17 de mayo 2024
6 de marzo 2024 - 17:01hs

El Real Madrid celebró sus 122 años de historia en su competencia favorita, pero con sufrimiento y una floja actuación. El conjunto dirigido por Carlo Ancelotti igualó 1-1 ante el Leipzig, en la revancha por los octavos de final de la UEFA Champions League, y se clasificó a la próxima ronda gracias al 1-0 que consiguió en la ida en Alemania.

Fue realmente llamativa la actuación del Real Madrid. En muchos aspectos estuvo muy flojo, sobre todo en defensa, pero también por qué se encontró con un Leipzig que salió a jugar de igual a igual. No tuvo un tiro al arco en toda la primera mitad, en parte por qué Ancelotti optó por poner cinco mediocampista y quitar un delantero, modificación que no le resultó.

Más noticias

El elenco visitante comenzó el encuentro expectante, cediendo la posesión al Madrid pese a estar en desventaja por el marcador global y apostando a recuperar rápido la pelota y salir rápido al contraataque. El conjunto de Carlo Ancelotti salió decidido a aumentar la ventaja y no confiarse con el resultado obtenido en la ida.

Sin embargo, el juego del Madrid no fluyó en los primeros minutos como le hubiera gustado, en parte también por la presencia de un solo delantero y la sobrepoblación de mediocampista, lo que obligó a Bellingham a colocarse como una especie de segundo delantero. No obstante, la pelota la manejó el conjunto español, pero quedó expuesto en defensa a los avances de Leipzig.

Las ocasiones más claras en los primeros minutos fueron de Leipzig, aprovechando su peso ofensivo para agarrar mal parado en defensa al Madrid. El inicio del juego se acomodó más y se adaptó más a la idea del cuadro alemán, que no le molestó ni complicó que el Real junte pases, ya que consolidó muy bien su defensa.

Los primeros minutos de juego del elenco español se asemejaron al rendimiento de principios de temporada, donde el Madrid estaba muy descompensado en defensa y cedía muchos espacios. Eso fue lo que ocurrió en esta ocasión: el equipo de Ancelotti tenía la pelota pero no la traducía en peligro, y sufría en cada avance de Leipzig, que tuvo varias chances de romper el cero.

El Real Madrid no logró romper líneas ni incluso pasar mitad de cancha. Una gran tarea defensiva del equipo alemán impidió que el conjunto local ataque con claridad, algo que desesperó al elenco español y produjo imprecisiones en el traslado del balón. Por su parte, el Leipzig hizo lo suyo y lastimó mucho más, aprovechando todos los espacios brindados, pero no logró concretar las ocasiones.

Una primera mitad con muchas dudas para el Real Madrid. En esta oportunidad optó por colocar un mediocampista más para tener la posesión, que lo consiguió, pero no pudo traducirla en peligro, en parte por la falta de otro delantero más. Bellingham era el encargado de ocupar ese espacio y, ante la buena defensa del Leipzig, se sintió incómodo.

El conjunto alemán, por su parte, jugó el partido que quiso. Pese a estar perdiendo en el resultado global, le cedió la posesión al Madrid y optó por robar rápido y apostar al contraataque, aprovechando los espacios y las malas coberturas defensivas del Real Madrid. Manejó menos la pelota, pero todas las ocasiones claras de gol fueron del Leipzig. El elenco de Ancelotti no tuvo oportunidades concretas de marcar en 45 minutos.

Para la segunda mitad, Ancelotti hizo la modificación que pedía el desarrollo del encuentro: quitó a Eduardo Camavinga para reemplazarlo por Rodrygo, que aunque no atraviesa el mejor momento personal, era un cambio más que necesario. A partir de este cambio, el Real Madrid mejoró muchisímo en el desarrollo, pese a sufrir también en defensa.

Esa mejora fue notoria, tal es asi que el Real Madrid consiguió aire en el partido: Bellingham encontró espacios, condujo en velocidad y habilitó a Vinicius que trazó la diagonal hacia el centro y remató cruzado para estampar el 1-0, que no lo merecía, pero que le dió oxígeno al cuadro de Carlo Ancelotti.

No obstante, el Leipzig se recuperó rápidamente del golpe de Vinicius y escazos minutos después igualó el encuentro: tras un centro sobre la izquierda, Will Orban conectó de cabeza y puso el 1-1 parcial.

El Real Madrid presentó muchos problemas defensivos, sobre todo en la cobertura de espacios, en especial en el centro del campo. Dani Olmo fue impredecible ya que en gran parte del desarrollo recibió en total soledad y complicó muchísimo al elenco español. Los minutos finales fueron puro dominio del Leipzig, controlando posesión y ocasiones ante un Madrid muy incómodo nuevamente.

Los instantes finales el conjunto español tomó confianza y comenzó a juntar pases, sin generar peligro concreto, pero con el objetivo de enfriar al Leipzig y defenderse con la pelota para, de cierto modo, cuidar el resultado. Los últimos minutos fue una embestida de ataques del conjunto visitante ante un Madrid que defendia como podía.

En concreto, no fue un buen partido del Real Madrid en líneas generales. Los errores de cara al gol de Leipzig terminaron siendo decisivos e influyeron en el resultado final, que terminó favoreciendo al elenco español gracias a la ventaja conseguida en la ida. De esta manera, el cuadro de Carlo Ancelotti sigue en pie en su competencia favorita y accedió a los cuartos de final de la UEFA Champions League.

Temas:

España Real Madrid RB Leipzig UEFA Champions League Champions League Jude Bellingham Vinícius Jr. Vini Jr.

Seguí leyendo

Más noticias

Más noticias