Estilo de vida > CULTURA

Los museos uruguayos están en emergencia

Se celebran los 180 años del Museo de Historia Natural, pero el sector tiene problemas

Tiempo de lectura: -'

12 de abril de 2018 a las 05:00

Matías Castro
Especial para El Observador

El Museo Nacional de Historia Natural, el más antiguo de Uruguay, se mudará el año próximo a una sede propia, dentro del predio de la vieja cárcel de Miguelete. Allí, donde ahora solo funciona el Espacio de Arte Contemporáneo (EAC), ocupará al menos uno de los pabellones. El 18 de julio de este año, en ocasión de los 180 años de la apertura del Museo de Historia Natural, se inaugurará en el EAC una muestra que oficiará como anticipo de lo que se verá cuando se instale definitivamente.

Mientras tanto, el museo funciona en un local alquilado que por su tamaño limita las visitas al público y casi anula las posibilidades de exhibición de las 400 mil piezas que contiene. Algunas de ellas tienen tantos años como el museo. De acuerdo a su director, Javier González, si bien la sede es pequeña, está en condiciones "razonables" para la conservación. "Pero queremos un lugar con humedad y temperatura controladas, como en un museo del primer mundo", aclaró.

Lo que se montará desde el 18 de julio en el EAC estará en el hall de acceso al pabellón central. "Será una mirada del arte contemporáneo hacia las ciencias naturales", dijo González. Los conceptos sobre los que se estructurará la muestra serán la evolución y la biodiversidad.

En Historia Natural se incluyen unas mil piezas de las colecciones de botánica, paleontología y zoología especialmente importantes porque son lo que se conoce como ejemplares tipo. "Son los especímenes sobre los que se hicieron las descripciones científicas cuando fueron definidos", explicó González. "Es como el metro básico sobre el que se hicieron los demás metros. El valor científico es importantísimo para cualquier investigador de todo el mundo", agregó. Entre otros objetos está el cráneo del roedor fósil más grande del planeta: Josephoartigasia monesi, de casi cuatro millones de años y una tonelada de peso.

fosiles
Historia Natural cuenta hoy con siete funcionarios. Según su director, el ideal "razonable" sería disponer de 15 para que cada área tenga un funcionario. "Hoy el museo tiene nueve colecciones, de las cuales solo tres tienen personal rentado a cargo. Luego están las áreas de educación y museografía, que no tienen personal. El encargado de paleontología es quien coordina las visitas guiadas a las colecciones", contó. Además de eso, las limitaciones de espacio hacen que no haya un lugar adecuado para que trabajen los investigadores. Con todo, el año pasado recibieron a unos 800 visitantes.

"El tema de la sede es fundamental, porque aparece como un tema crónico en estos 180 años, ya que el museo siempre estuvo en sedes prestadas o alquiladas. Eso permite planificar hacia el futuro. Esa es la principal necesidad del museo, no solo para que las exposiciones sino para que se profundicen la conservación e investigación y que la biblioteca especializada del museo opere de una forma más amplia", dijo el director.

Mal de todos

Las dificultades materiales por las que pasa Historia Natural, uno de los cuatro museos nacionales (junto con Artes Visuales, el Histórico y el de Antropología) no son ajenas a las de muchos otros museos. "Nuestra intención es que esta celebración de los 180 de Historia Natural sea una puesta en escena de los museos de todo el país. Queremos tener una proyección nacional más potente", apuntó Javier Royer, coordinador del "proyecto" del Sistema Nacional de Museos. Una de las formas con las que piensan ampliar la proyección es generar más exposiciones que recorran el interior, con el apoyo de distintas intendencias, como ya se hizo con muestras del Museo Nacional de Artes Visuales.

El motivo por el que el Sistema Nacional de Museos es definido todavía como "proyecto" y no como un sistema en funcionamiento, es porque depende de que se complete el Registro Nacional de Museos. Y el ingreso a ese registro es voluntario para los privados y obligatorio para los públicos. Fue creado por la ley 19.037, de 2013, y marca estándares mínimos que deben cumplir estas instituciones. Según ella, cada museo debe tener un plan director, abrir al público durante un mínimo de horas a la semana, debe tener un director, un área educativa y otra de investigación.
Historia Natural cuenta hoy con siete funcionarios. Según su director, el ideal "razonable" sería disponer de 15 para que cada área tenga un funcionario
Royer explicó que dos de los cuatro museos nacionales no tienen director, sino "encargados de dirección". Son Historia Natural y Antropología. Esto tiene que ver con la práctica de que esos cargos son de designación política, cosa que llevó a extremos como los de Ángel Kalenberg y Pivel Devoto dirigiendo durante décadas el de Artes Visuales y el Histórico, respectivamente. "Eso estuvo bien antes, pero la realidad y el presente de la museología demandan, además, que los concursos sean de oposición y méritos, que si aspirás por ejemplo al Museo Histórico sepas de historia y de museología", explicó Royer.

