Tecnología > Pandemia

A la falta de papel higiénico y levadura se le sumó la escasez de computadoras en EEUU

La demanda superó todas las previsiones de las empresas y produjo una limitación de la oferta

Tiempo de lectura: -'

04 de septiembre de 2020 a las 14:36

Continuar los estudios y el trabajo durante la pandemia ha sido todo un desafío. De un momento a otro las escuelas y familias tuvieron que adaptarse de la mejor manera posible a las clases online y al teletrabajo. Sin embargo, no todos cuentan con las herramientas necesarias para acceder a la tecnología desde su hogar.

En Estados Unidos –como en tantos otros países- la pandemia reveló grandes disparidades en el acceso a internet y a una computadora. “Cuando descubrimos que íbamos a realizar aprendizaje remoto en su totalidad, significaba que teníamos que distribuir los dispositivos a los estudiantes que los necesitaban”, dijo a CNN Business Lara Hussain, gerente de tecnología académica de las Escuelas Públicas de Denver. “El tiempo fue fundamental… Nadie quiere empezar con que los estudiantes no tienen acceso a dispositivos o a internet”, agregó.

Los distritos escolares de todo el país realizaron grandes pedidos de computadoras casi al mismo tiempo, y a esto se sumó la gran cantidad de universidades y empresas que también tuvieron que hacer una rápida adaptación tecnológica para poder trabajar; por lo que la altísima demanda de dispositivos ha provocado tensión en las cadenas de suministro. Las escuelas y familias no están recibiendo sus pedidos en el tiempo estipulado y los costos de la tecnología son más altos de lo habitual.

Varios de los fabricantes están trabajando para aumentar la producción en miras de satisfacer las necesidades de los consumidores, pero dicen que no pueden hacer mucho más.

“La cadena de suministro no está construida para satisfacer este tipo de demanda", dijo el analista de investigación de mercado Stephen Baker al medio estadounidense, y agregó: "Me sorprendería si estuviera completamente cubierta antes de que finalice el año [calendario]”.

Las escuelas públicas de Denver comenzaron a solicitar los dispositivos en abril, completando el pedido de más de 12.500 computadoras portátiles con pantalla táctil Lenovo 300E en julio. En la entrevista Hussain afirmó que el distrito había utilizado anteriormente ese dispositivo, y creían que era el indicado para las clases virtuales debido a sus características y durabilidad.

Semanas después, el proveedor externo del distrito dijo que la orden estaba atascada en la aduana de Estados Unidos y recomendó al distrito a buscar otras opciones.

"Trabajamos en una miríada de frentes para buscar otras soluciones", dijo Hussain. "Empezamos a llamar a las grandes tiendas, a Amazon, para ver cuál era la cantidad máxima que podíamos pedir en cualquier número de días. Lo que vimos muy rápidamente fue que no había inventario, ni siquiera una fracción de lo que necesitábamos".

La demanda superó todas las previsiones de las empresas, por lo que la disponibilidad de productos es más limitada.

Ante este escenario, el distrito escolar de Denver debió reacondicionar las computadoras portátiles viejas que tenían en sus depósitos y pidió a las familias que tenían a préstamo los dispositivos que los devolvieran si tenían otras opciones en sus casas.  A su vez, compró otras computadoras portátiles, sumando un total de casi US$ 100 mil más de lo que tenían planeado pagar en un principio.

El problema, según Hussain, no ha sido solo el estrés y el dinero adicional, sino que tener estudiantes usando diferentes máquinas dificulta los procesos de reparación y obliga a los maestros a solucionar problemas en varios sistemas operativos. En cambio, si todos usaran el mismo dispositivo se reduciría el tiempo de estudio que se ha perdido y los estudiantes tendrían mejores resultados.  

Otros distritos escolares han tenido otras dificultades como por ejemplo en el retraso de pedidos de Chromebooks y iPads o casos en los que los niños deben compartir la computadora y turnarse para estudiar mientras esperan las nuevas.

Por su parte, las empresas están haciendo lo posible para adaptarse a la demanda histórica de dispositivos. Éstas ya estaban bajo presión antes del coronavirus, lidiando con aranceles y restricciones de la administración de Trump sobre el comercio con China. 

Que las actividades de los proveedores tecnológicos hayan estado paralizadas por cinco meses los ha puesto ahora en un gran desafío: obtener en poco tiempo los componentes necesarios de las computadoras portátiles y mejorar los tiempos de entrega. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...