16 de mayo 2024
10 de abril 2024 - 9:43hs

El ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Rodrigo Rato acusó este miércoles a la Justicia española de tomarle por tonto, en un juicio sobre el supuesto origen ilícito de su patrimonio.

Rato, que fue vicepresidente del Gobierno español, aseguró que es "indignante y nos toman por tontos", en referencia a que la Abogacía del Estado y la Fiscalía Anticorrupción de España afirman que residía en el país durante su mandato como director gerente del FMI entre 2004 y 2007.

El exbanquero respondió a las preguntas de su abogada, pero no de la Fiscalía Anticorrupción ni de la Abogacía del Estado en el juicio en la Audiencia Provincial de Madrid por once delitos fiscales, blanqueo de capitales y corrupción en los negocios, por los que se enfrenta a una petición de penas que podría alcanzar los 70 años de cárcel.

Más noticias

En tono desafiante, Rato dijo que la residencia del director gerente del FMI está en Washington, donde está la sede del organismo, y los emolumentos se cobraban a través de la propia entidad bancaria del organismo.

Pero las acusaciones sostienen que su residencia fiscal estaba en España, pues en esos años hizo las correspondientes declaraciones fiscales en su país.

Rato relató que el asesor fiscal de su familia las hizo por inercia y admitió que no fue una buena idea, a la vez que reprochó a la Fiscalía que tergiverse el número de días que pasó en España en aquellos años y explicó que "todas las decisiones" las tomaba él en lo relativo a todas sus sociedades y los movimientos de cuentas.

Respecto a los fondos que presuntamente mantuvo en el extranjero tras acogerse a una amnistía fiscal en España, se remontó a 1968, cuando su padre pagó "una multa considerable" por tener dinero fuera del país, pero esa sanción "no le obligó a repatriarlo".

Su padre falleció en 1998, su madre enfermó y entre 2003 y 2004 él y sus hermanos decidieron que tenían que "tomar decisiones", tras lo cual él se ocupó del dinero que había en Suiza y se hizo cargo de Westcastle, la sociedad a través de la cual su padre gestionaba esa cartera.

Ello implicó "recibir la sociedad, que estaba creada en los años 90" y cuya cartera era "muy conservadora, siempre lo fue, no tenia acciones ni era especulativa, no se movía mucho", ni invertía en acciones en España, declaró.

La cartera se gestionaba desde Ginebra y él desde Washington tuvo contacto con los gestores de forma telefónica o en persona cuando visitaba Suiza, pero nunca le facilitaron documentos: "Nunca introduje ni retiré fondos de esa cartera ni tuve una tarjeta de crédito".

Rato fue vicepresidente y ministro de Economía en España entre 1996 y 2004 durante el Gobierno del conservador José María Aznar, antes de estar al frente del FMI hasta su dimisión en 2007, tras lo que dirigió el grupo financiero español Bankia entre 2010 y 2012 y desde 2013 fue asesor para Latinoamérica y Europa de la multinacional española Telefónica.

En 2017 fue condenado en España a cuatro años y medio de cárcel por apropiación indebida en un caso de que afectó a esa entidad financiera, por el que estuvo en prisión hasta que en 2021 obtuvo la libertad condicional. EFE

Temas:

España

Seguí leyendo

Más noticias

Más noticias