Cargando...
Buque en aguas uruguayas.

Carta Lectores > Cartas lectores

Lo marítimo en Uruguay

Tiempo de lectura: -'

23 de agosto de 2021 a las 05:03

Lo marítimo en Uruguay, ¿olvido, desinterés o desconocimiento? De la investigación de siniestros marítimos, según OMI (Organización Marítima Internacional, organismo especializado de las Naciones Unidas responsable de la seguridad y protección de la navegación y de prevenir la contaminación del mar por los buques), se pretende aprender de las “lecciones que se puedan extraer a partir del análisis de la investigación del hecho”.

En otras palabras, tratar de “evitar tropezar con la misma piedra”. Algo que, en lo marítimo, parece no podemos lograr en Uruguay. El ámbito marítimo ha sido el gran contribuyente a la globalización y es naturalmente multicultural; es extenso, complejo y de limites no bien definidos, que cuesta ser visualizado con su real potencial de: actividades económicas diversas, oportunidades laborales (nacionales e internacionales) y de contribución al desarrollo y sostenibilidad social, todo ello sustentado en una adecuada educación y la necesaria legislación.

El ámbito marítimo incluye y se potencia con la interrelación de diversas actividades de sus múltiples subsectores (que admiten diversas catalogaciones a partir de la simplificada de privado y público) también de específica complejidad, como lo son: buques, puertos, propietarios y operadores, logística, industrias varias, autoridades reguladoras y de implementación, etc. Actividades que requieren de: adecuada legislación reguladora implementada, mano de obra idónea, tecnología adecuada, servicios y controles eficientes. Lo que implica la conveniencia (¿necesidad?) de emplear expertos en todas y cada una de estas materias, resaltando la importancia de los centros de educación y entrenamiento de calidad. Uruguay posee una superficie marítima superior a la terrestre y la mayoría de su frontera es, al menos, húmeda. Dispone de reconocidas facilidades portuarias (terminales), de recursos humanos de excelente nivel y educación valorada internacionalmente. Supo tener una flota mercante y pesquera interesante, además de ser reconocido internacionalmente en muchos aspectos del quehacer marítimo. Sin embargo, parece estar empeñado en ignorar la posibilidad de considerar el desarrollo de su potencial marítimo (incluido lo fluvial y lacustre) en forma integral. Han existido proyectos puntuales de notorio éxito (la mayoría asociados a esfuerzos individuales) que lamentablemente no se han traducido en la consideración global del ámbito marítimo nacional.

Lo marítimo es considerado en forma parcial cual módulos independientes y totalmente autónomos, ignorando que un abordaje integral podría significar un simplificado, mejor y más eficiente empleo de recursos y esfuerzos (al respecto existen excelentes ejemplos) en aras de un ámbito más planificado, integrado, proactivo, solido y sustentable.

La prensa ha aportado interesante información sobre ideas, que sin una aparente conexión entre sí notoriamente impactan en lo marítimo nacional, respecto de: puerto de aguas profundas, canales de navegación (nacional y extranjero), enajenación del único Polo Educativo Marítimo nacional de nivel terciario, esfuerzos respecto de hidrovías, terminales especializadas, contaminación acuática, aspectos vinculados a la problemática en el ejercicio de la soberanía, preservación y protección de nuestras aguas y sus recursos, o un nuevo órgano asesor técnico portuario, etc. No se pretende juzgar o hacer juicios de valor alguno sobre las ideas o las opiniones vertidas respecto a ellas y mucho menos de quienes las emitieron. Las ideas no son intrínsecamente buenas o malas, en general serán tan buenas como la seriedad y calidad de su planificación mediante un proyecto (imprescindible para determinar viabilidad y mensurar impacto), así como de la implementación de este.

La implantación del proyecto y lo factible de los objetivos pretendidos, reflejaran la calidad del proceso, así como lo acertado y viabilidad, o no, de la idea considerada. Naturalmente, un proyecto deficientemente planeado estará más expuesto a resultados no deseados (como lo confirma la información pública: la improvisación e ineficiencia suelen tener costos muy altos). Entonces, lo que no se menciona parece ser definitivamente trascendente. No hay referencia alguna a como se alinean y sustentan dichas ideas y sus proyectos (de haberlos) con los supremos intereses nacionales recogidos en una política marítima definida, que se manifieste mediante objetivos y estrategias específicas.

Es esclarecedoramente llamativa la ausencia de referencias a la existencia (siquiera de la disposición a considerar y discutir respecto) de, por ejemplo: Un proyecto marítimo nacional planificado, integral e integrador, armónico y sustentable que defina y priorice sus pilares, a ser amalgamados por un sólido sistema educativo de excelencia (¡del que ya dispone!). Política marítima nacional (con objetivos y estrategias), que consideren e integren las diversas actividades del ámbito. Un elemento que coordine los esfuerzos y áreas de responsabilidad e interés de todos los participantes en el quehacer marítimo nacional, tendiendo a promover, desarrollar e implementar proyectos que contemplen en forma global los intereses e impactos en los diversos subsectores. - Un ámbito (foro formal y regulado) de interacción público-privado donde trabajadores, industria y Estado puedan debatir los temas marítimos en forma integral. Ser reactivos en esta materia parece promover la discrecionalidad e improvisación frente a la emergencia de la situación, o idea, planteada. Actitud quizá generada por desinterés, ausencia de recursos específicos, simple desconocimiento, o en una planificación que no admite proyectos que excedan el tiempo de una administración (cinco años del periodo de gobierno).

Una actitud proactiva podría promover y facilitar la adecuada discusión (multidisciplinaria e integral) de los diversos temas, tendiendo a planificar, proyectar, coordinar y armonizar esfuerzos para consolidara un ámbito marítimo sostenible y con objetivos futuros claramente definidos (¿política de Estado en lo marítimo quizá?). Seguiremos esperando la noticia trascendente. El despertar del Uruguay marítimo, que quizá algún día se manifieste como un proyecto integral nacional. Mientras tanto seguiremos admirando el avance y consolidación de otros países en esta materia, a lo que también contribuimos con nuestra inacción.

Nota: OMI - Organización Marítima Internacional, organismo especializado de las Naciones Unidas responsable de la seguridad y protección de la navegación y de prevenir la contaminación del mar por los buques.

Carlos Ormaechea

    Comentarios

    Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...