Mundo > MEDIO ORIENTE

Tres atentados en Israel en tres días

Autoridades prohíben acceso de palestinos a la Ciudad Vieja de Jerusalén

Tiempo de lectura: -'

04 de octubre de 2015 a las 16:39

Israel se enfrenta a un grave deterioro de la seguridad, con la muerte en dos días de cuatro israelíes en ataques palestinos y violentos disturbios en Cisjordania y Jerusalén Este, que despiertan el fantasma de una nueva Intifada.


Aunque la actual espiral de violencia se inició hace tres semanas con duros choques entre palestinos y fuerzas de seguridad israelíes en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, en los últimos días no ha hecho más que intensificarse, lo que ha despertado el temor de que quede fuera de control y en manos de extremistas de ambos bandos que traten así de tomarse la justicia por su mano.

La Ciudad Vieja de Jerusalén vuelve a ser el epicentro del enfrentamiento una década después de concluir el último alzamiento popular armado palestino, la "Segunda Intifada" (2000-2005), con ramificaciones que se extienden por toda Cisjordania.

Anoche murieron en la Ciudad Vieja dos israelíes y otras tres personas resultaron heridas, entre ellas una mujer y un niño de 2 años, en un ataque perpetrado por un palestino de 19 años y oriundo de El Bire, cerca de Ramala, que fue abatido por las fuerzas de seguridad israelíes en el lugar de los hechos.

Las dos víctimas mortales fueron enterradas hoy en un multitudinario funeral al que asistió el presidente israelí, Reuvén Rivlin, quien pidió a los participantes que no dejen de visitar la Ciudad Vieja de Jerusalén pese a sucesos como este, que fue reivindicado desde Gaza por el grupo Yihad Islámica.

Otro israelí de 15 años resultó herido grave al ser apuñalado en las inmediaciones de la Ciudad Vieja, supuestamente por un joven palestino que murió tiroteado por fuerzas israelíes, según la versión policial.

La familia de este segundo palestino niega que su hijo fuera el autor del ataque y argumenta que un vídeo del incidente difundido por las redes sociales solo muestra que "un grupo de colonos le persigue".

Con las últimas víctimas israelíes ascienden a cinco los asesinados en ataques palestinos en las últimas dos semanas en Jerusalén Este y Cisjordania, territorios que Israel ocupó en la Guerra de los seis días, de 1967.

El jueves, un matrimonio murió tiroteado en una carretera entre dos asentamientos judíos y el pasado 13 de septiembre murió un quinto israelí, esta vez tras ser apedreado su vehículo por jóvenes palestinos en una carretera de la parte oriental de Jerusalén.

En el mismo periodo, un palestino murió al tratar de arrojar un artefacto incendiario contra un patrulla israelí en Cisjordania y una palestina falleció tras ser tiroteada en un puesto de control israelí en Hebrón tras supuestamente tratar de apuñalar a un soldado, versión que quedó en entredicho tras hacerse públicas fotos del incidente.

A lo largo de la jornada más de un centenar de palestinos resultaron heridos por fuego o inhalación de gases lacrimógenos en enfrentamientos con fuerzas israelíes o ataques de colonos, en diferentes puntos de Cisjordania y Jerusalén Este, según fuentes sanitarias palestinas.

Los disturbios se desarrollaron con especial contundencia en Yenín, Nablus, Ramala, Hebrón, y el campo de refugiados de Al Aida, en el distrito cisjordano de Belén, donde decenas de palestinos se enfrentaron a fuerzas de seguridad israelíes que emplearon medios antidisturbios para sofocarlos.

En Isawiya, en Jerusalén Este, un palestino resultó herido en la pierna por fuego israelí al tratar de lanzar un cóctel molotov a agentes de la Policía, y una redactora del canal de televisión árabe "Al Mayadeen", al impactarle en la cara una granada de estruendo.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, analizó hoy en una reunión urgente con altos responsables de los aparatos de seguridad el recrudecimiento de la tensión y mantendrá un encuentro similar en la noche del lunes con la cúpula política y de defensa.

Entre las últimas medidas adoptadas por las autoridades israelíes figuran una prohibición de 48 horas a los palestinos de entrar en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el incremento en la ciudad de patrullas de vigilancia policial, y el despliegue de batallones adicionales en el distrito cisjordano de Nablus.

La dirigente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) Hanán Ashrawi, exhortó hoy a la comunidad internacional a adoptar medidas urgentes para frenar "la escalada de violencia y extremismo, que amenazan a toda la región".

Desde la Franja de Gaza el portavoz del grupo islamista Hamás, Sami Abu Zuhri, aseguró en un comunicado que "los palestinos en Jerusalén Este y Cisjordania deben continuar con esta nueva Intifada".

El vicepresidente del Consejo Legislativo Palestino y también dirigente de Hamás, Ahmad Bahar, indicó que "una nueva Intifada ha comenzado", término también empleado por la Yihad Islámica.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.