Fútbol > ENTREVISTA A JULIO MONTERO CASTILLO

"Soy contra de Peñarol; que no baje, pero que salga último"

Jugó dos Mundiales con Uruguay, habló sobre lo que fue ganar con Nacional la Libertadores y la Intercontinental, de su hijo Paolo y la importancia de los clásicos; admitió que no le gusta la selección

Tiempo de lectura: -'

09 de diciembre de 2017 a las 05:00

Comenzó en Liverpool.
Sí, con 17 años. Jugué en Cuarta y cuando íbamos a bajar en 1964, nos subieron a Primera. Descendimos, jugué en la B con el Pulpa Etchamendi y me jodí la rodilla. Durante seis u ocho meses no hice nada, y ahí me compró Nacional. Cuando me compró Nacional, me compró rengo.

Usted estuvo en el cuatrienio que ganaron el Uruguayo desde 1969 a 1972. ¿Qué recuerda de aquella época?
Esa fue la mejor época de mi vida. Todos éramos buena gente, éramos amigos, no había celos, nunca hubo un lío, éramos una familia. Cuando las cosas andaban mal, decíamos 'este domingo tenemos que ganar', íbamos y ganábamos. Las concentraciones eran eternas. Te tenían un mes ahí adentro y no decías nada.

Usted estuvo en el clásico de 1971 que Peñarol ganaba 2-0, Nacional se fue quedando con menos hombres por expulsiones y quedó con siete. Se suspendió el partido y el Pulpa le pegó a Máspoli.
El Pulpa le dijo al Cacho Blanco: 'Hacete echar, así lo termina'. Y el Cacho se hizo echar. Antes nos habían echado a tres jugadores más –yo fui uno–, uno a ellos, y entonces nos fuimos y se terminó el partido. Ahí se tiraron unos piñazos el Pulpa con Máspoli. Después le decíamos al Pulpa: '¡Cómo te ganó Máspoli!', y también: '¡Ojo que ahí viene Máspoli!' (se ríe a carcajadas). Y él se reía. Era un tipo bárbaro. Esa etapa en Nacional fue muy bonita.

¿Qué recuerda de las finales con Estudiantes de 1969 y 1971?
Fueron muy agresivas. Si no metías, te pasaban por arriba. Cuando fuimos a La Plata, la bañadera te dejaba a más de 100 metros y ahí estaban todos los hinchas que te tiraban y decían de todo. Rosa Luna metía mano como loca. Después nos metimos nosotros y vino la cana. En 1969 perdimos la Copa y en 1971 se la ganamos. Yo tuve un entredicho con Pachamé. Se creía que se comían los niños crudos. Yo le decía: 'No te comas la comida con nosotros. Mirá que te peleamos afuera igual'. Allá perdimos 1-0 y acá ganamos 1-0 con gol de Masnik de cabeza. Agarré a Pachamé y le dije: 'Te agarro en Perú y te parto todo. Acordate que te parto todo'. Íbamos 2-0 ganando y faltaban 5 minutos. Sabés como iba yo, ¡con todo! Aguirre Suárez, quien después jugó conmigo en Granada me dijo: 'Negro, ya le pegaste a todos. Faltan 5 minutos. Ya ganaste'. Y le dije: 'Sí, tenés razón'.

En 1967 fue campeón de América con Uruguay.
Sí, pero no jugué la final contra Argentina. Estaba medio jodido del tobillo, y el técnico no me puso. Hice un gol en el debut contra Bolivia, que fue el único con Uruguay.

Julio Montero Castillo

undefined


Usted no era de anotar muchos goles. ¿Cuál es el que más recuerda?

El mejor recuerdo que tengo fue cuando le metí un gol a Peñarol y le dimos la vuelta olímpica con el 1-1. Fue en 1972 y estaba Corbo de golero. Eso lo gozo porque soy contra de Peñarol hasta en la bolita. Quiero que Peñarol no baje, pero que salga último. Siempre.

¿Qué recuerda del Mundial de 1970 en México?
Fue bonito, fue divino. Tenés que pensar que no teníamos '9' y se lesionó Rocha, uno de los mejores jugadores que teníamos.

