Opinión > EDITORIAL

¿Nueva Suiza de América?

Paraguay tiene grandes chances de dar el gran salto 

Tiempo de lectura: -'

07 de agosto de 2019 a las 05:03

El Fondo Monetario Internacional (FMI) elogió en una reciente publicación del organismo las buenas prácticas de política económica de Paraguay, un reconocimiento que no invalida la baja drástica que sufrirá este año el Producto Interno Bruto (PIB) del país. 

Más aun, podríamos decir que es una opinión favorable que se refuerza ante el declive de la economía mundial que afecta a todos los países. La economía paraguaya sufriría más heridas sin las fortalezas macroeconómicas que exhibe Asunción desde hace varios años y que la han convertido en una de las economías más atractivas de la región para los inversionistas. 

El éxito de la política económica del gobierno de Mario Abdo no esconde ningún misterio: políticas macroeconómicas prudentes y de buen juicio.

La administración de Abdo tiene un envidiable control del gasto público, especialmente en comparación al preocupante saldo en rojo que exhiben los otros tres socios fundadores del Mercosur. Al cierre de mayo, el déficit fiscal se ubicó en 0,4% del PIB que se explica por una inquebrantable ley de responsabilidad fiscal que establece un tope de 1,5%. 

El FMI destaca que en Paraguay las políticas económicas “prudentes” se mantuvieron incluso hasta en “los buenos tiempos” –una rareza en América Latina y el Caribe– y destacó que las metas de inflación de la autoridad monetaria contribuyeron a combatir la volatilidad de los precios y del tipo de cambio, dos problemas del pasado. La tasa de variación anual del IPC en julio pasado fue de 3,1%.
Además, “redujo la deuda pública de 52% del PIB en 2002 hasta alrededor del 20% del PIB en la actualidad”. La buena política macroeconómica, escribe el FMI en su publicación Diálogo a Fondo difundido el pasado el 18 de julio, “evitó el ciclo de auge y caída que afectaba a otros países de la región”.

Una de las ventajas comparativas de nuestro vecino –que tiene un tremendo efecto favorable en las inversiones– es la baja presión impositiva que es conocida como “triple 10”: 10 de IVA, 10% de impuesto a la renta empresarial y 10% de impuesto personal.
Es cierto que la mayor demanda de sus bienes exportables explica que, en los últimos 15 años, Paraguay ha sido una de las economías con crecimiento más rápido de Sudamérica –aumento del PIB real de más 4,5% anual–, lo que ha permitido reducir los niveles de pobreza de 58% en 2002 al actual 26%. Pero nunca hubiese alcanzado ese resultado sin un manejo responsable de la economía que también refleja el salto del ingreso per cápita de US$ 1.300 en 2002 a casi US$ 6.000 en 2018.

En julio pasado se supo de la desaceleración de la economía para este año por un pobre desempeño agropecuario y un entorno externo más adverso de lo previsto, según los últimos cálculos oficiales. De una estimación del PIB de 3,2% se pasó a 1,5%, pero igual es superior al nivel de actividad que se espera en Argentina, Brasil, México y Uruguay. 

El escrito del FMI dice que Suiza es la referencia mundial cuando se piensa “en países pequeños, sin litoral y económicamente exitosos con mucha energía hidroeléctrica”. 

“Sin embargo, si sus extraordinarios resultados económicos se mantienen, pronto la gente podrá pensar en Paraguay”. Eso es lo que se decía del Uruguay de las primeras décadas del siglo XX.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...