BBC

BBC

Por qué Afganistán es hoy más peligroso que nunca

Tiempo de lectura: -'

19 de septiembre de 2018 a las 02:04

Un hombre y un niño afganos en medio de casas destruidas tras el ataque talibán en Ghazni el pasado mes de agosto.
AFP
El Talibán está detrás de mortales ataques recientes, incluida la breve toma de la ciudad de Ghazni.

Las enormes cifras de muertes que alguna vez ocuparon los titulares se están convirtiendo en algo habitual en Afganistán, mientras el Talibán y otros grupos militantes exhiben su fuerza frente a un ejército respaldado por Estados Unidos que lucha por salir adelante.

Según Dawood Azami, del Servicio Mundial de la BBC, no hay un final claro a la vista para una guerra que se ha convertido en un sangriento callejón sin salida.

¿Está el nivel de violencia cada vez peor?

Desde la invasión estadounidense en 2001, Afganistán nunca había sido tan insegura como ahora. El Talibán controla más territorio que en ningún otro momento desde la caída de su régimen, hace 17 años.

La de Afganistán ya es, de hecho, la guerra más larga en la historia de Estados Unidos.

Y con el paso del tiempo, el conflicto no solo se ha intensificado, sino que también se ha vuelto más complicado.

Los ataques son más grandes, más frecuentes y mucho más mortales. Ambos lados —el Talibán y el gobierno afgano respaldado EE.UU. y la OTAN— están tratando de sacar ventaja.

Afganos cansados de la guerra caminaron recientemente cientos de kilómetros a través del país para demandar el fin del conflicto.
AFP
Afganos cansados de la guerra caminaron recientemente cientos de kilómetros a través del país para demandar el fin del conflicto.

El pasado 10 de agosto, los talibanes entraron a Ghazni, una capital de provincia estratégica en una ruta clave al sur de Kabul, pero las fuerzas de seguridad afganas apoyadas por los asesores estadounidenses y los ataques aéreos los obligaran a retroceder.

El 15 de mayo, entraron en la capital de la provincia de Farah, en el oeste de Afganistán, cerca de la frontera con Irán.

Muchos combatientes talibanes mueren o resultan heridos cuando las fuerzas de seguridad repelen sus incursiones en las capitales provinciales, pero esos ataques tienen un enorme valor propagandístico para el grupo, aumentando su moral y el número de reclutamientos.

Los insurgentes también se llevan consigo armas y vehículos cuando se retiran.

Muchas otras ciudades o distritos están bajo la constante amenaza del Talibán.

Mapa presencia del Talibán en Afganistán.
BBC

Gran parte de provincias como Helmand y Kandahar —donde cientos de soldados estadounidenses, británicos y de otros países fueron asesinados— están ahora bajo control del Talibán.

Mientras, la muerte de civiles alcanza niveles sin precedentes. Según la ONU, más de 10.000 civiles fueron asesinados o heridos en 2017, y se espera que el número sea aún mayor en 2018.

¿Está cambiando algo la estrategia de Trump?

Ha pasado un año desde que el presidente Donald Trump reveló su nueva estrategia para Afganistán, con la que prometió que Estados Unidos "lucharía para ganar".

El gobierno de Trump ha intentado presionar a los talibanes de cuatro maneras para romper el punto muerto, hacer retroceder al grupo y finalmente obligarlos a sentarse a conversar con el gobierno afgano.

  1. Máxima presión militar, especialmente mediante intensos bombardeos y redadas de las fuerzas especiales. Se desplegaron miles de soldados estadounidenses más, elevando el total sobre el terreno a alrededor de 14.000. El pasado octubre, el entonces comandante de las fuerzas estadounidenses, John Nicholson, dijo que también se desencadenaría una "oleada de poder aéreo" y que este era "el comienzo del fin para los talibanes".
  2. Atacar las fuentes financieras del Talibán, lo que incluye bombardear plantas de producción de opio, que según reportes, son gravadas por los talibanes, y restringir los flujos de efectivo al grupo desde el extranjero.
  3. Cuestionar públicamente la legitimidad de la guerra de los talibanes, incluso entre grupos religiosos.
  4. Presionar a Pakistán para que capture o expulse a dirigentes talibanes afganos que están en su territorio.
Soldados estadounidenses en Afganistán.
Getty Images
Estados Unidos desplegó más soldados en Afganistán.

Pero, en gran medida, esos esfuerzos han fracasado.

La intensa presión militar ha frenado la expansión territorial de los talibanes y muchos de sus combatientes (incluidos algunos comandantes importantes) murieron el año pasado. Pero el grupo ha logrado mantener su territorio y su capacidad operativa para llevar a cabo ataques mortales en todo el país.

Además, los intensos ataques aéreos son criticados por causar víctimas civiles.

Al mismo tiempo, pese al bombardeo de laboratorios de drogas, el Talibán no parece estar enfrentando una crisis financiera. De hecho, la evidencia sobre el terreno sugiere que su riqueza ha aumentado.

Eruditos islámicos han celebrado varias reuniones, incluidas algunas en Indonesia y Arabia Saudita, durante las cuales se condenó la violencia en Afganistán y se solicitó a los talibanes que iniciaran conversaciones de paz con el gobierno afgano.

Pero los talibanes simplemente los acusaron de parte de un "proceso estadounidense" para justificar la guerra de Washington.

