29 de mayo 2024
23 de julio 2023 - 22:02hs

El Partido Popular (PP) ganó las elecciones en España pero no logró alcanzar la mayoría con Vox que le permita llegar a La Moncloa, lo que tampoco tiene asegurado el PSOE de Pedro Sánchez, con casi la totalidad de las mesas escrutadas, por lo que el fantasma de una repetición electoral ronda por las sedes de los partidos políticos. 

El PP obtuvo 136 escaños, 47 más que los que logró en 2019, pero el partido de Santiago Abascal se quedó con 33 (19 menos que hace cuatro años), por lo que no llegan a sumar los 176 votos que otorgan la mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados, que debe elegir al próximo presidente de España.

Núñez Feijóo adelantó en la noche del domingo que se presentará a la investidura y pedirá el respaldo de otros partidos por ser el PP el más votado, aunque el resultado de los comicios complica mucho esa posibilidad. 

Ninguno de los bloques de derecha e izquierda reúnen en principio representantes suficientes como para llegar a una mayoría absoluta en la primera vuelta de una investidura o simple en una segunda con más votos a favor que en contra.

El PSOE del presidente de Gobierno y candidato socialista a la reelección, Pedro Sánchez, obtuvo 122 diputados y puede contar con los 31 representantes de Sumar, la agrupación de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, un número también insuficiente. La coalición de partidos de izquierda que lidera Díaz quedó por debajo de los 35 diputados que había ganado Podemos en 2019. 

 El bloque de la derecha suma 169 diputados, con los 33 de Vox, y el de la izquierda 153, con los 31 de Sumar. 

Entre las fuerzas independentistas, ERC sufrió un duro revés, al caer de 13 a 7 representantes, Junts per Catalunya pierde uno y se queda con seis, y EH-Bildu supera por vez primera al PNV, con seis diputados frente a cinco de los jeltzales.

El BNG conserva su único escaño, Coalición Canaria logra uno y también UPN, de modo que el nuevo hemiciclo quedará conformado con once partidos diferentes.

Las próximas horas serán claves para el avance de las negociaciones que puedan llevar adelante tanto Núñez Feijóo como Sánchez para intentar sumar apoyos que le permitan formar Gobierno.

PSOE y Sumar, con el apoyo de sus socios parlamentarios durante este legislatura de ERC, PNV, EH Bildu y BNG, alcanzarían los 171, por encima de la suma de la derecha, aun contando con que estos lograsen el apoyo del representante de UPN.

En la segunda votación de investidura se necesita mas síes que noes y sería imprescindible una abstención del partido de Carles Puigdemont, JxCat, quien adelantó que "no haremos presidente a Sánchez a cambio de nada", tras conocerse los resultados finales.

El mapa electoral tras el voto dejó un escenario de incertidumbre muy distinto al que vaticinaban las encuestas, que preveían un gobierno de PP y Vox, y mostró una recuperación de Sánchez, que mejoró con respecto a los resultados de las elecciones municipales y autonómicas del pasado 28 de mayo, aunque quedó lejos de la remontada que planteó en los últimos días de campaña. 

En términos de porcentajes, el PP obtuvo el 32,77% de los votos contra el 31,86% del PSOE, y Vox mantuvo con 12,39% el tercer puesto que ya había alcanzado en las generales de 2019 dejando en cuarto lugar a Sumar, que alcanzó el 12,27%.

Fue la primera elección para Sumar, que como heredero de Podemos, no consiguió igualar a la fuerza de Pablo Iglesias, que en 2019 había obtenido 35 escaños en el Congreso.

Pero Vox, un partido de ultra derecha que cuestiona la noción de violencia de género, es escéptico frente al cambio climático, rechaza al movimiento LGTBI y es antiaborto, tuvo un desempeño mucho peor que hace cuatro años, cuando había conquistado 52 bancas en el Congreso, con parte de esos votantes volviendo al regazo del PP, de donde surgió Abascal para fundar a finales de 2013 su agrupación. 

En relación a las elecciones generales de 2019, el PP tuvo una gran remontada, con 47 diputados más; el PSOE sumó dos, manteniendo la adhesión de hace cuatro años, y Vox perdió 19, un número significativo.

A pesar de las altas temperaturas que se vivieron en la jornada, la participación electoral alcanzó el 70,23% superando ampliamente el mínimo de 66,23% de noviembre de 2019, aunque muy lejos del máximo de 1982, cuando se llegó al 80%. 

En cuanto a la abstención, el porcentaje bajó al 29,81%, con unos 9,6 millones de españoles que decidieron no acudir a las urnas. En 2019 había sido de 33,76%,

Temas:

elecciones españa Alberto Núñez Feijóo Partido Popular vox pedro sánchez yolanda díaz Santiago Abascal

Más noticias

Más noticias