Y le ganaron a Unión Soviética con aquel gol de Espárrago.
Por más que digan que en el gol se había ido afuera, no es cierto. Fijate que jugaba Espárrago de '9'. A nosotros nos mataron. Brasil tenía que venir al Distrito Federal a jugar donde habíamos clasificado nosotros. Ellos debían salir de Guadalajara. ¡No pueden jugar un Mundial los cinco partidos de locatarios! Nos avisaron a las 2 de la madrugada que teníamos que ir a Guadalajara. Del DF fuimos a Puebla en ómnibus con aquellas carreteras. Demoramos cuatro horas. Agarramos unos sánguches, unas bebidas y nos fuimos a Gudalajara. Cuando llegamos hacía 45°C grados de calor. Estuvimos todo un día para llegar. Nos mataron. Y te digo una cosa: mirá que estaban asustados. Hicimos un gol y erramos dos más, ¿eh? Aparte, el empate de ellos, llegó de una falta que le hicieron a Morales y el juez no cobró. Igual te ganaban.

¿Cómo vivía ese enfrentamiento con Pelé?
Un día, en Nacional, jugamos en La Bombonera un amistoso contra Santos. El Negro se elevó, la paró de pecho y en el aire hizo una pirueta. Cuando bajó le hice ¡boom! Lo maté. Se levantó rengo y me dijo: 'Gringo, no me pegues sin la pelota'. Y le dije: 'Tenés razón, no te toco más'. Y así fue. En Brasil hacía la diferencia. Todas las pelotas iban a él. Y sus compañeros eran fenómenos también.

De ese Mundial, luego se fue al de Alemania en 1974.
Fue un desastre. No salió nada. Había jugadores gordos, con cinco o seis kilos de más. A veces el técnico te tiene que presionar o el preparador físico, pero la culpa es de uno. Vos sos deportista, no podés engordar. A mí me echaron en el debut contra Holanda y me quería ir porque estaba por nacer mi hija Montse. Me dieron tres fechas y quería volverme a Granada con mi esposa. Fuimos todos un desastre.

¿Por qué decidió volver a Nacional en 1976?
Fui un boludo. Estaba en Segunda en Tenerife y estaba cómodo y me querían contratar dos años más. Te voy a decir una cosa: el error más grande de mi vida fue irme de Independiente en 1973 porque le quise pegar al técnico Maschio. Eran todos fenómenos. Jugué toda la Libertadores y en la final en Montevideo contra Colo Colo, no me puso. Fuimos campeones de América y no fui más.

¿Cómo fue aquel episodio que vivió con Santa Bernardina de Durazno?
Ese era un equipo de milicos, y todavía verdes que son más peligrosos. Estábamos en dictadura, había un morocho que había jugado en Basáñez y venía y te pegaba de atrás. Le dije: 'No pegues de atrás, no seas malo'. En una la paré y el negro venía a 1.000 km/h a levantarme y le puse el codo. Se lo llevó puesto en la garganta. Y no podía respirar. Estaban todos los capos, toda la plana mayor de los verdes. Y yo me agarré los huevos. ¿¡Para qué!? Desde el medio a los vestuarios me llevaron entre dos y no toqué el suelo. El brazo izquierdo me lo pusieron en la nuca. Después, si no viene el coronel, me pegan. Me comí cuatro días adentro. Nacional puso abogados y todo. Tuve que ir al juzgado a declarar, pero la jueza se asustó y tuvo que venir a la comisaría. Los policías de azul me decían: 'Si te llegan a llevar al cuartel, te pegan. Por eso le pedí que te dejaran acá en la comisaría. Te iban a mover. Yo te traigo un colchón'.

¿Qué rival de Peñarol era un grande para usted?
Rocha. Me moría con él como persona porque era buena gente. Y jugamos muchos clásicos en contra. Flor de jugador. Cuando estábamos en la selección me preguntaba: '¿Por qué me pegás?'. Y yo le contestaba: '¿Y qué querés? Si me movés para derecha, para izquierda y la clavás en el ángulo. Si te puedo sacar te saco'. Lo quería mucho. Tenía otros amigos como Cacho Caetano, Mazurkiewicz, Cortés.

