29 de mayo 2024
29 de marzo 2024 - 5:54hs

La escandalosa salida de Luis Rubiales como presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) por su beso no consentido a Jenni Hermoso en la celebración del Mundial Femenino, hizo que Jorge Vilda, el entrenador de la selección española en ese entonces, se marche por la puerta de atrás con el título de la Copa del Mundo bajo el brazo.

El madrileño pasó a estar en un segundo plano, pero también participó en las coacciones y presiones a Jennifer Hermoso para tratar de forzarla y convercerla de justificar el beso con Rubiales, a través de una conversación que ahora le puede costar una sentencia de un año y medio de prisión y 12.500 euros de multa.

Este es el último capítulo de una serie de paupérrimos episodios y acciones protagonizados por los miembros de la Real Federación Española de Fútbol y de el entrenador en su última etapa. Esta charla que expone a Vilda se dió en el avión, en el viaje de regreso a España con la Copa del Mundo en su poder, donde el Jorge actúo como cómplice y peón de Rubiales para presionar a Jenni a través de su familia.

Más noticias

Luego de que Rubiales intente por todos los medios posibles, acudió a sus hombres de confianza para revertir la situación y ahí es donde entró en juego Vilda. Circuló e indagó por todos los asientos del avión hasta que se encontró con Rafael Hermoso Fuentes, hermano de Jenni. Su estrategia se basó en ganarse su confianza en un principio con una distendida charla sobre su hermana y el logro que había conseguido, para después pedirle que la convenciera de grabar una video junto a Rubiales bajandolé el precio al beso y desetimando la situación, pero no prosperó.

La conversación finalizó con una ligera amenaza de Vilda al hermano de la futbolista, según el relato íntegro elaborado por la Fiscalía al momento de publicar el pedido de prisión para Rubiales, en la que el entrenador le advirtió de las consecuencias deportivas y personales a las que se exponía si no se ofrecía a colaborar con la causa.

Esa fue la tarea de Vilda, que quedó apartado de la "misión" de manera inmediata, pero precisamente por esa conversación fue acusado como parte de la trama de coacciones y presiones a la jugadora. Jorge se enfrenta a un año y medio de prisión y el pago de la parte correspondiente de una multa de 50.000 euros, que la deben abonar entre Rubiales, el exdirector de marketing de la Federación Rubén Rivera y el actual director deportivo del organismo federativo, Albert Luque, de acuerdo a lo que solicita la Fiscalía al actual entrenador de la selección femenina de Marruecos.

Temas:

España Luis Rubiales Jenni Hermoso selección de España selección española

Seguí leyendo

Más noticias

Más noticias