Economía y Empresas > VIVIENDA ECONÓMICA

Una casa en menos de tres meses

En la zona balnearia y el campo se ven cada vez más viviendas construidas con contenedores o prefabricadas, gracias al menor costo y la disminución del tiempo de obra

Tiempo de lectura: -'

06 de mayo de 2018 a las 05:00

En la Costa de Oro, pero sobre todo en balnearios de Maldonado y algunos de Rocha, se ven cada vez más viviendas que no están cimentadas sobre ladrillos, aunque en su exterior, son casi similares a las propiedades de construcción tradicional. Por costo, rapidez y practicidad, cada vez más uruguayos optan por estos sistemas alternativos. Por lo general, los que más se están utilizando en la región son el llamado steel framing –un tipo de construcción en seco con estructura de acero galvanizado– y las casas en base a contenedores nuevos o reutilizados.

Aunque en Uruguay comenzaron a implementarse estos sistemas hace poco, en el mundo esta tendencia viene creciendo hace cinco años aproximadamente. Según el director de Casa Abierta, Líber Trindade, lo importante es su "rápida construcción" y su precio 60% más económico que la construcción tradicional.

Casa Abierta ofrece consultoría en steel framing y sistemas constructivos alternativos. Además, tiene su propio centro de enseñanza, en donde se brindan cursos para la autoconstrucción, ya que se está viviendo "un crecimiento importante de esta modalidad en Uruguay", explicó Trindade.

US$ 1.000 es el costo estimado del metro cuadrado de una construcción en steel framing llave en mano -todo terminado y listo para habitar-

En comparación, una casa de construcción tradicional de entre 50 y 60 metros cuadrados puede tardar cuatro meses en construirse; mientras que con el sistema de steel framing el tiempo se reduce a un mes. "La gente empezó a buscar sistemas alternativos que le permitan bajar tiempos para bajar costos. Ese fue el puntapié. Después conocen el sistema y empiezan a entender la aislación térmica y acústica que se brinda, y que se utiliza en el primer mundo", sostuvo.

Trindade explicó que hay dos tipos de públicos que hacen uso de este sistema. Una son las personas de poder adquisitivo alto. "Cuando viajas a EEUU ves que todo es construido en madera, que es el origen del steel framing". Incluso se construyen edificios de ocho o diez pisos.

El otro público es el de zonas balnearias. "Desde Solís, pasando por Bella Vista, Piriápolis o Punta Colorada es explosivo el crecimiento de este sistema", indicó.

Si es necesario y dependiendo del tamaño, las viviendas hechas en contenedores pueden trasladarse e instalarse en otro lugar

Por su parte, Igaben ofrece módulos de vivienda y construcciones en base a isopaneles, un material ligero que consiste en una especie de sándwich de dos chapas con poliestireno estirado dentro.

El arquitecto del Departamento Técnico de la empresa, Santiago Martínez, dijo que el traslado físico es una de las ventajas importantes de estas construcciones. "La ventaja es que tampoco hay que fabricar nada en el sitio, llevamos prefabricados, nivelados, no tiene que tener el terreno como una cancha de fútbol, puede tener sus desniveles y los arreglamos", indicó. A diferencia de los contenedores, en este tipo de construcciones se manejan anchos flexibles de hasta 2,90 metros.


Contenedores sofisticados

La otra opción con auge en la construcción son las viviendas en base a contenedores marítimos. En algunos casos se reutilizan y en otros, son nuevos.

Al haber más demanda, la oferta aumentó y hay varias empresas que ofrecen este servicio de construcción. Una de ellas es Living Containers, presente en el mercado desde el año 2011. La empresa vende contenedores vacíos sin valor agregado, y también se intervienen y diseñan para equiparse y utilizarse como vivienda.

"Los contenedores son un insumo de la estructura base. Después hay que reciclarlos, hacerle la herrería, sanitaria, eléctrica, revestimientos, hasta que quedan prontos", explicó el director de la empresa, Santiago Visconti. Dentro de la vivienda el cliente es quien define la calidad y las terminaciones. En Living Containers hay modelos predeterminados y en base a eso, se pueden hacer modificaciones. Cada contendor es un módulo de 15 o 30 metros cuadrados, –incluso puede haber de 7,5– y se van agregando a medida que se quiere aumentar la superficie, llegando incluso a construirse hasta en dos plantas.

