Montevideo cada año a presentar libros o dar conferencias y en su última visita, cuando vino a promocionar su libro Estrés, sufrimiento y felicidad (Editorial Planeta), lo entrevisté en la radio y aproveché para consultarlo sobre algunas cuestiones que nos afectan a las mamás reales.

Antes que los hijos empiecen a hablar, ya se comunican con los papás… ¿Cómo es eso?

La comunicación madre e hijo es primero emocional. Siempre entran en frecuencia. Hay un trabajo que realiza una estudiante de veterinaria del curso actual de Medicina del Estrés y Psicoinmunoendocrinología clínica que da cuenta de esa sincronía. Ella estudia la sincronía y la variabilidad cardíaca en equinoterapia, lo que sucede entre el caballo y el paciente que va arriba. Busca la consonancia entre el caballo y la persona. Pasa siempre y muchas lo deben haber experimentado, que dos estudiantes que viven juntas, empiezan a ciclar a la vez.

Sos un estudioso del estrés. ¿Creés que es posible la maternidad sin estrés?

El estrés es un proceso normal y es, básicamente, hasta cierto punto, como la azúcar en sangre. Hasta un grado está bien, luego es diabetes. Lo mismo el colesterol en sangre.

El estrés hasta un punto es normal. Por encima de ese punto es negativo, malo, distrés. Cualquier circunstancia psicológica tiene un nivel de estrés habitual. El mecanismo de parto es un estrés agudo, pero normal y tolerable. Incluso incluye dolor, pero es un dolor feliz porque va a acompañado de una recompensa. Por lo cual el nivel de estrés en el embarazo también es normal.

Cuando hay sufrimiento fetal y hay que salir corriendo al parto, porque se hace un estudio por ecografía y el bebé tiene alteraciones con disminución de frecuencia cardíaca, ese sufrimiento fetal que indica la caída de la frecuencia cardíaca implica ir a cesárea. Ahí hay estrés, pero el resto es tolerable. Aunque hay distintas sensibilidades para cada persona.

Se dice que el parto o el nacimiento, es la primera situación de estrés que sufrimos, que el cortisol sube en el bebé al nacer. ¿Es así?

Nacer es un cambio de planeta para el bebé. Pasás de vivir del oxígeno que venía por sangre y sin necesidad de respirar porque todo lo hacía tu mamá por los dos, a hacer todo solo. Hasta el momento, los anticuerpos de tu mamá eran los tuyos. La condición de vida dentro del útero es excepcional y de golpe necesitás respirar. Es una situación de estrés agudo; incluso si durante el embarazo el bebé no la pasó bien, se condiciona un futuro estresante para el nacido. Una madre que sufre durante el embarazo, es un bebé intrauterino que sufre.

Todo está relacionado con la emoción. En los campos de concentración nazi, las prisioneras en más del 80 % de los casos dejaban de menstruar en el primer mes. La emocionalidad y la psicología impedían biológicamente el funcionamiento del ciclo ovárico porque toda la energía estaba enfocada en sobrevivir, no en generar vida.

Pensando en niños escolares. ¿Cómo me doy cuenta si un niño está estresado?

El estrés en los chicos existe, aunque se tiende a pensar que no, por un sesgo de empatía del adulto. Fijate que la hipertensión arterial es la enfermedad más frecuente, uno de cada tres niños es hipertenso. Pero nunca se te ocurre pensar que un niño es hipertenso, sin embargo, hay hipertensión infantil. No se mide, ese es el tema. Con el estrés pasa lo mismo. El adulto cree que el nene no tiene estrés porque “no tiene motivos” y en realidad, le sobran los motivos. Tiene que aprender todos los días, discute con amigos, tiene que adaptarse a la familia. Pero nosotros no nos damos cuenta porque no nos dice “no aguanto más”.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes de estrés infantil?

Generalmente el estrés en niños se somatiza. Lo más frecuente son los síntomas gástricos. Pero también los trastornos de conducta, la falta de interacción social y los problemas de aprendizaje.

Más de un chico que va a un psicopedagogo tiene estrés. Por eso no aprende. Cuando tenés una situación de alarma, tu mente está en otra cosa.

¿Cuánto puede facilitar el juego en la infancia y en los adultos, para bajar el estrés?

El juego es una herramienta extraordinaria. El “bienestar subjetivo percibido” –como yo defino la felicidad-, la paz, la calma, la alegría, suceden en el juego. Aclaro además que no somos felices espontáneamente, le tenés que poner pilas. A la alegría y la risa las tenés que empujar con el esfuerzo.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar