Nacional > Elecciones

Mirando la elección desde afuera

Bordaberry tuvo un domingo distinto, sin recorridas por locales partidarios, cámaras ni micrófonos

Tiempo de lectura: -'

28 de octubre de 2019 a las 05:03

Fue un domingo más tranquilo. Antes estaban los militantes con banderas. Este fui a votar y había un solo periodista”, comenta Pedro Bordaberry sentado en un sillón de su casa cerca de la costa. 
Votó a las 9.30 en Colonia y Paraguay. Estaba la misma presidenta de mesa de las últimas cuatro elecciones. “Una escribana que es macanuda. Es una cosa linda, volvés al barrio de cuando tenías 18 años. Te encontrás con gente que hace tiempo no ves”, dice. 

Después se juntó con sus hermanos y comieron un asado. En la tarde volvió a su apartamento. Allí se quedaría junto a su esposa y sus dos perros. Nada de recorridas por locales partidarios, saludos, fotos, cámaras y declaraciones a la prensa. Sin presiones ni nervios. Un domingo diferente al de las dos anteriores elecciones.  “No tenés la ansiedad de querer saber qué es lo que está pasando”, menciona, mientras juega en la  terraza con sus mascotas. 

Decidió no ir al hotel NH Columbia, donde se instaló el Partido Colorado a esperar el resultado. “Creo que es para los que participan, tenés que dejarle el espacio a quienes lo tienen que tener. No hay que ocupar espacios que no son de uno”, señala para fundamentar su decisión.

Ese espacio lo tuvo en 2009. En la primera vuelta de octubre obtuvo el 17% de los votos. El Partido Colorado venía  de una magra elección en 2004 en la que había conseguido una adhesión de 10,3% y pocos avizoraban un repunte. Sin embargo ocurrió y la votación colorada creció siete puntos. Pero la historia había comenzado en las internas. Allí consiguió más del 70% de los votos.   

El domingo 28 de junio de 2009, al igual que en esta oportunidad, Bordaberry votó temprano en el Centro. Después recorrió varios bastiones partidarios. Antes del mediodía llegó a El Tropy, un boliche bailable de cumbia ubicado en Rondeau y General Luna, para saludar a militantes que tenían un local político. La madrugada había sido intensa. El olor a cerveza era fuerte. Las suelas de los zapatos se pegaban en el piso pegajoso por las bebidas derramadas. En otra parte estaba peligrosamente patinoso. 

Desde ese domingo 28 de junio hasta este año, el piso político de Bordaberry tuvo esa característica: fue resbaloso.

La pisada cambió en 2014. En las elecciones del domingo 26 de octubre obtuvo el 13,3%. Pero perdió más que votos. La reforma constitucional para la baja de la edad de imputabilidad, su caballito de batalla, no alcanzó la mayoría necesaria para ser aprobada. 

El revés fue duro y Bordaberry lo sintió. El miércoles 29 de octubre, entrevistado en el programa En Perspectiva, contó cuál era su ánimo luego de la poca votación de la primera vuelta.“Estamos todavía con las consecuencias de un golpe muy duro”, dijo. “Obviamente fracasamos. Eso está claro. Lo que ocurrió fue eso. Cuando uno retrocede y retrocede de esa forma y no cumple sus objetivos, fracasa”, agregó.

Sobre el segundo traspié, el de la reforma constitucional, indicó que el pueblo había laudado y no volvería a plantear la baja de la imputabilidad. 

Pasaron dos años y medio y tomó una decisión importante. El miércoles 19 de abril de 2017 el senador  envió un mail a la bancada de Vamos Uruguay comunicando que no se postularía como candidato para las elecciones de 2019 ni tampoco para el Parlamento. Después de eso se fue varias semanas a Europa. 

Ayer se refirió a ese momento. “La decisión de no presentarme fue muy meditada durante mucho tiempo”, dijo a El Observador.

Sin embargo, de a poco su postura fue cambiando y se afirmó luego de la última elección interna, que colocó a Ernesto Talvi como el candidato a presidente. 

El martes 16 de julio de 2019 durante una discusión en el Senado deslizó un mensaje. “Estoy terminando acá, pero tengo una tentación de seguir, porque a partir del 1° de marzo, cuando se establezcan todas las comisiones investigadoras y salte todo lo que ha pasado en estos últimos 15 años en Uruguay, va a ser un placer estar acá trabajando en eso”, indicó, haciendo referencia a la posibilidad de que la oposición obtuviera el gobierno. 

Este domingo desde el living de su casa recordó su comentario. “Fue en el fragor de una discusión. No fue meditado. Siempre el calor del debate parlamentario lleva a eso, pero no fue más que eso”, indicó. 

Tomando sus palabras varios dirigentes encomendaron a la consultora Equipos que efectuara una encuesta para medir la imagen de Bordaberry ante el electorado. Las respuestas fueron contundentes. El 75% de los votantes colorados consultados contestó que le parecía bien que continuara en la actividad política. Entonces creció la idea de postular una lista al Senado encabezada por él. 
Pero duró poco. El expresidente Julio María Sanguinetti emitió un comunicado el lunes 29 de julio mostrándose en contra de la decisión del senador. “No es hora de abrir un debate interno sobre las aspiraciones del Dr. Bordaberry, a quien respetamos y apreciamos desde siempre y en todo momento, aún con acuerdos y desacuerdos”, escribió. 

El mismo día, Talvi escribió en Twitter. “En octubre comparecerán los candidatos al Parlamento que fueron ungidos por las urnas en las elecciones internas. Pedro Bordaberry es un dirigente de primera magnitud, brillante parlamentario. Estoy seguro de que seguirá haciendo importantes contribuciones en el país que se viene”, dijo.

Dolor

Al día siguiente, Bordaberry señaló que las declaraciones de Sanguinetti le habían dolido mucho. “Me cortó el brazo. Que ponga que estas son aspiraciones mías, eso no se hace (…) Me dolió mucho lo que hizo Sanguinetti, acusarme de fragmentar y de ponerme una cantidad de intenciones. No lo esperaba de él”, afirmó en el programa Desayunos Informales de Teledoce. 

Ayer le quitó trascendencia al episodio. “Leí mal (lo que estaba pasando), yo pensé que de repente si abría una lista ayudaba. Algunos entendieron que no y no pasa nada. La política no se trata de dolores, se trata de hacer lo correcto. Ya está”, sostuvo. 

La semana pasada, Bordaberry volvió al ruedo y participó de actos colorados en Colonia, Durazno, Paysandú y Flores. “Es toda gente que me había apoyado cuando fui candidato. Si sos agradecido, ayudás al que te ayudó. Es lo menos que podés hacer”, expuso.  Este domingo le tocó mirar de afuera y no se lo veía apesadumbrado. “Hoy estoy encarado hacia el trabajo privado. En eso estoy poniendo mi esfuerzo y ahí está mi horizonte. Ahora le toca a otras personas y no hay ningún drama”, resumió.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...