18 de mayo 2024
19 de diciembre 2023 - 8:14hs

Barbie debería plantearse ampliar sus carreras médicas y científicas a ámbitos en los que las mujeres y otros grupos infrarrepresentados siguen siendo minoría, como con una Barbie neurocirujana o traumatóloga, sugiere un estudio publicado en el número de Navidad de 'The BMJ'.

La popular muñeca ha sido desde obrera de la construcción, maestra y veterinaria hasta juez, científica y doctora en medicina, simbolizando carreras a las que los niños pueden aspirar a desempeñar algún día, pero ningún estudio anterior había analizado las muñecas Barbie médicas profesionales y científicas para determinar el tipo de profesiones que ejercen y su precisión profesional.

Por ello, en comparación con otras muñecas profesionales y determinar si cumplían las normas de seguridad clínica y de laboratorio.

Sus hallazgos se basan en el análisis de 92 muñecas profesionales de la marca Barbie (53 médicos, 10 científicos, 2 educadores científicos, 15 enfermeras, 11 dentistas y 1 paramédico) y un grupo de comparación de 65 muñecas profesionales que no son de la marca Barbie (26 médicos, 27 científicos, 7 enfermeras, 2 dentistas, 2 ingenieros y 1 técnico de resonancia magnética) de julio a noviembre de 2023.

Las carreras profesionales de las muñecas se identificaron mediante el análisis visual de la ropa, los accesorios y el embalaje, y sus accesorios de seguridad personal se evaluaron de acuerdo con las directrices de la Universidad de Indiana (Estados Unidos).

La inmensa mayoría de las muñecas profesionales de la marca Barbie eran adultas (98%), de sexo femenino (93%) y de raza blanca (59%), y ninguna tenía una discapacidad visible. De las muñecas de comparación, el 32% eran blancas y una tenía una prótesis en el brazo.

Las muñecas médicas profesionales de la marca Barbie trataban principalmente a niños (66%), y sólo tres muñecas (4%) trabajaban con pacientes adultos.

Aparte de las tres muñecas oftalmólogas, todas las muñecas médicas de la marca Barbie parecían no tener especialidad o ser pediatras sin subespecialidad aparente.

Las muñecas de la marca Barbie a menudo venían con artículos como batas de laboratorio, microscopios, estetoscopios y gafas, pero ninguna cumplía plenamente las normas de seguridad profesional de sus respectivos campos. Por ejemplo, el 98% de las muñecas de médico de la marca Barbie venían con estetoscopios, pero sólo el 4% tenían mascarillas y ninguna tenía guantes desechables.

CIENTÍFICAS CON TACONES

Más de dos tercios de las muñecas médicas y científicas de la marca Barbie también llevaban el pelo suelto, y más de la mitad zapatos de tacón alto, incluso en entornos en los que esto estaría desaconsejado o activamente prohibido por razones de seguridad.

De las 12 muñecas Barbie científicas, ninguna cumplía todos los requisitos de equipamiento de protección individual relacionados con el pelo y la ropa.

Aunque las muñecas de comparación ofrecían un abanico de edades y grupos étnicos más amplio que el grupo de muñecas Barbie, las muñecas tampoco representaban una amplia gama de subcampos médicos y científicos y la mayoría de las muñecas de comparación no llevaban el equipo de protección personal adecuado.

La autora reconoce que no se utilizó ningún análisis estadístico en profundidad y que, aunque se hizo todo lo posible por incluir el mayor número posible de muñecas de profesionales médicos y científicos de laboratorio, es posible que se pasaran por alto algunas muñecas.

No obstante, afirma que las muñecas temáticas ayudan a inspirar a los profesionales médicos y científicos del mañana e insta a todas las empresas jugueteras a crear muñecas de profesionales médicos y científicos mejores, más precisas y profesionalmente más diversas.

"Por el bien de las niñas y por el suyo propio, Barbie debe seguir rompiendo techos de cristal", concluye.

"Como cirujanos en campos decididamente dominados por los hombres, apoyamos la conclusión de Klamer de que las Barbies deberían representar un campo más diverso de profesiones médicas y científicas y que la seguridad está por encima de la moda", apuntan Sareh Parangi y sus colegas en un editorial vinculado.

Añaden que las estudiantes de medicina siguen estando desproporcionadamente desanimadas a la hora de seguir carreras quirúrgicas, incluso en instituciones prestigiosas, y afirman que tal vez una infancia jugando con la Barbie neurocirujana o la Barbie traumatóloga podría vacunar a las niñas contra suposiciones y consejos sexistas sobre su carrera.

"Animamos a que se cree una Barbie cirujana, y nos complacería asesorar a Mattel sobre el equipo y los EPI adecuados para que la muñeca sea realista y divertida", añaden.

"Con una línea ampliada, las Barbies pueden servir de inspiración para que las niñas vean a los cirujanos y científicos, en lugar de permitir que estas carreras sean una aspiración", concluyen.

EUROPAPRESS.

Temas:

Barbie

Más noticias

Más noticias