¿Qué piensa que casi todos ellos ya hayan fallecido?
Me da tristeza. Son amigos tuyos que se van. Se fueron Mugica, Ubiña, Beethoven Javier. Siempre digo, yo quiero vivir hasta que pueda. Tuve un accidente grave (en el año 2007), me salvé y ahora todo es yapa para mí.

¿Cómo fue ese momento?
Cuando el coche iba dando vueltas pensaba: '¡Cómo me matan! ¡Qué muerte al pedo!' Iba a 80 km/h y la mujer que me chocó a 180 km/h. El comisario me dijo que si yo iba a 120, nos matábamos todos. Llovía y no había tomado nada. Venía solo. Cuando llueve, tengo terror en la carretera. A veces sueño y me despierto con ruido de chapas ¡plac! y me despierto.

Julio Montero Castillo

undefined


¿Vio a la muerte de cerca?
Sí. Volé varios metros con tejido y todo. Me salvó el cinturón de seguridad, me quemó todo el pecho y me di la cabeza contra algo. Solo me quebré la pierna izquierda.

Estuvo grave.
Sí. ¿Sabés quien me salvó la pierna? El doctor Suero. Siempre le agradezco. Lo tengo que llamar. A mí me iban a cortar la pierna. Era 1º de mayo, lo llamaron y le dijeron que un exjugador iba a perder una pierna. 'Dejame que estoy descansando', le dijo el doctor. 'Pero mire que es una persona que usted la quiere mucho', le contestaron. Cuando le dijeron que era yo, dejó todo, preparó todo en el sanatorio y me fue a operar. Estuve como una hora tirado en el medio del campo. Ahí me asusté porque miraba de lejos y veía el acompañante de la mujer que manejaba que estaba muerto, que salió disparado por el parabrisas. Era su padre. Empecé a gritar y unos botijas que había ahí le avisaron a los bomberos y a la ambulancia.

¿Cómo fue el episodio que una vez le pegó un puñetazo a Morena?
Fue una pavada, no sé ni por qué discutí. Era un homenaje a Ciocca. Yo era capitán, hice todo bien, lo llevé a dar una vuelta olímpica. Y en una jugada, le pegué. Pero Barreto me echó. ¿Cómo me va a echar? Era un partido homenaje.

Una vez en dictadura tuvo un problema con un policía.
Iba en el auto por Jackson, paré en un hotel y seguí. Unos policías querían que parara y yo seguí hasta Maldonado y Río Branco. El milico se bajó y me puso un revólver en el cuello. '¡Se te va a escapar! ¡No seas malo! ¡Estás nervioso! ¡Mirá que se te mueve la mano! ¡Vos sabés bien quién soy yo! Lo hacés de malo'. Y me llevaron a Jefatura. Y un amigo después me sacó. A mí me llevaban por gusto.

¿Cómo se llevaba con Casal?
Bien, le hacía los contratos a Paolo. Pero después no hablé más con él.

¿Se metió en algún pase suyo?
Tenía metido a Paolo en Real Madrid y creo que fue él quien cortó el pase porque estaba hablando con (Luciano) Moggi, el director general de Juventus. A la media hora que lo vi, me dijeron que a Paolo no lo vendían. A mí a las 3 de la tarde me habían dicho que lo vendían, y a las 4 Moggi me dijo que no. Había hablado con Valdano, que era el gerente deportivo de Real Madrid y justo habían contratado a Zidane –que después salieron campeones de Europa–, y él me había dicho que sí. Cuando vi a Paco con Moggi, después llegué a casa y le dije a Paolo: 'No se hace'. '¿Por qué?', me preguntó. Y le dije que había visto a Paco. 'Paco lo hizo tirar para atrás', le contesté. Después hablé y me dijeron de buena fuente que fue así.

