2 de junio 2024
11 de mayo 2024 - 22:08hs

La 'Zorra' de Nebulossa se va de Eurovisión 2024 sin presa, con un puesto vigésimo segundo para los españoles que sabe a fracaso rotundo, en una edición que finalmente fue para el suizo Nemo y en el que el hostigado Israel se llevó un digno quinto puesto gracias al televoto europeo y, en especial, al respaldo del televoto de España.

Él se hizo con el codiciado micrófono de cristal, cuando solo unas horas antes las apuestas lo relegaban al tercer puesto por detrás de Croacia y de Israel. " ¡Espero que este concurso pueda estar a la altura de su promesa y continuar defendiendo la paz!", ha declarado muy emocionado tras conocerse el resultado.

Su triunfo fue un alivio para los sectores de izquierda, que hostigaron a Israel y a Eden Golan desde el comienzo del certamen en Malmo, y que intentaron teñirlo políticamente con el apoyo a los palestinos, controlados políticamente por el grupo terrorista Hamás.

Más noticias

Muchos de ellos temieron la posibilidad de un triunfo de Israel cuando el televoto europeo, con preeminencia de España, le dio el puntaje necesario para alcanzar el meritorio quinto puesto.

Los militantes de la izquierda europea utilizaron los abucheos a la representante de Israel en todas sus actuaciones y le hicieron pedidos constantes de expulsión, con la ciudad sueca de Malmö convertida en epicentro de las protestas antisemitas de fundamentalistas islamitas, que dejaron en algo anecdótico el 50 aniversario de 'Waterloo' de ABBA, al que tanto debe la actual identidad de este festival.

Tampoco ha contribuido que el célebre cuarteto sueco haya reaparecido en esta gala como meros hologramas.

Frente a su espíritu de color y celebración musical, hasta la gran final se fue produciendo un reguero de episodios cada vez más agrios que culminó este sábado con una descalificación, sí, pero la del representante holandés, Joost Klein, un castigo por realizar abusos contra una operadora de cámara del festival en un contexto de tensión.

A Nebulossa no le alcanzó el apoyo oficial

La gala ha arrancado con un mensaje de la princesa Victoria de Suecia y con la actuación de los representantes musicales de su país este año, los hermanos Marcus & Martinus. Les han relevado propuestas como la celestial exaltación ucraniana al poder femenino o el retorno de Luxemburgo tras 30 años de ausencia.

Después la artista israelí de 20 años, Eden Golan, a la que algunos medios de comunicación militantes anti judíos no quisieron llamar por su nombre, ha vuelto a entonar su exaltación de la resistencia con enorme valentía en momentos adversos entre aplausos de una parte del público y abucheos de otra.

La irlandesa Bambie Thug ha saltado finalmente al escenario para su polémica invocación demoníaca, algo que a media tarde no estaba tan claro a causa "de una situación" que requirió una reunión urgente con la UER.

Por su parte, el dúo español Nebulossa, apoyado por el gobierno de Pedro Sánchez, sectores del feminismo español y la TVE estatal, cosechó un magro puesto 22 y una derrota que puede considerarse un fracaso.

Tampoco lograron relevancia aunque si mejores resultados la aparición por el Reino Unido del alma de la banda global Years & Years, Olly Alexander, con un homenaje a la música de The Pet Shop Boys, así como la cumbia experimental de la italiana Angelina Mango, con un nuevo vestuario en negro o la elegante presentación de la portuguesa Iolanda.

Ya en el tramo final se han acumulado algunos de los grandes favoritos.

Primero Nemo, que con 'The Code' ha hecho gala de su talento como rapero y cantante de tesitura lírica, todo saltando sobre una inestable plataforma giratoria que en un principio lo arrastra hasta que aprende a surfearlas y, como reza el estribillo, "rompe el código".

El croata Baby Lasagna ha combinado el influjo de Rammstein con elementos visuales y musicales del folclor de su país, para reflexionar así sobre el éxodo forzoso de miles de estudiantes de su país para buscarse la vida en otro.

Para terminar, el francés Slimane, con un cercano diálogo de tú a tú con la audiencia como "partenaire" sentimental, en coordenadas musicales de clásica canción francesa y un nada habitual fragmento "a capella" a metro y medio del micrófono que pasará a la historia del festival. Su cuarto puesto fue celebrado por sus fans.

Suiza, el más votado de los jurados.

La presentación de los resultados de los 37 jurados ha estado marcada por algunos abucheos por las decisiones tomadas en esta edición contra el supervisor ejecutivo de Eurovisión, Martin Osterdahl, y la negativa de Países Bajos de presentar los votos de su jurado.

La gran mayoría le ha dado a Suiza su máxima puntuación, por lo que ha acabado este tramo como la candidatura más votada, con 365 puntos, por delante de Francia (218) y Croacia (210).

Este último país ha sido el receptor del mayor volumen de puntos del voto popular, hasta sumar 547 puntos, insuficientes sin embargo para alcanzar a Nemo, que ha concluido la competición con 591 puntos, mientras que Ucrania ha completado el podio con 453.

Los jurados habían dejado ya mermadas las opciones de Israel a la victoria, en decimosegunda posición con 52 puntos. Pero fue el voto popular el que le ha insuflado empuje suficiente para propulsarse finalmente hasta el quinto lugar, por detrás de Francia.

El resto del "top 10" ha quedado así: 6) Irlanda, 7) Italia, 8) Armenia, 9) Suecia, 10) Portugal. A la cola, Noruega.

España ha recibido sus 18 puntos de los jurados de Italia (7), San Marino (6), Austria (4), Suiza (1) y Finlandia (1).

A su vez el jurado español ha entregado puntos a Italia (1), Reino Unido (2), Portugal (3), Letonia (4), Austria (5), Alemania, (6), Francia (7), Suecia (8), Irlanda (10) y Suiza (12). Del voto popular ha recibido 11 más, por lo que ha acabado con 29 puntos y en el puesto 22 de 25.

Temas:

Eurovisión 2024 España Nebulossa Israel Europa

Seguí leyendo

Más noticias

Más noticias