Cargando...
«La pureza que inspira»

Estilo de vida > BLOG MAMÁS REALES

También para la ciencia, el amor sostiene la supervivencia

«La pureza que inspira», un diálogo entre Mamás reales y Johnson & Johnson 

Tiempo de lectura: -'

13 de mayo de 2022 a las 05:03

Por Federica Cash

Desde hace tiempo, junto a Johnson & Johnson venimos conversando sobre «la pureza que inspira». Y lo seguimos haciendo, más cuando las investigaciones y estudios científicos lo prueban. Nuestra biología está hecha para que aún en momentos de desajustes mentales y hormonales -como sucede durante el puerperio- nos sintamos llamadas a responder con sensibilidad a ese bebé que con su pureza, nos inspira.

Mi bebé tiene más de un mes y recién ahora empiezo a identificar el cansancio en el cuerpo, en los hombros pesados, en las ojeras marcadas y en las piernas flojas. Los días son largos y corren despacio. Aunque a veces todo se vuelve repentino; especialmente cuando mis otros hijos llegan de la escuela o de noche, cuando todo parece transcurrir lentamente pero en un abrir y cerrar de ojos, ya es de día.

Últimamente no sé si duermo o no, a veces me despierto con el bebé al lado y no recuerdo si le di teta o si no comió en toda la noche. Otras veces me despierta su balbuceo que cada vez suena más claro; pareciera que algo me está queriendo decir, pero aun no logro identificar qué.

Con el paso del tiempo se va haciendo más evidente mi falta de sueño, pero aun así, en cada despertar, agradezco tenerlo. Cuando abro los ojos para amamantarlo, la ternura que me nace es más grande que el cansancio. Aunque el agotamiento se siente, todo su cuerpito me llama a cuidarlo. Su pureza, me inspira.

Quienes viven esta etapa, seguro me entienden. Porque si bien la vida con bebés pequeños es de altísima demanda, la Naturaleza previó todo para que aun en el límite, sintamos amor por esa criatura. Sintamos deseos de protegerla, de estar a su lado, de sentir su calor y su olor.

La Naturaleza es tan sabia que dotó a los bebés con todo lo necesario para que se vuelvan irresistibles, siempre. Lo previó todo para que cubramos sus necesidades aunque estemos al límite. Solo así podemos garantizar su supervivencia.

Salimos de la panza al exterior muy inmaduros y nuestro desarrollo termina de desplegarse afuera del útero. De hecho, nos terminamos de desarrollar en el vínculo. Por eso, durante esta etapa, no se concibe al bebé sin su mamá, ni a la mamá sin su bebé. Somos una díada, estamos configurados así para asegurar la vida; ningún bebé logra subsistir en soledad. Los humanos pequeños necesitamos que nos amen y contengan, de lo contrario moriríamos. De alguna manera está codificado en nuestros genes, nos sentimos llamados a proteger a ese bebé, es algo instintivo que permite la evolución de nuestra especie.  

Mis circuitos neuronales, así como los de todas las mamás, fueron cambiando durante el embarazo para llegar al posparto dispuesta a entregarme de lleno a mi bebé, que me necesita más que a nada en el mundo. Tan es así que está estudiado que las mamás durante el puerperio agudizamos el oído para escuchar sus llantos y acudir a su encuentro. A veces incluso nos parece escucharlo llorar sin que así sea.

La biología es perfecta y está hecha a medida. Las madres cambiamos para garantizar la vida de ese bebito. Y en ese trayecto, es importante sostener a esa mujer que sostiene, lo que la coloca en otro gran lugar de vulnerabilidad. 

Somos así. Nos sostenemos. Nos cuidamos entre nosotros. Siempre había sido así, lo sorprendente es que hace un tiempo la ciencia lo avala y lo explica al detalle. Estamos hechos para el encuentro, para el amor, para garantizar nuestra protección. Así somos los humanos física y espiritualmente, desde que tenemos uso de razón.  

Podés leer más sobre estos temas en el blog Mamás Reales. Seguinos en nuestra cuenta de Instagram.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...