Básquetbol > OPINIÓN

¡Sos enorme Aguada! 83-80 a Nacional y a la final de la Liga

En el ANTEL Arena y en un partido inolvidable, el rojiverde ganó y definirá el torneo con Malvín

Tiempo de lectura: -'

06 de mayo de 2019 a las 20:47

¿Sabés una cosa Aguada? Sos enorme. Luchador y solidario. Por eso sos grande. Obrero y humilde. Por eso sos pueblo. Resiliente e indomable. Porque esa es tu historia. Por eso le ganaste a 83-80 Nacional y te volviste a meter en las finales de la Liga Uruguaya de Básquetbol. Por tercer año consecutivo.

Te abrieron el ANTEL Arena y lo pintaste de rojo y verde. Le dejaste adentro el corazón y la garganta. Y eso que enfrente estaba nada menos que la hinchada de Nacional.

Y eso que enfrente estaba Nacional. El de Esteban Batista. El de Tony Danridge. Y también el de Santiago Moglia. 

Quinto y decisivo partido de una serie cambiante y pareja. Ardua y disputada. Y la definición no podía ser la excepción. 

Sabías que volver a ganarle con luz como en el primer y tercer punto esta vez no cabía. Desde el momento que sacaste la entrada, sabías que te ibas a someter a un tormento de sufrimiento. Un precio que estás siempre dispuesto a pagar por los colores. Ganes o pierdas. 

Y arrancaste corriendo lindo Aguada. Después de que Nacional te mostrara las cartas con Batista jugando y repartiendo desde el poste bajo, te diste cuenta de que el Fede Pereiras estaba picante. Lo hiciste correr. Lo hiciste tirar. Y te fuiste un puntito arriba: 19-18. 

Pero Nacional es cosa seria. Porque Moglia tuvo una noche, qué digo una noche, una serie, no, mejor dicho, una Liga notable. Es el mejor tirador a pie plantado del básquetbol uruguayo. Y el bolso te respiró en la nuca toda la noche con su precisión quirúrgica (seis triples). 

Por eso, a partir del segundo cuarto apareció el hombre. El barba. Dwayne Davis. ¿Qué te van a hablar de James Harden y sus triples asesinos en los Rockets? Si vos lo tenés a Dwayne. Un monstruo. Porque pone el ego por detrás del equipo. Porque asume cuando la pelota quema, porque es inteligente a la hora de pasar. Porque es atlético, veloz, mágico. Crack con todas las letras. ¿En serio dudaste de él en algún momento de esta Liga?

De su mano fuiste abriendo distancias. Pero la tenías clara: sabías que Nacional no se iba a quebrar por más que le llegaste a sacar 11 puntos.    

Y mirá que laburaste cada vez que se te vinieron al humo. ¡Cómo lo defendiste a Batista! Sabías que Andrew Feeley solito no iba a bancar sus posteos y su indescifrable juego de espaldas al aro. Por eso lo doblaste y lo triplicaste en la marca. Solidaridad que se le dice. La que te enseñó el barrio y la vida. 

Cuando Moglia se puso más insoportable que nunca lo mandaste al botija Joaquín Rodríguez para dar una mano atrás y cuando el Bola Silvarrey puso en partido a Nacional con una conducción fiable y un par de bombas imponentes, Leandro Taboada tonificó las corridas y hasta puso un triple monumental en el cierre del tercer cuarto cuando te fuiste 58-51 arriba. 

El corazón se aceleró al límite del infarto a partir de los 5' finales: 65-64 arriba estabas. Nacional furioso. Callistus Eziukwu clave en defensa para maniatar a Al Thornton. Su gente estallando en cada doble y haciendo un ruido insoportable en tus ataques. La versión uruguaya del "defence" de los yanquis. 

¡Pero qué cierre -y qué partido- se mandó el Mono! Cuánta jerarquía junta. Cuatro triples tiró Federico Bavosi en la noche y los metió los cuatro. Un elegido. Un jugador inteligente y de equipo. Que no repara en sus números. Que siempre piensa en plural. 

Nacional había pasado. Nada más que por uno. Y viste que se asomaba la noche. Viste el fantasma del partido pasado donde Batista te llevó puesto en el último cuarto.

Pero lo ganaste tanto a tanto en un ajedrez de emociones. Con extra pass y tirándote de cabeza a marcar. Con cabeza y corazón. 

Hasta que el Mono clavó ese triple. No te lo vas a olvidar nunca más. Davis cruzó la cancha y se le vinieron todos encima. Y como si estuviera jugando en las calles de Filadelfia abrió grandes los ojos para poner a prueba la clase de Bavosi. Adentro y partido. 

Todos tirando del carro de tus sueños. Davis con 20 puntos, Thornton con 16, Feeley con 15, Bavosi con 12, Pereiras con 12 y una defensa enorme a lo largo de la serie de Danridge que terminó con el cuadro al hombro (23 puntos). 

Estás en la final Aguada. Y la que se te viene después de esta enorme descarga física y emocional: el campeón Malvín. Fresquito como una lechuga y de dientes afilados. Es la revancha del año pasado. Te la ganaste. Eliminando nada menos que a Nacional. Disfrutala que sabés lo que cuesta llegar y lo que se sufre. ¡Y cómo te encanta!  

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...