Básquetbol > BÁSQUETBOL

Mazzarino, un fenómeno sin fecha de vencimiento

A los 42 años fue clave para que Malvín le ganara las finales a Aguada siendo campeón por séptima vez

Tiempo de lectura: -'

31 de mayo de 2018 a las 05:00

Dice que no tiene secretos pero en esto de jugar al básquetbol los conoce todos. Fue campeón del Federal con Hebraica Macabi y tres veces con Welcome. Volvió a Uruguay con 37 años y fue gravitante para que Malvín ganara tres de las últimas cinco Ligas Uruguayas. Nicolás Mazzarino no tiene fecha de vencimiento. A los 42 años su talento sigue intacto y vigente. Y siente que tiene cuerda para jugar un año más.

"Fue un año complicado, difícil, no se si pensábamos en ser campeones al principio, pero se fue dando y cerramos el año de la mejor manera", contó a Referí.

El playero no tuvo un buen Apertura. Pero creció en el Clausura y se hizo fuerte a partir de los playoffs donde eliminó en cuartos de final al bicampeón Hebraica Macabi en un quito partido donde tuvo que remontar una desventaja de 18 puntos.

"Cambiamos tres veces la pareja de americanos y así se hizo difícil encontrar un juego bueno. La serie de Macabi nos dio un empujón anímico importante pero nunca estuvimos al tope de nuestras posibilidades porque ahí volvimos a cambiar de extranjeros", explicó.

Malvín cerró la Liga con Harper Kamp y el ex NBA Dominic McGuire: "Estaban comprometidos, pero tuvieron altibajos, jugaron bien algunas finales y mal otras, nos faltó esa regularidad".

Malvín le ganó el martes 77-72 a Aguada para abrochar el título en una llave que agotó los siete partidos: "Fue una serie durísima y rara. Arrancamos ganando dos partidos bien, pero nos comimos un par de palizas y el séptimo juego fue el más parejo de todos", comentó.

El club Malvín le cayó como anillo al dedo a Mazzarino tras volver de Italia donde ganó una Supercopa con Cantú, en 2013.

"El proyecto, la forma en cómo encaran cada año donde no hacen borrón y cuenta en cada temporada genera una estabilidad importante", explicó el ayuda base que promedió 33 minutos en cancha, 12,7 en puntos y 4,9 en asistencias.

"No tengo un secreto que explique mi estado actual con esta edad. Mi carrera la encaré siempre igual, con profesionalismo, cuidado en la alimentación y entrenando a muerte. Tuve suerte de no lastimarme o tal vez me cuidé y me preparé para eso".

Tampoco tiene secretos que expliquen su enorme capacidad triplera (42% esta temporada): "La técnica la fui puliendo de los 15 a los 21 años, cuando era joven siempre cambiando la técnica hasta que la encontré y luego es repetición, entrenamiento, agregar diferentes salidas de las cortinas. Es práctica y confianza".

Sus sesiones post entrenamiento ya no duran dos horas como hace unos años. "Ahora tiro menos, pero busco la calidad".

"Me divierto con los jóvenes. Acá me dicen abuelo y yo los trato como niños y bromeo mucho porque tenemos mucha diferencia de edad y me tengo que poner en su lugar. En lo deportivo los vi crecer a varios y espero que sigan por ese camino y que hayan agarrado algo de lo que hago", contó.

Uno de esos jóvenes es Marcel Souberbielle, elegido como el mejor jugador (MVP) de las finales pese a lesionarse, en el primer tiempo de la séptima final, el tendón de aquiles (será operado este jueves).

"Fue una lástima, tuvo una de las peores lesiones. Tuvo unos playoffs muy buenos. En el año no tuvo tanto destaque tanto pero en los playoffs despegó. En varios partidos que estábamos trabados el nos sacó adelante solo".

Mazzarino no cuestiona el hecho de que ese premio pudo haber sido para él: "Esas cosas no me sacan el sueño ganarlas, mejor que las gane un joven".

Su séptima coronación a nivel local le trajo recuerdos a aquel 1994 donde fue campeón por primera vez con Hebraica Macabi: "Aquel primer título fue muy especial porque era joven y me dieron la chance de ser titular y porque era un gran equipo que jugaba un gran básquetbol, con mucho talento y sin egoísmo para pasarse la pelota. Por su estilo fue uno de los mejores equipos que se vieron a nivel local".

"Estuve cinco años en Welcome y gané tres veces, uno no lo cuento porque estuve en reserva. Fue otro tremendo equipo con varios jugadores de Macabi y otros que estaban en la selección".

"No hablé con nadie en el club, pero mi idea es jugar un año más", agregó.

El martes, tras ganar el título, le había dicho a VTV: "No sé lo que piensa Malvín. Yo tengo mi valor y no me voy a quedar a jugar por cierto dinero. Si Malvín me quiere y me va a contratar como hasta ahora me quedo contento. Si me dice que van a cambiar la situación del club, que va a jugar con los jóvenes y que no hay dinero, me iré a jugar a otro club; esa es la realidad. La primera palabra la va a tener Malvín. Si no aparece nadie tendré que retirarme".

A esta clase de jugadores es imposibles decirles que no. Porque son referentes, porque son gravitantes. Y porque son únicos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...