En cuanto al precio, Visconti dijo que el promedio ronda los US$ 570 más IVA el metro cuadrado terminado de vivienda. El mínimo va desde los US$ 150 y el tope "depende de lo que quiera el cliente y de la calidad de los materiales", expresó.


El costo de construcción bajo el método tradicional se ubicaba en marzo para una vivienda confortable en unos US$ 1.662 por metro cuadrado. Ese cálculo solo incluye mano de obra directa, indirecta y leyes sociales.

El costo de construcción bajo el método tradicional se ubicaba en marzo para una vivienda confortable en unos US$ 1.662 por metro cuadrado, según el indicador de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción. Ese cálculo solo incluye mano de obra directa, indirecta y leyes sociales.

Los contenedores son muy utilizadas para una segunda casa –por eso la mayoría se concentran en balnearios–, explicó el director de Multicontainers, Marcelo Pérez del Castillo. "Si tenes un terreno en Punta del Diablo y te queres hacer una casa, durante el tiempo que demora la construcción tenes que estar lidiando con albañiles, carpinteros, electricistas. Lo que te brinda el contenedor es que como se hace en una planta y se traslada, todo ese período de estrés y de gasto de lo ahorras", dijo.

Otro de los usos de este tipo de vivienda es en el campo, para propietarios o empleados. "Lo entregamos llave en mano, con el contenedor transformado, el traslado, la cimentación, hacemos el pozo negro, la conexión eléctrica, los trámites en la Intendencia, y lo dejamos funcionando", contó Pérez del Castillo. Otro aspecto positivo que destaca el empresario sobre este tipo de viviendas es la flexibilidad. "La persona se reúne con los profesionales de la empresa que lo asesoran en base a un proyecto. Es muy común que la gente llegue con una idea en la cabeza y cuando les mostrás cosas distintas se entusiasman", indicó.


Multicontainer contenedor 2


Una oportunidad

La empresa Ecokit dejó la construcción tradicional de viviendas hace dos años para dedicarse exclusivamente a las casas contenedores. Uno de los directores de la compañía, Olivier Chetanneau, explicó que la compañía tomó esa decisión por una cuestión económica y para ofrecer una propuesta diferente en el mercado. "Se puede hacer mucho utilizando como materia prima un contenedor", enfatizó. Una casa de Ecokit de 100 metros cuadrados puede valer US$ 80.000. Un metro cuadrado terminado cuesta entre US$ 800 y US$ 1.000 que incluye instalación eléctrica, sanitaria, revestimiento, ventanas, entre otros insumos.

Contenedor Ecokit

Chetenneau comentó que el costo de la propiedad se incrementa según los adicionales que el cliente desee agregarle a su propiedad, por ejemplo con piscina o dos pisos. "El promedio de tamaño de casas que hacemos hoy son de 56 metros cuadrados (dos módulos). Hay algunos proyectos más grandes de tres o cuatro módulos pero todavía son excepcionales en Uruguay", sostuvo.

Límites los fija cada comuna

La dirección de Urbanismo de la Intendencia de Maldonado presentará una reglamentación para "inhibir los contenedores en zonas donde se entienda que este tipo de construcción puede degradar el entorno", especialmente en zonas balnearias cuyas viviendas tienen cierta homogeneidad, dijo a El País la directora de esa división, Soledad Laguarda. Se exigirá un proyecto y diseño para este tipo de construcciones.

Consultado por El Observador sobre una regulación de estas construcciones a nivel nacional, el director nacional de Vivienda del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA), Salvador Eschelotto, dijo que lo que se denomina "policía de edificaciones" es competencia de los gobiernos departamentales, y que el Ministerio se encarga de regular los productos que financia, a través de un reglamento de producto que establece las condiciones que deben cumplir este tipo de construcciones, en las que no se especifica nada sobre los contenedores.

¿Disminuirá el costo de la construcción?

El consultor inmobiliario Julio Villamide dijo a El Observador que en la medida en que aparezcan alternativas "más baratas" de construcción, puede producirse un estimulo para incrementar la productividad y bajar costos, pero eso se definirá en el mercado "en función de la oferta y la demanda. Si los que producen viviendas tradicionales en algún momento no logran colocarlas con la fluidez que necesitan, tendrán dos opciones: o dejan de producirlas o tratan de hacerlo a un costo más bajo", sostuvo.

Respecto a la construcción en contenedores, Villamide dijo que para él "son bienvenidos en tanto se construyan en la formalidad y a la par de la normativa vigente de cada departamento", aunque no sean tradicionales, explicó el consultor.

Comentarios