Una vez que el registro se complete, o que llegue a tener un número determinado de museos, podría empezar a funcionar el Sistema Nacional de Museos. Pero esto, por ahora, aparece lejos en el horizonte a pesar de que sea obligatorio para los públicos. Hoy el directorio que maneja Royer lista unos 232 museos en el país, de los cuales apenas 20% ingresó al registro en los dos años desde que existe. Por lo tanto solo ese porcentaje puede certificar que cumple con sus condiciones.

Royer analizó esta situación: "Nunca esos 232 van a estar en el registro, porque algunos son centros de interpretación, otros son centros culturales que se identifican como museos pero no cumplirían con lo que pide el registro. Y tal vez no tengan porqué cumplirlo".

Hay dos grandes motivos por los que no se controla o no se pone plazo para ingresar al registro (y por lo tanto para empezar a cumplir con esos estándares mínimos). Una es que los responsables de la ley y del Sistema no quisieron tener una actitud punitiva ante estas instituciones. Y la otra, que es más realista, es, en palabras de Royer, que "no tenemos capacidad de enviar inspectores a todo el país". La oficina del Sistema Nacional de Museos tiene ahora tres funcionarios.

Javier González, director del Museo Nacional de Historia Natural
Javier González, director del Museo Nacional de Historia Natural
Javier González, director del Museo Nacional de Historia Natural

"El museo siempre estuvo en sedes prestadas o alquiladas. Eso permite planificar hacia el futuro" Javier González, director del Museo Nacional de Historia Natural.
En el ámbito público muchos museos no llegan a darle forma a su plan director, tampoco pueden hacer un inventario de sus objetos ni reunir otros datos que se les piden como el personal y sus salarios. En el ámbito público este último punto es más complicado porque en algunos museos trabajan funcionarios de Pluna, AFE u otras reparticiones. "Sinceramente, el registro va más lento de lo que quisiéramos, pero es una herramienta", dijo Royer.

La falta de personal es uno de los principales problemas, asociado directamente a los límites que marcan los presupuestos asignados. El Museo de Artes Decorativas, por ejemplo, abre de lunes a viernes en la tarde, porque los contratos laborales no incluyen fines de semana. Tampoco pueden hacer nuevos llamados para agregar funcionarios o jornadas.

En cuanto a la conservación, hay solo cinco restauradores en ejercicio, entre los del Ministerio de Educación y Cultura y los de las intendencias. Como no dan abasto, los trabajos se tercerizan. Para paliar esta situación, el año pasado la oficina del Sistema organizó un curso de siete meses de conservación preventiva, al que asistieron 14 personas, algunos de los cuales venían de museos privados como el del Carnaval y el del Títere.
Hay solo cinco restauradores en ejercicio, entre los del Ministerio de Educación y Cultura y los de las intendencias
"Estamos hipotecando el futuro de nuestro patrimonio, porque nos quedamos sin restauradores y no tenemos cuadros de recambio. No solo de pintura sino de todo lo que es papel, lo que es textil, que necesita tener gente", comentó Royer. Citó como ejemplo que el taller de restauración que funciona en la Comisión del Patrimonio tenía unas 20 personas en la década de 1990 y ahora cuenta con cuatro.

"El discurso del achicamiento del Estado puede ser compartido o no. Pero es claro que no es compartible para los museos porque a lo largo de los últimos 25 años la gente se ha ido yendo o falleciendo. Y no podemos proveer cargos nuevos", agregó.

"Necesitaríamos generar 30 cargos para museos del Ministerio, cosa que es un disparate", continuó. Y concluyó: "Estaríamos así tratando de recuperar niveles cuantitativos y cualitativos para cumplir nuestras misiones: preservar y conservar, investigar, educar, difundir. Tiene que haber una inversión en ese sentido, y no es cosa de este gobierno o de los pasados, ya que debería haber un acuerdo interpartidario porque el tema tiene que ver con nuestro patrimonio".

Comentarios