¿Piensa que Paolo fue mejor que usted?
En ese puesto, fue mejor que yo. Se elevaba bien, le pegaba bien, salía correctamente con la pelota, y si te tenía que partir, te partía. En Europa lo tienen como uno de los mejores centrales del mundo. Paolo era hincha de Peñarol desde chiquito.

Y usted, ¿cómo lo tomaba?
Bien. Es como mis nietos. Tengo siete, seis de Peñarol y uno de Nacional. ¿Qué puedo hacer? Son mis nietos.

¿Una vez fue a un boliche a encarar a un barra por Paolo?
Sí, fui a encarar al jefe de Atalanta. "No pases por mi casa a las cuatro de la mañana gritando 'Montero vete de Italia'", le dije. Después le contaron a Paolo: "Se ve que tu viejo tiene huevos".

¿Le quisieron prender fuego el auto a Paolo?
¡Sí, y se equivocaron! Se lo prendieron a un dirigente. Se creían que Paolo tenía un BMW y tenía un Peugeot 205. Mirá que allá te prenden fuego tu casa igual.

Julio Montero Castillo

undefined


¿Qué recuerda de los compañeros de Paolo en Juventus?
Pah, una humildad increíble. Aparte te ven ahora y te vienen a saludar. Cuando quedó Italia afuera del Mundial hace unos días, Paolo le escribió a Buffon y él le contestó enseguida: 'Te tengo en mi corazón. Siempre me acuerdo de vos. Te quiero mucho'. Zidane lo mismo. Edgar Davids venía a comer a casa. Una vez le regaló a Paolo una moto Ninja, él no la quiso y me la regaló. Pero se la devolví. Del Piero es flor de tipo también. Ganaban platales y te daban la llave del coche que era una Ferrari para que te divirtieras un rato. Impresionante.

¿Cómo ve a la selección?
La selección no juega a nada. Ganamos. Bien a la uruguaya. Hace 12 años que no jugamos a nada. Fijate que si no tuviéramos a Suárez en el área, no existiríamos. Tenemos suerte. En el Mundial de Sudáfrica 2010 ¡festejaron un cuarto puesto! ¡No existe! Cuando vinimos nosotros de México 1970 con el cuarto puesto estaban mis hijos chiquitos y mi mujer. No había nadie. Ahora hubo un millón de personas. A mí me dio vergüenza ajena. Tabárez ya fue. Ya se tiene que ir. No da más. Traé otra cabeza joven con ideas nuevas. Si hay uruguayos buenos por ahí.

¿Quién le gusta?
Que venga Almada que está en Barcelona de Guayaquil. Si no viene, puede venir Aguirre. Hay gente joven para dirigir. Todavía Tabárez se enoja cuando le hacen una pregunta. ¿A qué juega? Que me diga a mí. Siempre el mismo ritmo, toquecito, o pelota larga para que Suárez o Cavani se rompan la cabeza. Tuvo suerte porque salieron dos salteños que hacía mil años que no salían. Salieron por milagro y van a todas, chocan contra la pared.

Las frases

  • "Cuando volví a Nacional en 1976 había muy buenos juveniles. ¿Carrasco? Un fenómeno como jugador, guapo. Como técnico de Uruguay no citó a Paolo y le dije: 'Juan, fallaste; lo conocés desde chiquito'"
  • "Un día estaba lesionado y vi el partido de Nacional con Palito Mamelli desde la platea. Le dije: 'Vamos a ver cuántos minutos toca la pelota El Viejo (Artime). A los 15 tocó la primera y la clavó'"
  • "Los jugadores del Movimiento Más Unidos Que Nunca estuvieron bien. ¿Cómo puede ser que la Mutual le haya dado los derechos de imagen a Paco (Casal)? Acá hay futbolistas que no comen; aparte, si hay 600 personas que no quieren que sigas, te tenés que ir. La Mutual le tomó el pelo a los jugadores. Saravia, ¿estaba pegado con Poxipol a la silla?"
  • "Los clásicos de antes eran vida"
Julio Montero Castillo, exjugador de Nacional, campeón de América y del mundo y campeón de América con Uruguay
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...