Fútbol > CLAUSURA

Peñarol apareció cuando más lo necesitaba y goleó a Wanderers

Con dos goles de Estoyanoff y uno de Gabriel Fernández, el aurinegro empieza a levantar en la tabla

Tiempo de lectura: -'

04 de agosto de 2018 a las 17:55

Era una jornada distinta para Peñarol. Tenía que ganar de cualquier manera para seguir en la lucha, ya que por más que esto recién empezó, ya se habían dejado dos unidades en el debut contra Racing en el mismo Campeón del Siglo. Por eso el triunfo ante Wanderers tiene un sabor especial. No por los tres goles, sino porque sin ser nada del otro mundo, sin mostrar un fútbol químicamente puro, el equipo de Diego López va encontrando los caminos -y lo más importante- los resultados.

La primera jugada de gol fue para los aurinegros. Sobre los 4 minutos llegó un centro atrás desde la izquierda de Cristian Rodríguez y Sebastián Gorga en su afán de despejar, le pegó sin querer hacia atrás y el balón se fue rozando el palo.

El Cebolla se mostró mucho más activo desde el principio. La lesión de Maximiliano Rodríguez hizo que el técnico Diego López lo colocara más arriba en el medio y no como doble 5 como venía jugando hasta ahora. A los 7 minutos recibió solo y le pegó con todo, pero su remate se fue afuera.

El encuentro se tornó intenso en la mitad de la cancha con dos equipos que mostraban muy poco en ofensiva. Escasos desbordes y llegadas eran el común denominador de los primeros 18 minutos.

Pero tan solo 1 minuto después, llegó una muy buena jugada bohemia que derivó en los pies de Adrián Colombino. El volante sacó un tremendo remate que Kevin Dawson mandó notablemente al córner.

Y a los 20', un gran error de Damián Macaluso que no llegó a un pase atrás en la mitad de la cancha, le dio la posibilidad a Rodrigo Rojo de irse solo hasta el arco de Ignacio De Arruabarrena. Su remate dio en el horizontal y el rebote, Fabián Estoyanoff convirtió la apertura de cabeza.

Lo mejor de Peñarol se vio por izquierda. Las subidas de Lucas Hernández tuvieron a Rojo como gran socio y a su vez, este buscaba continuamente al Cebolla Rodríguez, muy movedizo en esta nueva faceta táctica. Por el otro andarivel, el Lolo Estoyanoff mostró cosas interesantes con llegada peligrosa constante y siendo un azote para Lucas Morales. Pero lo de Rojo fue realmente muy bueno.

La presión aurinegra era importante ya que no dejaba pensar a Wanderers que no encontraba en Ignacio "Nacho" González la salida necesaria.

Fabricio Formiliano cometió un importante error en la salida sobre los 39 minutos. Se le adelantó la pelota y se la regaló a un rival que llegó con peligro hasta el borde del área, pero terminó siendo bien marcado.

Wanderers se mostraba inofensivo con la pelota, con escaso peso específico arriba. Sin embargo, sobre los 53 minutos llegó una jugada colectiva muy buena que contó con cinco pases y la habilitación de Adrián Colombino para la llegada de Morales por derecha -el flanco defensivo más flojo del carbonero- y su remate se fue cerca.

Dos veces en 30 segundos De Arruabarrena salvó a Wanderers. Primero, ante un nuevo error defensivo de Gorga dejó solo a Lucas Viatri. El remate fue notablemente sacado al córner por el arquero bohemio. Y de ese tiro de esquina, Formiliano le ganó a todos en el salto, pero otra vez el cuidavallas visitante la sacó al córner tras una gran atajada.

A los 68 minutos, el equipo de Eduardo Espinel tuvo el empate, pero Dawson le ahogó el grito de gol. Primero a Manuel Castro -quien llegó sin marca por izquierda- y en el rebote, a Riolfo que le pegó en el rebote. Allí estuvo brillante el arquero aurinegro.

El ritmo de Peñarol ya no era el mismo y Wanderers subía con mayor criterio en busca del empate. Diego López le dio ingreso a Ignacio Lores en lo que fue su debut por Cristian Rodríguez para preservarlo para el encuentro decisivo del martes próximo ante Atlético Paranaense por la Copa Sudamericana. Al mismo tiempo, ingresó Franco Martínez por Gonzalo Freitas con una pequeña sobrecarga en el aductor que llevó a que se colocara hielo mismo en el banco de suplentes tras su salida.

Guzmán Pereira volvió a jugar un partido prolijo en la mitad de la cancha y sobre el final se mostró un tanto sentido, pero aguantó lo que quedaba.

Si bien los cambios le dieron mayor aire a Wanderers, la escasa profundidad ofensiva le jugó en contra.

Sobre los 85 minutos, un nuevo desborde de Estoyanoff, le dio el segundo tanto a Gabriel Fernández, quien segundos antes había sustituido a Viatri.

En el último minuto de adición, De Arruabarrena le cometió penal a Gabriel Fernández y el Lolo Estoyanoff hizo el tercero.

Peñarol se llevó una victoria trascendente ante un rival que llegaba como uno de los líderes del torneo y ahora se enfocará en un choque de mayor enjundia como será el del martes ante los brasileños de Atlético Paranaense por la Copa Sudamericana.

Embed

Comentarios