Personajes > Testigo protegido

La vida loca del Chapo Guzmán: yates, clínicas suizas y hasta un zoo

El testimonio de un antiguo colaborador sacó a la luz una vida llena de lujo y extravagancia durante la década de 1990  

Tiempo de lectura: -'

27 de noviembre de 2018 a las 19:22

Tratamientos de rejuvenecimiento en clínicas suizas, una mansión frente al mar en Acapulco con un yate llamado "Chapito" en la puerta, ranchos por doquier, cuatro jets, un puñado de mujeres y un zoológico privado con leones: en la década de 1990, el Chapo Guzmán era el rey de México.

Antes de su primer arresto en Guatemala en 1993, el exjefe del cártel de Sinaloa era un hombre que disfrutaba al máximo de la fortuna que amasaba traficando toneladas de droga a Estados Unidos, aunque también gastaba millones para protegerse de las autoridades, de sus enemigos y hasta para grabar las conversaciones telefónicas de sus muchas novias.

Así lo relató este martes durante su juicio en Nueva York uno de sus más cercanos colaboradores en esa época, Miguel Angel "el Gordo" Martínez, expiloto y gerente del Chapo en Ciudad de México, que hoy integra el programa de protección de testigos de Estados Unidos y colabora con la fiscalía.

 "El mejor negocio del mundo" 

A comienzos de la década de 1990, el negocio de transportar cocaína colombiana a Estados Unidos -la especialidad del Chapo- "era el mejor negocio del mundo", relató Martínez al jurado. 

El Chapo llegó a recibir hasta tres de sus jets llenos de dinero de las ventas de droga en Estados Unidos: de US$ 8 millones a US$ 10 millones en cada avión llegaban "casi cada mes" a Ciudad de México desde Tijuana, tras recibir los pagos de Estados Unidos.

Con esos cerca de 30 millones de dólares mensuales, El Chapo, que nació en la pobreza y comenzó a traficar drogas desde adolescente, no era ahorrador ni tacaño.

"En los '90 tenía cuatro jets, casas en todas las playas, tenía ranchos en todos los estados", relató el Gordo Martínez. La mansión de Acapulco le costó US$ 10 millones.

"Viajábamos por todo el mundo (...) a Brasil, Argentina, Aruba, por toda Europa, a Japón, Hong Kong, Tailandia, Perú, Cuba, Colombia, Panamá...", enumeró el testigo al recordar algunos viajes de trabajo pero también otros de placer, como a Macao "para apostar".

En Tailandia, contó, el objetivo fue comprar heroína blanca a 10.000 dólares el kilo para importarla a México y luego venderla en Estados Unidos a 130.000 el kilo.

Finalmente el plan fracasó porque los narcos tailandeses y la persona que debía distribuir la heroína en Nueva York, Raúl Santana, fueron arrestados.

 
Joven por siempre

El Chapo, de 61 años, con todo su cabello y sin una sola cana, viajó asimismo a Suiza, "a una clínica donde te ponen células para que te mantengas joven", dijo Martínez.

Y tenía un zoológico en su casa con piscinas y canchas de tenis de Guadalajara "con tigres, leones, panteras, venados". Se recorría en un trencito.

Pero gastaba entre millones por mes en sobornos para la policía, en sistemas de comunicación hipersofisticados y hasta en pagos a "sus cuatro o cinco señoras", contó el testigo.

También hacía muchos regalos: a Martínez, que en total calculó que ganó US$ 3 millones de dólares en varios años de trabajo con el Chapo, le compró un Rolex con diamantes.

Y una vez, le pidió al testigo que comprara más de 50 automóviles Buick, Cougar y Thunderbird -a un valor de unos US$ 35.000 cada uno-  para regalar a sus trabajadores en una Navidad.

El dinero del Chapo que sobraba era guardado en compartimentos secretos diseñados por su arquitecto, en casas que compraba por todo México para guardar hasta US$ 20 millones en efectivo.

Martínez también llevaba millones en valijas Samsonite a los bancos de Ciudad de México y cambiaba los dólares a pesos mexicanos sin problemas porque el Chapo sobornaba a los empleados bancarios, afirmó. Cuando le preguntaban si estaba lavando dinero, respondía que exportaba tomates.

El acusado, de traje y corbata, escuchó serio al testigo en este segundo día de su testimonio sin quitarle ojos de encima.

Martínez habló también de su adicción a la cocaína, de la cual llegó a consumir hasta 4 gramos por día. "Se me perforó el tabique y me pusieron un cartílago" en 1991 o 1992, reveló. Pero asegura que la última vez que esnifó fue hace 20 años.

La esposa del Chapo, Emma Coronel, una exreina de belleza de 29 años que es la madre de sus pequeñas hijas mellizas, escuchó con la cabeza baja. Su uso de un teléfono celular prestado por un abogado, algo prohibido, causó esta semana un revuelo en la corte. 

Fuente: AFP.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...