Economía y Empresas > INDICADOR

Uruguay sigue a mitad de tabla en facilidad para hacer negocios

Experto del BM sugiere aplicar reformas para alcanzar a líderes regionales

Tiempo de lectura: -'

28 de octubre de 2015 a las 05:00

Uruguay volvió a quedar a mitad de tabla en el ránking global que elabora el Banco Mundial (BM) que mide la facilidad para hacer negocios. De un total de 189 países, el país quedó en la posición 92 en el "Doing Business 2016: midiendo la calidad y eficiencia regulatoria". En la medición del año pasado, Uruguay había terminado en la posición 82, aunque el BM ajustó la metodología del índice para la presente edición y corrigió su lugar al puesto 88, por lo que el nuevo dato indica un descenso de cuatro escalones. El coordinador general del estudio considera que Uruguay "está en condiciones" de alcanzar a los líderes de la región en un período no mayor a tres años si aplica una serie de reformas para mejorar el clima de negocios para las empresas privadas.

De los 10 índices que contempla el Doing Business, Uruguay queda mal parado en comercio exterior (posición 153 de 189), en el manejo de los permisos de construcción (160), pago de impuesto (130), registro de propiedad (110), la protección de inversores minoristas (122) y el cumplimiento de contratos (104). En la vereda de enfrente, Uruguay quedó bien posicionado en acceso a la electricidad (40), acceso al crédito (59) e inicio de un negocio (61) (ver tabla). En diálogo con El Observador el director general del estudio del BM, Augusto López Claros, precisó que los ránking "son relativos" y no solo muestran las reformas o cambios instituciones que realizó un país, sino que también están pautados por las modificaciones que realizan otras economías relevadas.

El experto consideró que el estancamiento que muestra Uruguay en el Doing Business obedece a que si bien hubo progresos en algunos de los indicadores relevados, otros países avanzaron en mayor medida por lo que se produce un "reordenamiento relativo" del índice. De hecho, en la medición del Doing Business 2016, Uruguay logró mejorar su puntaje respecto a la medición del año anterior. Para López Clara, eso es lo que debería rescatarse en lugar de la caída de cuatro posiciones que mostró el ránking de la última edición. El funcionario del BM dijo que Uruguay "ha realizado distintas reformas" para mejorar el clima de negocios de una empresa, aunque advirtió que queda "mucho para hacer".

"Para un país como Uruguay, con el ingreso per cápita y el nivel de desarrollo que tiene respecto a la región, esperaría un puntaje mejor, en línea con países como México (38), Colombia (54), Perú (50) y Chile (48)", afirmó López Clara. En ese sentido, el jerarca destacó las fortalezas que tiene el país como la gestión macroeconómica, donde Uruguay tuvo un "manejo bastante atinado en la última década".

"Lo que me gustaría ver a futuro sería una disminución de esta brecha del Doing Business entre Uruguay y los países que acabo de mencionar de la región. No hay motivo por el cual Uruguay no podría tener un ránking entre 40 y 50 tranquilamente, sustancialmente por encima del nivel actual, si es que las autoridades implementan un paquete de reformas institucionales de simplificación y regulación para ir eliminando los cuellos de botellas que están obstaculizando las actividades de la empresa privada", sugirió.

Para el experto, esta mejora en los distintos indicadores del Doing Business se podría alcanzar en un plazo no mayor a dos o tres años, siempre y cuando exista "voluntad política" de avanzar en ese sentido.

"En los indicadores de Doing Business, Uruguay no tiene un rendimiento acorde a las capacidades de las instituciones que tiene el país, a los talentos de la gente y a las habilidades de su gobierno. Por eso, con un poco de esfuerzo, podría mejorar bastante", culminó López Clara.

Cambio de metodología

Este año el BM introdujo algunos cambios metodológicos en cuatro de los indicadores que toma en cuenta el Doing Business para ampliar las dimensiones e incluir otras variables que son importantes para una empresa, y que anteriormente no estaban contempladas, explicó López Claros. A modo de ejemplo, el indicador de acceso a las redes de electricidad que contempla el tiempo, procedimiento y el costo asociado a la conexión, en la edición de 2016 se sumó un indicador vinculado a la confiabilidad y disponibilidad de la oferta de energía. En tanto, respecto al indicador vinculado al registro de una propiedad se incorporó un índice que permite captar diferentes dimensiones para evaluar el sistema que se utiliza para administrar las propiedades que tiene un país y que inciden en la "seguridad" que le brindan a una empresa. Hay países que cuentan con registros en formato papel, mientras que otros ya están operando con documentos en internet online.

Cada vez que el BM introduce cambios en la metodología del Doing Business, tiene como regla volver a estimar los valores obtenidos en la medición del índice en la edición anterior para poder acceder a un ránking que sea "comparable".
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...