9 de junio 2024 - 10:00hs

El estadio Santiago Bernabéu explotó en la noche del sábado con el concierto que dio el exitoso artista argentino conocido globalmente como Duki.

El Bernabéu es un lugar para hacer historia y Duki lo sabía. Por eso, a sus pese a haber admitido que estaba nervioso salió a cantar ante 65.000 personas que lo ovacionaron y deliraron con sus canciones y todo su show.

El año pasado, Duki, el cantante argentino de trap más importante de la última década, planeó un aterrizaje en Madrid que en dos fechas juntó a más de 100.000 asistentes, pero había sido en dupla con Quevedo, el cantante canario que en la actualidad es el único español que compite en fama con Rosalía.

Más noticias

Claro que la noche del sábado fue un concierto en soledad, que derivó en un festival de artistas de lujo, de la talla de los también exitosos Bizarrap (el productor estrella de la música internacional), la rosarina Nicki Nicole y su novia, la entrerriana Emilia Mernes.

Como un Messi en el Bernabéu, el artista cantó y brincó por todo el escenario, sudando a mares, con varios cortes para descansar. Con un público que iba tachando el nombre de los cantantes más famosos de Argentina según iban saliendo, y a más de uno se le quedó pequeño el cartón.

Por allí apareció su pareja, Emilia Mernes, cantante de gran éxito, pero además, los integrantes de Modo Diablo (Ysy-A y Neo Pistea), Nicky Nicole, Dano, Jhayco, Rei, Lucho SSJ, We$t Dubai y C.R.O.

Un repertorio de lujo que perfectamente podría ser el cartel completo de un fructífero festival de género urbano.

También el auténtico rey Midas del trap Bizarrap, ingeniero en la sombra de todo este movimiento.

Así, sonaron al completo temas como 'Ya me fui', 'Rockstar II', 'Harakiri', 'Santo Grial', 'Trap N' Export' o 'Quavo'.

Lejos quedó 'No vendo trap', su primera cancion. «Rompí un Wizink, ahora voy por el Bernabéu», cantó en 'Jefes del Sudoeste', cuando la letra original menciona al Wanda y lo que rompió, en realidad, fueron sus propias expectativas.

«Una de las noches más especiales de mi vida», dijo Duki ya cerca del final, visiblemente emocionado.

Poco quedaba ya por hacer. Vino 'Hello cotto', 'Goteo', 'Givenchy' y 'She Dont' Give a Fo'.

«¡El rey está en la casa!», gritó Nicky Nicole. Uno es rey cuando tiene quien le siga y Duki es la punta de lanza de una generación de artistas que han desafiado todos los límites.

El trap como hazaña de deconstrucción es entender que un muchacho con la cara llena de tatuajes es capaz de sensibilizar con una balada. Que no es menos rockstar por no querer afinar. Que si le apetece se hace un a capella, como hizo con 'Lost tape'.

«Tengo mis amigos de siempre y en cada ocasión que puedo los llevo conmigo», había anticipado Duki, anunciando que estarían sus amigos en el escenario del Bernabéu.

Aunque coronó como un César, le queda mejor 'alto capo', como prefieren decir los argentinos.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/mernesista/status/1799540001987772625&partner=&hide_thread=false

Temas:

Duki Bernabéu Bizarrap Nicki Nicole Argentina Emilia Mernes

Seguí leyendo

Las más leídas

Más noticias

Te puede interesar

Más noticias de Uruguay

Más noticias de Argentina

Más noticias de Estados Unidos