18 de diciembre 2023 - 7:39hs

El año que viene será el de la confirmación del desembarco de las firmas de coches del gigante asiático en el mercado español, después de unos comienzos modestos. MG, BYD, Omoda o GWM tendrán mucho que decir en 2024.

Después de unos años de acercamiento prudente por parte de las marcas chinas de automóviles, 2024 tiene que ser el año de su desembarco definitivo en el mercado español para hacerse con una cuota significativa de ventas.

España, tradicionalmente, ha sido un mercado en el que han tenido mucho peso las marcas tradicionales y con gran presencia industrial en el país como Seat, Renault o Citroën, por ejemplo. Sin embargo, desde los años 80 y 90 se han ido incorporando nuevos fabricantes que han aumentado la competencia y diversificado la foto de las matriculaciones en España.

Más noticias

Primero las enseñas japonesas y después las surcoreanas han cambiado el panorama del mercado nacional para hacerlo más colorido y ahora mismo estamos viviendo otro cambio de ciclo con la llegada de la ofensiva china.

La fuerte apuesta que se ha llevado a cabo en China por la movilidad eléctrica ha permitido que las marcas de coches nacidas en el gigante asiático hayan adelantado en esta tecnología a las tradicionales y ahora que su mercado se les ha quedado pequeño están en pleno plan expansivo en Europa. Las firmas chinas, en su gran mayoría, ofrecen una gran relación entre calidad y precio, con tecnología puntera en electrificación y la posibilidad de acceder a un alto nivel de equipamiento con precios contenidos.

Con esta carta de presentación están llegando a Europa y a España grandes conglomerados automovilísticos como SAIC, Dongfeng, así como Chery Automobile o GWM (Great Wall Motor) de la mano de sus diferentes marcas. Los comienzos están yendo muy despacio para la gran parte de las firmas que están llegando a nuestro país, ya que en 2022 sólo lograron un 1,4% de cuota en el mercado español, con unas 11.400 unidades. Sin embargo, muchas de ellas ya están mostrando fuertes crecimientos que hacen pensar que el año que viene será el de la consolidación definitiva del competidor chino en el mercado español.

A cierre del año pasado había 14 marcas chinas o de dueño chino operando en España, mientras que en los once primeros meses de 2023 (últimos datos disponibles) ya eran 17 las enseñas del gigante asiático vendiendo sus coches en España. Los datos hablan por sí solos, puesto que en lo que va de año ya se han comercializado casi 35.000 coches 'chinos' en nuestras fronteras, lo que supone más que triplicar las cifras contabilizadas en todo 2022, llegando a una cuota de mercado de cerca del 4%.

Este avance se debe al mayor número de modelos en el mercado y a la llegada de más marcas. No obstante, MG ha sido la firma que realmente ha impulsado la presencia china en España, con casi 26.000 ventas hasta noviembre y concentrando tres de cada cuatro coches 'chinos' vendidos en España en 2023.

GWM ha sido el último gran grupo chino en confirmar su apuesta por el mercado español, donde aterrizará a mediados del año que viene, dentro de la segunda oleada de países europeos en los que pasará a tener presencia, tras Alemania, Reino Unido o Suecia, entre otros. El consorcio vende cerca de un millón de coches al año y sólo un 20% de ellos fuera de China, por lo que su ambición en Europa no tiene límites. Por ello, ha apostado por vender Wey y Ora -que en China operan como firmas independientes- como líneas de modelos dentro de la marca GWM. Más adelante se plantea construir una fábrica de coches en Europa y en 2024 instalará una planta de baterías en Alemania.

Un 2024 intenso

Tras los primeros síntomas mostrados en 2023, el año que viene será del asentamiento definitivo de muchas marcas chinas en España, como BYD o MG, y también el de la llegada varios nuevos competidores como GWM, que aterrizará de la mano de sus líneas de modelos Wey y Ora.

Llegarán, a su vez, nuevas marcas como Jaecco, del grupo Omoda, y puede que también firmas como Aeolus o Venucia (Dongfeng) o Zeekr, del grupo Geely.

Es previsible que en un corto plazo de tiempo las marcas chinas pasen a quedarse con una parte significativa de la tarta de matriculaciones de automóviles en España y no es descartable que sigan una evolución parecida a las firmas japonesas o surcoreanas, quez, con el paso de los años y la adquisición del know how y el conocimiento de los gustos europeos, han pasado a ofrecer unos modelos de alta calidad, eso sí, ya no con precios tan contenidos como en su llegada a Europa.

La ofensiva china es una realidad, pero no se asentarán todas las marcas que están iniciando su actividad comercial en España, puesto que habrá un proceso de selección natural. Ya se están notando, de hecho, los primeros síntomas, con algunas firmas del país asiático registrando fuertes caídas de ventas durante los once primeros meses del año actual.

EXPANSION-RIPE

Temas:

china marcas

Seguí leyendo

Las más leídas

Más noticias

Más noticias de Argentina

Más noticias

Más noticias de Uruguay

Más noticias de Argentina

Más noticias de Estados Unidos