Mundo > Venezuela

La historia de dos uruguayos en Venezuela: escapar de una dictadura para padecer otra

El médico que cada vez que viene a Uruguay lleva "maletas llenas de medicamentos para sus pacientes" y el frenteamplista desilusionado que acaba de regresar

Tiempo de lectura: -'

14 de febrero de 2019 a las 05:04

Por Camila Silvera

En los años 70, muchos uruguayos emigraron a raíz de la dictadura que se estableció en el país. Uno de los lugares de destino fue Venezuela. Allí, cientos de familias fueron acogidas y encontraron lo que en Uruguay les hacía falta: libertad.

Hoy, José Baroni y Joaquín Canabal -ambos de 68 años de edad- dividen su corazón entre su país natal y el territorio venezolano, y creen que la situación de aquel Uruguay de 1976 que los impulsó a partir, se asemeja a lo que vive Venezuela en la actualidad.

Antes de escuchar la voz de Baroni, un cuplé de murga se cuela por el teléfono. Al instante un “¿Aló?” responde. Se trata de uno de los uruguayos que se radicó en Venezuela pero que, luego de 43 años allá, decidió volver a Uruguay. 

“Yo trabajaba en Venezuela y venía a Uruguay una vez al año, pero en los últimos meses tomamos la decisión de quedarnos, dejando nuestra vivienda, y nuestro negocio”, comentó.

Baroni partió hacia Valencia en 1976 luego de haber estudiado mecánica industrial en UTU. Allá trabajó en la industria textil junto con su esposa, con quien tuvo tres hijos. Al principio, el negocio fue exitoso, pero en los últimos años “las circunstancias económicas" llevaron a que cerrara.

Luego de vivir en Valencia, se mudaron a Caracas. En ambas ciudades formaron parte del Centro Uruguayo, en donde, según cuenta, continuaron con las costumbres uruguayas. “Enseñábamos a bailar el pericón, a tocar los tambores. Incluso se formó una murga”, relata.

“Nos fuimos de Venezuela buscando la libertad, la misma libertad de cuando me fui en la época de la dictadura, agobiado por las medidas represivas”, dijo Baroni y agregó: “Ya de viejo aprendí que las dictaduras no sirven, ninguna. Ni de izquierda, ni de derecha”.

Baroni se define como partidario del Frente Amplio y afirmó que la postura de Uruguay ante la crisis venezolana le “dolió mucho”. “Le da la espalda a un pueblo, a un país hermano”, dijo y espera que “en algún momento condenen al régimen de Maduro y de Chávez como una dictadura de izquierda”.

El nombre de Luis Almagro, secretario general de la OEA, resonó en el relato de Baroni. “Él ha tenido una posición valiente, yo me identifico con él por lo que he vivido, por lo que he visto, lo que he sufrido. Años viendo cómo se apoderaron de un país y lo destrozaron”.

Baroni se manifestó a favor de Juan Guaidó, el presidente encargado asignado por la Asamblea Nacional de Venezuela. Consideró su postulación como “constitucional” y dijo que “por fin”, después de años de división dentro de la oposición venezolana “hoy hay alguien que está canalizando la protesta, la desesperanza y es una opción”.

En las últimas horas, algunos uruguayos que viven en Venezuela y no pueden conseguir medicamentos, solicitaron ayuda al gobierno local. Según Baroni, “lo que más se necesita allá es medicinas, hasta para un resfriado”, y agregó que algunos uruguayos no han vuelto al país “porque no pueden vender sus propiedades” ya que estas se han “desvalorizado”.

“Hay gente que no cree, entonces piensan que estamos del lado del imperialismo. Nosotros los invitamos a vivir allá, es más le pagamos el pasaje para que vayan a ver la realidad de allá”, relata Baroni. 

Lo que más le duele de la realidad venezolana es ver como “todos los días la gente sale a ver qué consigue de comer, haciendo colas en los supermercados”. Según él, “quienes están sufriendo son la gran mayoría, los habitantes que viven en condiciones de pobreza” y añade que “el 90% de los uruguayos que quedan allá están viviendo esta situación”.

A Tabaré Vázquez le diría que “recoja mucha información y después haga lo que la conciencia le diga que es lo más correcto. En algún momento de la vida será juzgado por la actitud que ha tomado o la que tome”. Además, Baroni dice que “le preguntaría si él quiere ese sistema económico, social y político para nuestro país”.

El papel que está jugando Uruguay en la crisis de Venezuela “deja muchísimo que desear”, según Baroni, y recuerda que “cuando nosotros vivimos una dictadura de derecha, tuvimos una solidaridad internacional impresionante”.

“La historia se repite, esperemos que los errores no. Más allá de las ideas de izquierda o de derecha, espero que predomine el humanismo”, finalizó.

Canabal viajó a Venezuela en 1976 junto con su esposa y su primera hija, que en ese momento tenía dos meses. Al llegar revalidó sus estudios en medicina y se especializó en cardiología. Trabajó y estudió simultáneamente, hasta que logró abrir su propia clínica.

La escasez de medicamentos en el país caribeño “viene de hace mucho tiempo, sobre todo en los últimos tres años”, comentó Canabal, y afirmó que la situación es “muy desesperante”.

“Si tú no tienes familiares en el exterior que puedan mandarte lo que necesitas te quedas sin poder tratarte. Han aparecido muertas muchísimas personas porque han abandonado su tratamiento, ya sea porque no tienen el medicamento o porque no tienen la plata para pagarlo”, relató.

Desde su profesión y su lugar de trabajo, intenta “ayudar de todas las maneras”. Según contó, más de la mitad de los pacientes con los que trabaja no pueden pagarle, por lo que los atiende gratis, y en otros casos, los precios que fija son “absurdos”.

Sin embargo, para el médico lo más grave de la crisis venezolana es que “la gente no tiene para comer y busca alimentos en los tachos de la basura”. “Si no tienen plata para comprar comida, menos para medicamentos costosos”, reflexiona.

Canabal no considera la posibilidad de irse de Venezuela porque cree que desde allí puede continuar ayudando a muchas personas. “Me quedo hasta que esto cambie, hasta que esto pueda superarse”.

Baroni, que lo conoce, comentó que cada vez que Canabal viaja a Uruguay se lleva "maletas llenas de medicamentos para sus pacientes" y en muchos casos se los regala.

“La gente se está muriendo por falta de medicamentos anti rechazo, en casos como trasplantes, diálisis, tratamiento de cáncer o sida”, explicó. Por otra parte, dijo que “los niños y los ancianos son los que están más golpeados desde el punto de vista nutricional”.

En la mañana del miércoles, Canabal vio a sus pacientes. Según contó, el 80% de los medicamentos que les recetó los tendrán que mandar a buscar a España o Colombia. 

“Reaparecieron enfermedades que antes estaban controladas, como la tuberculosis y la malaria” a raíz de la desnutrición, según explica.

La postura de Uruguay le parece "muy triste" y reclama, al igual que Baroni, que debería ser más firme: "este es el país que nos recibió de brazos abiertos durante la dictadura uruguaya".

La hija mayor de Joaquín, Camila Canabal, es una de las periodistas que tuvo que dejar el país luego de que el gobierno de Hugo Chávez cerrara Radio Caracas Televisión. Ahora está radicada en Miami con su esposo, que también es periodista, y sus dos hijas.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...