Agro > OVINOCULTURA

Tome nota: las recomendaciones ante un verano lluvioso para los ovinos

Realizar una mayor vigilancia, atención y cuidados de los ovinos, es una de los consejos del Secretariado Uruguayo de la Lana

Tiempo de lectura: -'

09 de enero de 2019 a las 16:10

El exceso hídrico acumulado de los últimos días trastocó el desempeño de la mayoría de los sectores productivos del campo. Y los ovejeros no fueron ajenos a ello.

En este sentido, el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) divulgó en las últimas horas una serie de recomendaciones para los ovinos ante un verano lluvioso, realizadas por el doctor Adolfo Casaretto, jefe del Área de Transferencia de Tecnología de SUL.

El artículo intenta colaborar en la prevención, atenuación y/o en la solución de algunos problemas productivos que se pueden llegar a generar en los ovinos de cumplirse los pronósticos de lluvias excesivas.

En primer lugar, se señaló que es “indispensable” realizar una mayor vigilancia, atención y cuidados de los ovinos que en otros años. “El tiempo y el personal asignado a los mismos deberá ser priorizado”, se enfatizó.

Por ejemplo, se recomienda hacer recuentos periódicos e identificar animales más débiles para evitar pérdidas y compromisos productivos mayores.

El SUL también determinó que el manejo del pastoreo será “fundamental”.

Los corderos menores a 20 kilos requieren una atención diferencial.

Se insta a evitar la acumulación excesiva de forraje en todos los potreros y “fabricar” predios específicos para ovinos en donde haya una importante carga de vacunos.

“El intento de ‘atajar’ el pasto en todos los potreros –siempre finalmente infructuoso- hace que el ovino pase peor y refuerce sus problemas nutricionales y sanitarios. La decisión temprana de ‘abandonar’ ciertos potreros con exceso de pasturas (cierre) termina siendo lo más recomendable para ovinos y recrías vacunas”, explicó el especialista.

En tanto, se recomienda realizar un análisis coproparasitario (HPG) porque se entiende será una herramienta “fundamental e insustituible” en esta coyuntura, tanto para determinar la infestación parasitaria a tiempo, como para certificar la eficacia de la dosificación administrada.  En este sentido, el comunicado manifestó que el criterio tradicional de evaluar la infestación parasitaria de los animales a través los síntomas –como pueden ser anemias, paperas, diarreas, rezagos en la marcha, pérdida de estado, entre otras– puede resultar “tardío y fatal”.

“El destete es una actividad muy relevante y, de acuerdo a como se realice, condiciona las etapas posteriores. En pariciones de primavera, que son las mayoritarias en Uruguay, el aporte de la leche como alimento para el cordero es muy importante hasta los dos meses de edad. A partir de ese momento, el mismo ya posee el desarrollo del tracto digestivo como para consumir pasto de manera eficiente de modo que en el entorno de los tres meses deben suceder los destetes y no demorarlos más allá de los cuatro meses”, informó Casaretto.

Añadió que, para un buen desarrollo posterior, el peso promedio de los corderos al destete debería ubicarse por encima de los 20 kilos, con un peso mínimo de 15 kilos.

De hecho, se consideró como “muy importante” lotear los corderos a destetar priorizando en atención, seguimiento, sanidad y nutrición a los animales más débiles y en especial a los menores de 20 kilos, los cuales pueden ser suplementados para favorecer su crecimiento.  

El artículo completo

Comunicado SUL Recomendacio... by on Scribd

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...