17 de mayo 2024
24 de marzo 2024 - 16:13hs

El actor malagueño Antonio Banderas, que no pudo cumplir este Domingo de Ramos con la tradición anual de dirigir el trono de la Virgen de Lágrimas y Favores en la procesión de su tierra por la amenaza de lluvia, considera que "la Semana Santa es una metáfora de la vida. A veces toca lágrimas y a veces, favores".

Ha asegurado a EFE que la decisión de su cofradía, la de Fusionadas de San Juan, de suspender la salida, ha sido inteligente y correcta: "No se podía salir a la calle, además lo que está cayendo este año ya no era agua, era barro". Y añade que salir era poner "en peligro un patrimonio que ha costado mucho trabajo".

Más noticias

"Hay años de favores y este año toca lágrimas", resume jugando con las palabras del nombre de su virgen en la Parroquia de San Juan, donde todo estaba listo para el itinerario.

Para el resto de la Semana Mayor espera que "limpie un poquito el cielo, porque viene feo; viene una Semana Santa muy dura, pero es lo que hay" y recuerda que el año en el que él pronunció el pregón oficial de esta celebración religiosa en Málaga también "vino muy mal".

"Este año nos han tocado las lágrimas", ha señalado tras anunciar el hermano mayor de la cofradía, José Manuel Álvarez, la decisión de no salir entre la tristeza y lágrimas de sus integrantes, vestidos con las túnicas y preparados para emprender el recorrido.

 

Manda el cielo

Ha admitido que había "muchas ganas de salir" porque "la cofradía tiene una día grande y es este, pero mandan las circunstancias" y comenta que esto ocurre en "esta vida en pequeño que es la Semana Santa", aunque espera que en 2024 "esas lágrimas se transformen en favores", tras entender que "lo que manda en este caso es el cielo".

Banderas ha estado acompañado de su pareja, Nicole Kimpel, y de su hermano, Francisco Javier, que sale también cada año en la procesión. Juntos ante el trono de la virgen han oído con seriedad el anuncio de la decisión de suspender la salida de la cofradía, ante la que los presentes han aplaudido.

El actor ha contemplado la imagen religiosa, todos han rezado y después han cantado el himno dedicado a la virgen abrazados unos con otros, meciéndose a derecha e izquierda y acompañados por los sones de la banda de música.

Antonio Banderas se retira, pero al poco vuelve cuando los portadores del trono, tristes o llorando, avanzan con la imagen hacia adelante y atrás dentro de la iglesia.

El actor ha dirigido con su martillo a golpes de campana estas breves maniobras mientras suenan marchan procesionales.

Entre los asistentes a la cita con la virgen la exconsejera de Educación de la Junta de Andalucía Adelaida de la Calle, a la que le guste acudir a presenciar esta cofradía.

Y Banderas se marcha finalmente sin haber podido recorrer las calles del centro histórico de Málaga con su virgen, como suele hacer cada año desde hace muchos. El tiempo manda y no pudo ser.

 

EFE

Temas:

España Málaga Antonio Banderas Semana Santa

Seguí leyendo

Más noticias

Más noticias