Agro > GIRA CORRIEDALE 2018

Una raza que transmite tranquilidad

Pablo Narbondo, presidente de la sociedad de criadores, remarcó que la seguridad del negocio Corriedale queda demostrada con el correr del tiempo y valoró a esta raza ovina por ser viable, rentable y sustentable

Tiempo de lectura: -'

01 de junio de 2018 a las 05:00

Por Sara Ferreira, especial para El Observador

En cada gira técnica, sea cuál sea la raza involucrada, se cosechan conceptos útiles que conviene extender a los lectores. Uno, generado en la Gira Corriedale de 2018, lo expresó Pablo Narbondo, presidente de la Sociedad de Criadores de Corriedale del Uruguay (SCCU), quien tras precisar a El Observador que "a los negocios del campo hay que analizarlos a mediano plazo", subrayó que "la raza Corriedale da la tranquilidad de que es sumamente viable, rentable y sustentable".

En la actividad, que este año se desarrolló en el norte del país con la participación de un centenar de criadores, estudiantes y técnicos, se comprobó la rentabilidad que permite la raza y su progreso –acompañando las evoluciones del mercado– a lo largo de los años.

Esta tradicional gira anual consideró la visita a establecimientos, en los que se observaron excepcionales majadas con años de selección, y a centros de investigación, que hacen un aporte vital al rubro ovino y en particular a la raza: la Estación Experimental Mario A. Cassinoni (EEMAC) en Paysandú y el Centro de Innovación y Capacitación Ovina Mario Azzarini (CICOMA) en Salto.

La Acacia

La gira se inició el jueves 24 en el establecimiento La Acacia, en Paraje Santana (Paysandú), donde los anfitriones –una empresa familiar– exhibieron parte de su producción de lanares, el plantel y la majada general, y vacunos Aberdeen Angus.

Octavio Martigani (hijo) dijo que "para la familia fue un honor que una raza tan importante, que ha sido la base económica del país por muchos años, haya seleccionado a La Acacia para esta gira".
Comentó que históricamente la empresa vivió de la oveja, pero hasta la crisis del 1992, "cuando se reconvirtió y hubo que pensar en otra cosa".

En la estancia llegó a haber 4,5 ovejas por hectárea y aunque hoy es el rubro secundario "nunca dejamos de ponerle el ojo y manejar un plantel como si fuéramos a las exposiciones".

Sobre por qué se optó por esta raza, explicó que "es muy noble en estos campos (basalto medio y profundo); si tuviéramos campos más duros quizás pensaríamos en otro tipo de raza (de lana más fina), pero en estos campos es la que mejor se adapta".

Y en los objetivos de selección se hace hicapié en la aptitud carnicera, buscando buenas carcazas más buena cantidad de lana, manteniendo el diámetro.


Santa Rita


Ese jueves también se concurrió al establecimiento Santa Rita, apreciándose los planteles, la majada general y vacunos Hereford.

Sergio Urruty, integrante de Santa Rita, contó que el establecimiento se inició con su padre, quien en la década de 1960 comenzó a conformar la primera majada.

Indicó que allí se hace cría, de lanares y de vacunos. En lanares destacó que este es el cuarto año que están incursionando en el cordero pesado. Además, se hace invernada y engorde de ovejas de descarte.

Agregó que históricamente se hacía una encarnerada temprano (de diciembre) porque se vendía el cordero mamón, pero se cambió para marzo, resaltando que así se logró un avance importante en la señalada, de 75% a 87%.

En esta empresa se le da gran valor al tamaño del animal, sobre todo en los lugares donde realmente tiene valor la carne, como la parte trasera, sin descuidar la lana. "Siempre tratamos de procurar que nuestros reproductores sean afinadores", agregó.

Si bien siempre se apostó a criar Corriedale, "tenemos la cabeza abierta a algún tipo de cruzamiento que pudiera surgir por diferentes circunstancias, pero somos hinchas de una raza con muchas bondades, que da buenos pesos de vellón y una res carnicera excelente, por lo cual vamos a seguir con el Corriedale", afirmó.

Gira Corriedale 2018

Dos centros con un aporte clave


En la EEMAC –de la Facultad de Agronomía–, también el jueves, se presentó el Programa de Investigación en Recursos Genéticos Ovinos, liderado por Raúl Ponzoni, donde el ingeniero agrónomo José Francisco Ramos, encargado de la operativa diaria del programa, explicó el proyecto.

Al otro día se visitó el CICOMA –del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL)–, donde la licenciada María de la Paz Bottaro, analista de mercados en el SUL, hizo una puesta a punto sobre acondicionamiento, mercados y actualidad del rubro ovino.

Posteriormente, se realizó una interesante muestra de vientres en la Asociación Fomento Rural de Valentín, donde hubo un jurado de jóvenes, con una buena participación de estudiantes y jóvenes criadores.

Tras la entrega de premios a cabañeros y productores que presentaron animales, Narbondo trazó un balance "muy bueno" de la gira, destacando la concurrencia a establecimientos que fue muy bueno visitar "desde todo punto de vista, desde lo humano a lo comercial".

Destacó la visita a la EEMAC, que consideró "importante" para respaldar el trabajo que se hace, en una nueva línea en cuanto a la cátedra de ovinos de Facultad de Agronomía, "pero nos fuimos muy preocupados dada la realidad que nos encontramos (aludiendo a que Raúl Ponzoni no está más en la Facultad). Pensamos que este proyecto y esta línea de trabajo es muy importante y que va a primar el sentido común que hará que las cosas se resuelvan, es importante que esto siga".

Narbondo resaltó la presencia de muchos jóvenes en el CICOMA, estudiantes de Facultad y escuelas agrarias y otros que están realizando el Curso Moderno de Manejo de Ovinos.

A propósito, consideró valioso concientizar a las nuevas generaciones y, en el trabajo de campo, ayudarlas, facilitándoles material genético, acceso a cursos, con el seguimiento de distintas actividades o formándoles una unidad productiva en la cual tengan la tranquilidad de que van a poder llevar adelante ese proyecto.

En otro orden, reflexionó que "el análisis de la producción es en el mediano plazo. Más allá de que produzca genética, tengo como parte del negocio al ovino y en estos 10 años, en la combinación de carne y lana, nos ha ido muy bien, con muy buenos números, por lo cual el mensaje es: no decaigan en el esfuerzo de seguir afinando, ni de seguir cuidando la res carnicera y modernizándola, con destapamiento bien de la cara, a buenos cuartos traseros y con toda esa combinación, el negocio funciona y muy bien".

Añadió que si a se le aplica el cuidado y la tecnología en la época (pre y pos) de parición "estamos superando el 100% a 120% de señalada".

Narbondo dijo también que "la seguridad del negocio Corriedale está demostrada en el correr del tiempo, la oscilación de precios en lana y carne ha sido muy estable, con valores muy buenos. Recién ahora, porque el valor del novillo ha subido mucho, el precio de la carne de novillo superó a la de cordero que hacía ocho o 10 años que estaba por encima. Con esa combinación de objetivos el negocio es muy seguro".

Por último, insistió en tener los objetivos bien claros y fijarse metas realizables y cumplirlas, "porque estar mirando para el costado, qué hace uno u otro, qué precio hay y salir corriendo atrás de eso que está pasando coyunturalmente, es lo que hace que mucha gente haya dejado el rubro".

Gira Corriedale 2018

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...