Nacional > PASCUA 2018

La fragmentación social y la inseguridad: algunas de las preocupaciones de los obispos para la Pascua

Los obispos uruguayos dieron a conocer sus mensajes

Tiempo de lectura: -'

01 de abril de 2018 a las 05:00

La fragmentación social, la inseguridad, la desesperanza, el poco aprecio a la vida, la falta de sentido, y la desconfianza en el otro, son algunos de los síntomas de la sociedad que inquietan a los obispos uruguayos según lo expresaron en sus respectivos mensajes para la Pascua. Asimismo invitaron a sus comunidades a ser más fraternos y solidarios y a renovar la fe y la esperanza en Jesús resucitado.

Collazzi: "Camino de renovación"

El presidente de la Conferencia Episcopal del Uruguay y obispo de Mercedes, Carlos Collazzi, instó a los cristianos de su diócesis a "alejar toda tibieza, mediocridad, comodidad, fatiga y desilusión". También a ser fraternos y solidarios con los más carenciados y a emprender un "camino de renovación", alimentándose de la Palabra de Dios y celebrando todos los domingos la Eucaristía.

Galimberti: "Vivir con libertad y responsabilidad"

El obispo de Salto, Pablo Galimberti, llamó a "vivir con libertad y responsabilidad" y a apreciar el valor de la vida en peligro: "la que hoy palpita y mañana puede perderse en un asalto en el supermercado del barrio o con la píldora del día después que silencia bruscamente los latidos de un bebé". "Crece la desconfianza hacia el otro anónimo, que vive en la misma cuadra, cooperativa o apartamento (...) Crece la inseguridad, como realidad o estado anímico: precarización del trabajo o miedo a un compromiso definitivo que posterga el matrimonio. Aumenta la gente sin proyectos de largo aliento. Y al desdibujarse la meta, pierde entusiasmo el mismo andar. Los hijos, que requieren cuidado resultan molestos y al llegar tardíamente los progenitores advierten no estar para esos trotes", escribió el obispo.

"La Pascua de Jesús nos pone ante una opción: o vivir anestesiados, dispersos en mil tareas, entretenidos con el fútbol y los vaivenes de la sociedad del entretenimiento, o vivir con responsabilidad según el dictado de nuestra conciencia o bien, para quien ha recibido el don de la Fe, seguir cada día las huellas del Resucitado, iluminando el presente y el futuro", subrayó Galimberti.

Fajardo: "Recomenzar desde Cristo"

El obispo de San José de Mayo, Arturo Fajardo, invitó a ser "testigos de la vida que vence a la muerte" en una "sociedad fragmentada, con dudas, conflictos e incertidumbres, donde la vida es amenazada y muchas veces nos sentimos inseguros".

Fajardo animó a los fieles de su diócesis a recomenzar algo nuevo en la vida de cada uno, "a recomenzar desde Cristo", para que, con entusiasmo y alegría, se vean renovados en el anuncio, la celebración y el servicio.

Wirz: "Atender a los que sufren olvido, enfermedades, pobreza y violencia"


En su mensaje, el obispo de Maldonado, Rodolfo Wirz, pidió que se atienda a los grandes sectores de la sociedad que sufren "olvido, enfermedad, pobreza y violencia".

"Los invito a interesarnos de verdad en Jesucristo muerto en la cruz y resucitado, Hijo de Dios, que por un amor más allá de lo que podamos explicar abarca a todos los seres humanos en sus sufrimientos y gozos, pecados y ejemplos", expresó. El obispo animó a abrirse "a una realidad que tiene su sentido último, en el amor de Aquél que por nosotros murió y resucitó".

Sanguinetti: "La esperanza la da la cruz"

El obispo de Canelones, Alberto Sanguinetti, afirmó que la "sociedad está enferma de desesperanza" y se apela a "la muerte como solución de la vida" pasando "rápido sobre la muerte que resulta incómoda o se busca como forma de quitar el dolor y los problemas, desde al aborto a la eutanasia".

Ante esa situación, dijo que "la esperanza la da la cruz, no a las falsas ilusiones, las utopías o las supersticiones", e invitó "a confesar el pecado, aceptar que necesitamos ser salvados y abrirnos confiados a la gracia de Dios". "En las familias, en las sociedades, se necesita la cruz transformadora, por el perdón, la reconciliación, la entrega gratuita por los demás, la amnistía, el amor incondicional", señaló.

Bodeant: "Ver a Jesús en cada persona sufriente y abandonada"


El obispo de Melo, Heriberto Bodeant, aludió a los desamparados e invitó a evangelizar con alegría viendo a "Jesús abandonado en cada persona sufriente y abandonada". Puntualizó, además, que no se trata de "una alegría superficial, que viene de fuera, sino de una alegría honda que nace desde dentro". "En Jesús abandonado, paradójicamente, encontramos la llave de la alegría", subrayó.

Fuentes: "Amor con amor se paga"


El obispo de Minas, Jaime Fuentes, difundió en esta Semana Santa una nueva Carta Pastoral : "Amor con amor se paga", que dio a conocer en la Misa Crismal celebrada el martes en la Catedral de Minas. En ese texto, alentó a corresponder al amor "descomunal" de Jesús con el esmero en la adoración de la Eucaristía. "No podemos permitir que se introduzca la rutina en el modo de tratar el más sagrado tesoro que tenemos en la Iglesia", afirmó.

Invitó a que cada comunidad parroquial promueva este año la adoración a la Eucaristía con el convencimiento de que si se está "más pendiente de Jesús Sacramentado, dedicando más tiempo a su adoración y cuidando mejor todo lo relacionado con el culto eucarístico, experimentaremos un palpable crecimiento en la fe y en la caridad, así como en el empuje apostólico".


Comentarios