25 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,30 Venta 39,70
26 de enero 2024 - 12:10hs

Las autoridades de Dinamarca trabajan contrarreloj para evitar que un lento deslizamiento de tierra contaminada llegue a una fuente de agua cercana que desemboca en el mar, mientras funcionarios públicos y la empresa que operaba el sitio discuten sobre quién debería pagar la limpieza masiva para evitar el mayor desastre ambiental en la historia del país.

El deslizamiento, que comenzó el 10 de diciembre pasado en la planta de procesamiento de la empresa Nordic Waste, en el noroeste del país, contiene unos 3 millones de metros cúbicos de tierras contaminadas con metales pesados y derivados del petróleo.

Según las autoridades, la masa de tierra y agua avanza a razón de 40 centímetros por hora hacia un arroyo conectado con el Mar Báltico a través del fiordo de Randers, deslizamiento que comenzó nueve días después que Nordic Waste desistió de controlarlo y dejó la tarea en manos del municipio.

Más noticias

Para evitar que la situación se convierta en el mayor desastre ambiental en la historia de Dinamarca, las autoridades del municipio de Randers intentan como poco éxito hasta ahora de desviar el arroyo, colocando tuberías que le permitan pasar por el lugar sin interactuar con el deslizamiento.

El ministro de Medio Ambiente, Magnus Heunicke, dijo en las últimas horas que las autoridades están trabajando para ampliar las tuberías y construyendo un muro para contener la masa de tierra y agua contaminada, además de varios depósitos para almacenarla.

“El agua de lluvia y el deshielo son los mayores problemas”, afirmó Heunicke. La semana pasada, el oeste de Dinamarca vio enormes cantidades de nieve y lluvia. "Se trata de separar el agua contaminada del agua limpia", dijo en una conferencia de prensa, añadiendo que el trabajo es "enormemente difícil".

Esta semana, un informe del Servicio Geológico de Dinamarca y Groenlandia (GEUS) precisó que el depósito continuo de tierra sobre un pozo de arcilla inclinado fue la principal causa del deslizamiento, al tiempo que advirtió que otros deslizamientos de tierra, aunque menores, se han registrado en la región desde 2021.

United Shipping and Trading Company (USTC), la firma que está detrás de Nordic Waste, atribuye el deslizamiento de tierra a condiciones climáticas fuera de su control. “La zona ha estado expuesta a enormes cantidades de lluvia, ya que 2023 ha sido el año más lluvioso jamás registrado en Dinamarca. Esto ha resultado en un desastre natural de un calibre nunca antes visto”, procuró excusarse la compañía.

En lo inmediato, y mientras el riesgo persiste, no está claro quién tendrá que pagar la limpieza. Nordic Waste se declaró en quiebra a principios de esta semana después que la Agencia Danesa de Protección Ambiental le ordenara proporcionar una garantía de unos US$ 29,2 millones para evitar el inminente desastre ambiental.

La primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, que visitó el lugar, afirmó que sería injusto que los contribuyentes daneses tuvieran que pagar. Poe su parte, Nina Østergaard Borris, directora de Nordic Waste, dijo que se necesitarían cinco años para restaurar el sitio y que podría costar decenas de millones de dólares.

“La situación es mucho más grave de lo que cualquiera podría haber imaginado, y la tarea de salvar el área es mucho mayor de lo que Nordic Waste o USTC pueden manejar”, alegó la ejecutiva.

El caso disparó un intenso debate en todo el país sobre si Nordic Waste tiene la responsabilidad moral de pagar. El gobierno, en lo inmediato, ha arremetido contra USTC y en especial contra Torben Østergaard-Nielsen, principal accionista de la compañía y el sexto hombre más rico de Dinamarca.

(Con información de agencias)

Temas:

Dinamarca

Seguí leyendo

Te Puede Interesar