Fútbol > uruguayo especial

Las claves en el camino a la 46a

Nacional sumó puntos de visita, se hizo imbatible de local y con destellos de sus figuras fue campeón

Tiempo de lectura: -'

13 de diciembre de 2016 a las 05:00


El 23 de junio, un día con mucho frío en Los Céspedes, comenzó la segunda era de Martín Lasarte en Nacional y el camino tricolor a su copa 46a. El técnico bicampeón con los albos retornó a los tricolores con la experiencia previa de haber ganado una década atrás el último torneo corto que se jugó en Uruguay, lo que repetiría seis meses después de asumir esta nueva etapa, tras quedarse con el Uruguayo Especial el pasado domingo.

Fue un inicio complicado para el entrenador, ya que la pretemporada se extendió más de lo esperado debido a la demora del arranque del certamen por las medidas de seguridad en el fútbol. En ese período, el técnico fue delineando el plantel con la incorporación de jugadores que se sumaron a su proyecto: Sebastián Rodríguez, Brian Lozano, Tabaré Viudez, Rafael García, Diego Arismendi, Hugo Silveira, el colombiano Sergio Otálvaro y Martín Ligüera, futbolistas, varios de ellos, como quiso el DT, identificados con el club. En contrapartida, sufrió una baja de peso, nada menos que la del "Diente" Nicolás López.

Luego de más de dos meses de entrenamientos, el 31 de agosto, la pelota comenzó a rodar para Nacional en Jardines del Hipódromo, donde cayó por 2-1 ante Danubio, equipo que sería el rival tricolor durante la mayor parte del certamen y que en el debut desnudó el karma albo con las salidas fuera del Parque Central.

A la siguiente fecha, Nacional recibió en su estadio a Plaza y comenzó a mostrar su potencial; Martín Ligüera ingresó a los 35' minutos y fue clave para el triunfo con un gol y buenas asistencias. Además, Sebastián Rodríguez tuvo su debut y fue figura.

El tricolor tuvo una nueva salida, la primera de cuatro consecutivas, a la siguiente etapa: Liverpool en Belvedere. El equipo salió con un 4-3-1-2 en lugar del tradicional 4-2-3-1 y por segunda vez volvió a caer, 2-1, en un partido en el que tuvo una reacción, pero que no le alcanzó, en gran parte por sus errores defensivos. Para Lasarte, esa derrota y la de Jardines, fueron no merecidas, según declaró luego de ganar el Uruguayo Especial.

lasarte

undefined


Esa nueva caída caló en el plantel, que al día siguiente tuvo la visita inesperada de Álvaro Recoba. "Tuvo un gran gesto cuando las cosas no estaban tan bien en el grupo: pasó por Los Céspedes el lunes después de la derrota con Liverpool y cortó el clima que había", dijo a Referí Ligüera.

Nacional tenía una nueva salida ante Fénix, pero en el Centenario, tras un acuerdo económico entre ambos clubes. Fue un partido complicadísimo para el tricolor que una vez más tuvo en su 10 a su salvador, al anotar un golazo de tiro libre cuando se jugaban los últimos minutos.

Ese partido marcó un quiebre en el equipo, que a partir de ahí encarrilaría una gran racha de triunfos.
El Parque Viera fue el siguiente destino de los albos donde lo esperaba Wanderers, rival que en el pasado campeonato le había ganado en ese escenario. Empezó abajo en el marcador, pero lo dio vuelta con goles de Ramírez y uno en contra de Barboza, y Ligüera puso el 3-1 definitivo con una nueva obra de arte.

Ligüera en pleno festejo con sus compañeros en el Viera

Ligüera en pleno festejo con sus compañeros en el Viera

Ligüera en pleno festejo con sus compañeros en el Viera

En ese partido, el colombiano Otálvaro jugó los 90 minutos como titular y comenzó a consolidarse la defensa, luego de un arranque de torneo marcado por varios errores.

La última fecha de esa ronda de salidas fue ante Villa Española, también en el Centenario, y el tricolor sufrió más de la cuenta para ganar. Hugo Silveira, la revelación de Nacional en el torneo, fue quien le dio el triunfo con un gol de cabeza en el minuto 90. El delantero, que llegó como proyecto, aprovechó los minutos y se ganó un lugar entre los titulares.

El Parque invicto

La seguidilla de salidas, lo que en lo previo aparecía como el tramo más complicado en el fixture de los bolsos, había quedado atrás con un saldo más que favorable: dos triunfos en el Estadio y uno ante Wanderers.

Llegaba entonces la hora de ser local en el Parque Central. Y en su escenario, Nacional no defraudó, siendo otra de las claves de cómo llegó al título. Jugó y ganó los cuatro partidos siguientes: 2-0 ante Rampla Juniors, 1-0 contra Sud América, con otro gol agónico de Ligüera, 3-1 ante Racing y 3-1 frente a River Plate.

