23 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,55
11 de abril 2011 - 19:04hs

La ola de conflictos sindicales de las últimas semanas en Uruguay responde en buena medida al poder de representación que cobró la central sindical en el último quinquenio, un cambio en la nueva ronda de Consejos de Salarios y una “explosión” de reclamos “particularistas” en vez de generales. Pero sobre todo -según explicó a Observa el docente del Instituto de Ciencia Política de la Universidad de la República, Luis Senatore- las divisiones internas en los sindicatos forzaron una postura más dura que la habitual producto de disputas políticas.

El analista entiende que el movimiento sindical compuesto por sectores de izquierda ve como grupos de señas muy diferentes precipitan los conflictos. Eso genera una postura rígida y cerrada al diálogo, cosa que no sucede cuando el sindicato está integrado de grupos más homogéneos.

“Si hay menos competencia puede haber mas facilidad para acordar”, insistió Senatore.

Más noticias

Desde el gobierno las señales de rechazo hacia varios conflictos en pie fueron claras. Este martes el presidente José Mujica pidió en su audición radial a los bancarios que pongan “límite” a su conflicto porque, según indicó, no hay “razonabilidad” en los reclamos.

Por su parte, el diputado Álvaro Vega (MPP) declaró a Ultimas Noticias que le preocupa la “falta de formación sindical de los compañeros”.

Senatore, mientras tanto, advierte también un cambio en el manejo del proceso del conflicto. “Antes se veía un proceso más gradual de las medidas y ahora hay explosiones que comienzan con medidas extremas”, dijo a Observa. Los trabajadores de la bebida, por ejemplo, ocuparon la planta de Coca Cola a las pocas horas de haber iniciado un conflicto. AEBU, en tanto, es acusado por el gobierno de no medir el alcance de sus acciones con relación a lo que se pide cuando trancan la operativa del clearing de cheques.

El politólogo recordó que antes el sindicalismo en Uruguay incluía en sus plataformas reivindicaciones más generales, y ahora, existe un “particularismo” inusual cuando se pelea por cuestiones puntuales. “Ahora pasan a primer plano demandas inmediatas y se procesan de forma precipitada”, remarcó.

En la mañana de este miércoles al comentar el Barómetro de las Américas que elaboró un equipo de docentes de la Universidad de Montevideo, el politólogo Luis Eduardo González (director de Cifra) aseguró que el razonamiento de izquierda de los sindicatos desconoce la heterogeneidad de la población. “Los sindicatos y el Frente Amplio son y se sienten de izquierda y piensan que la mayoría de los votantes los acompañan, pero no ven o no dan importancia a las heterogeneidades”, comentó.

(Observa)

Seguí leyendo

Te Puede Interesar