Pakistaníes protestan quemando la foto de Donald Trump y la bandera de EE.UU. por un bombardeo estadounidense en la ciudad afgana de Quetta.
Getty Images
Pakistaníes protestan quemando la foto de Donald Trump y la bandera de EE.UU. por un bombardeo estadounidense en la ciudad afgana de Quetta.

El gobierno de Trump tiene además una difícil relación con Pakistán y suspendió la asistencia para seguridad en ese país.

Islamabad, que niega haber ayudado a los talibanes, dijo que está listo para ayudar a comenzar el proceso de paz afgano. Pero hay pocas señales de un cambio de paradigma en la estrategia de Pakistán en Afganistán.

¿Qué está impulsando la guerra?

Hay cinco factores principales responsables de la intensificación del conflicto en Afganistán.

  1. Ambos bandos están tratando de romper el punto muerto a su favor. Cada parte quiere aumentar su influencia y ganar más territorio.
  2. Hay cuestionamientos sobre la efectividad de la estrategia de EE.UU. Y la falta de claridad política desde 2001. Decenas de miles de combatientes talibanes fueron asesinados, heridos o capturados desde 2001, pero su insurgencia no muestra signos de debilidad. Hace una década, los gobiernos de estadounidense y afgano estimaron que había alrededor de 15.000 insurgentes en Afganistán. Hoy se estima que el número de militantes supera los 60.000.
  3. La aparición de la filial Khorasan del Estado Islámico en Afganistán y Pakistán ha llevado la violencia y la brutalidad a nuevos niveles. El nuevo grupo ha reivindicado algunos de los ataques más letales, principalmente contra objetivos civiles en centros urbanos.
  4. A medida que la idea de las conversaciones de paz gana impulso, los talibanes quieren maximizar su influencia y hablar desde una posición de fuerza en la mesa de negociaciones.
  5. La creciente tensión entre EE.UU. y los jugadores regionales, especialmente Pakistán, Rusia e Irán, también está teniendo un impacto negativo. Funcionarios estadounidenses y afganos han acusado a estos tres países de apoyar a los talibanes, algo que ellos niegan.
Mapa presencia del Estado Islámico.
BBC

¿Pueden las fuerzas afganas hacerles frente?

Dada la frecuencia y la magnitud de la violencia del Talibán, las fuerzas de seguridad afganas están presionadas y, en algunos casos, superadas.

Las fuerzas afganas han estado luchando duramente para frenar la expansión de los talibanes. Pero su número de víctimas sigue siendo alarmantemente alto y parece estar aumentando. Se han planteado preguntas sobre la falta de un liderazgo sólido e inspirador y de una logística adecuada, así como de la presencia de corrupción.

Las disputas entre los líderes políticos y gubernamentales en Kabul también están teniendo un impacto negativo en el buen funcionamiento del gobierno y la situación de seguridad.

Las dos facciones que formaron el Gobierno de Unidad Nacional después de la elección presidencial de 2014 aún no se han unido realmente.

Militantes talibanes posan con un soldado afgano durante un alto el fuego de tres días en junio.
EPA
Militantes talibanes posan con un soldado afgano durante un alto el fuego de tres días en junio.

¿Pueden realmente celebrarse elecciones?

Las elecciones parlamentarias, que ya se han pospuesto más de tres años, están programadas para el 20 de octubre de 2018. El aumento de la violencia ha alimentado las especulaciones sobre si sí se llevarán a cabo en esa fecha. Y ya hay preocupaciones sobre un posible fraude o manipulación antes de los comicios.

Hay también dudas sobre qué tan representativo puede ser el próximo parlamento si las elecciones no se pueden llevar a cabo en muchas partes del país debido a la violencia y la intimidación.

Las elecciones presidenciales, que deberían tener lugar en abril de 2019, serán un reto enorme.

Si no se manejan adecuadamente, ambas elecciones pondrán a prueba la fortaleza de las instituciones gubernamentales y representarán un gran desafío para la estabilidad política en Afganistán.

¿Qué pasa con las conversaciones de paz?

Todas las partes parecen estar convencidas ahora de que el conflicto en Afganistán no puede resolverse solo con medios militares.

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani.
Getty Images
El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani.

Lentamente, se está construyendo un consenso para iniciar las conversaciones, y todas las partes dicen que quieren un acuerdo negociado.

Después de un alto el fuego de tres días sin precedentes el pasado mes de junio, se abrió una ventana de oportunidad. Fue seguido por una reunión entre funcionarios estadounidenses y representantes de los talibanes en Qatar en julio. Fue la primera vez en siete años que ambas partes se reunían cara a cara.

Tienen programado reunirse otra vez pronto. Es un reconocimiento de que, a pesar de la agresiva campaña militar de Estados Unidos, ningún bando puede ganar la guerra.

Pero todavía hay desacuerdos sobre el formato, incluido el marco general para unas negociaciones de paz integrales. Para que se logre un progreso significativo y la confianza necesaria, se requerirá compromiso y flexibilidad por parte de todos.

El otro gran desafío es la cooperación de los jugadores regionales. La paz en Afganistán, y en la región en general, solo se puede lograr a través de un mecanismo multilateral que involucre a Estados Unidos y a los principales actores regionales, incluidos Pakistán, Rusia, Irán, China, India y Arabia Saudita.

Pero, al final, será el diálogo entre los propios afganos lo que determinará el futuro político de su Afganistán devastado por la guerra.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

BBC
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...