En esos partidos, el conjunto de Lasarte se hizo fuerte atrás. La defensa comenzaba a jugar de memoria, Romero y Arismendi, a quien el DT confió para su regreso por su pasado tricolor, se quedaron con los dos puestos disponibles en el medio, y arriba el rombo era fijo con Viudez, Fernández, Ramírez y Silveira, quienes alternaron con grandes actuaciones personales, y con Ligüera entrando cuando estaba complicado.

Tabaré Viudez

Tabaré Viudez

Tabaré Viudez

Quedaban las últimas cinco fechas. Cerro en el Tróccoli fue la siguiente y Nacional empató 1-1, un punto que fue valorado por muchos en una cancha donde a Nacional le había costado mucho sumar en las últimas presentaciones.

Los nervios reaparecieron a la siguiente etapa en el Franzini, en la previa del clásico. El equipo de Lasarte cayó feo ante Defensor y las dudas volvieron a sobrevolar. Los tricolores se vieron superados por los violetas, que dieron vuelta un 2-0 para ganar por 3-2.
El ambiente quedó tocado en Los Céspedes tras esa derrota y por dos días hubo preocupación, hasta que se cambió de chip para encarar el clásico. Pero el partido ante el tradicional rival, el más esperado por muchos, fue suspendido antes de su comienzo por los incidentes en la hinchada de Peñarol. Luego, Nacional, sería proclamado ganador del partido.

De todas formas, por lo ocurrido, el ánimo no fue el ideal en la concentración alba. Polenta, el capitán del equipo, manifestó que la inseguridad en el fútbol uruguayo le daba ganas de irse.

La semana, además, tuvo el golpe de la tragedia de Chapecoense, que, según indicó Lasarte, había tocado a todos los jugadores, incluso a él y su cuerpo técnico. La preparación previa al partido contra Juventud tuvo la visita del arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, quien rezó con los jugadores en la concentración.

De vuelta al Parque, el equipo de Las Piedras le hizo un correcto planteo al local, pero a los 50 minutos, en otro partido ganado en el segundo tiempo, apareció Espino, que había ingresado desde el banco, –otro suplente que le dio resultado– para abrir el marcador de un encuentro cerrado, que, con otro gol de Ligüera, terminaría 2-0 y que dejó al equipo de Lasarte a un punto del título, luego de que Danubio siguiera en caída libre y Wanderers pasara a tomar el rol de segundo aspirante.

Boston River fue el último mojón del camino al título 46. Nacional, con un escenario más que favorable pero con un primer tiempo complicado, lo ganó en el segundo tiempo con otro gol importante de Papelito Fernández, quien selló un nuevo campeonato uruguayo para el bolso.

Con un equipo que se consolidó, más una gran racha de local, algunos puntos ganados de visita y jugadores que aparecieron en momentos claves, Nacional ganó un Uruguayo Especial.

Afuera también ganó

Recoba y José Silva
Además de lo mostrado en la cancha, el plantel tricolor tuvo momentos de apoyo en los entrenamientos y la concentración. Álvaro Recoba sorprendió a todos al otro día de la derrota ante Liverpool y cambió el clima que había generado la derrota. El Chino también estuvo semanas después en el Parque Central junto a José Silva (foto), el hincha no vidente que los jugadores del plantel pidieron conocer y que los visitó en un entrenamiento. Luego, además, entró a la cancha tricolor para ser homenajeado en un partido.

José silva con Polenta y Conde

José silva con Polenta y Conde

José silva con Polenta y Conde

Con el arzobispo
El arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, estuvo en Los Céspedes en la semana posterior a los incidentes del clásico, la misma en la que se produjo el accidente aéreo del avión de Chapecoense de Brasil, dos hechos que tocaron el clima tricolor, según dijeron los jugadores y el entrenador. "Rezamos por la paz en el deporte. Tuvimos presente a Chapecoense y familias", escribió el arzobispo en su cuenta de Twitter, donde agradeció la invitación.

Sturla nacional

Sturla junto al plantel tricolor

Sturla junto al plantel tricolor

Junto a Alexis Viera
El exarquero de Nacional, Alexis Viera, quien se recupera de las lesiones que le ocasionó un ataque con arma de fuego en Colombia, estuvo muy cerca del plantel tricolor en los dos últimos partidos. Estuvo con los jugadores en el Parque Central en el partido ante Juventud de Las Piedras, cuando se lo homenajeó, y fue a una de las prácticas previas al definitorio encuentro ante Boston River, para luego festejar junto a los campeones.

alexis viera.jpg

Alexis Viera y Esteban Conde.

Alexis Viera y Esteban Conde.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...