Fútbol > SEGUNDA DIVISIÓN PROFESIONAL

Amaranto Abascal, el hombre que quiere devolverle la identidad a Tacuarembó

Fue un símbolo de entrega como jugador de los rojos del norte, se formó como DT con Jorge Giordano y ahora tiene la misión de volver a salvar al equipo de la caída al abismo de la C aunque él aspira a mucho más

Tiempo de lectura: -'

26 de mayo de 2020 a las 05:02

El camino de Amaranto Abascal en el mundo del fútbol profesional comenzó a los 24 años. Corría el año 1999 cuando Carlos Wallace lo fue a buscar en la época en que defendía a la selección de Cerro Largo para ser parte del estreno histórico de Tacuarembó FC en la Primera División del fútbol uruguayo. 

Hoy, a los 45 años, la vida lo llevó a ponerse el buzo de entrenador. Y mientras espera que se levanten las medidas de confinamiento, impuestas por la pandemia del coronavirus, hay algo que lo desvela: arrancar la temporada de la Segunda División Profesional con el objetivo de salvar a su Tacuarembó del descenso a la Primera División Amateur. 

Abascal es todo un símbolo en Tacuarembó. Defendió por años a la selección de ese departamento y fue un bastión del equipo que dio el paso hacia la profesionalización. Con Ariel Krasouski como DT vivió la inolvidable campaña del 2000 donde el equipo terminó sexto en la tabla anual clasificando a la Liguilla. 

También recuerda a Francisco "Quico" Salomón como uno de los entrenadores que más lo marcó en su etapa de jugador. 

En el año 2001 dio el gran paso de su carrera: Nacional, club con el que se consagró campeón uruguayo. "Me acuerdo la forma en la que me recibieron junto con Vicente Sánchez. De todo el personal de Los Céspedes, de los compañeros, del cuerpo técnico. Fue cumplir un sueño", comentó a Referí

En 1998 había rechazado una oferta para irse a Danubio junto con Bruno Silva. "No quise dejar la selección de Cerro Largo", a la que había llegado tras jugar en Melo Wanderers. 

"En Nacional integré un plantel ganador que había revertido una situación muy incómoda en la historia de Nacional. Pero era muy difícil jugar. Fue una experiencia muy buena aunque no tuve tanta participación como hubiera querido", explicó.

Hugo De León tenía variedad en aquel mediocampo: Marco Vanzini, Carlos Camejo, Óscar Javier Morales y Richard Pellejero, otro talento que no pudo hacerse un lugar en el tricolor. 

Entre idas y vueltas a Tacuarembó, Abascal se puso las camisetas de Miramar Misiones, Liverpool, Bella Vista, Fénix, Durazno FC y Rentistas.

"Me tocó dirigir al equipo en 2017 en una situación crítica y lo pudimos salvar, lo posicionamos bien pero al otro año no estaban dadas las circunstancias para que siguiera por lo que pese a tener contrato me fui; ahora cambiaron las condiciones pero el club está en la misma situación: último y con muchas dificultades para mantener la categoría. Es todo un desafío", Amaranto Abascal.

En Fénix logró el ascenso con Jorge Giordano como entrenador. Con el tiempo se convirtió en su ayudante técnico. Fueron cinco años repartidos entre Juventud y Wanderers, club desde donde recibió en 2017 el llamado para hacer su estreno en solitario en el equipo que marcó su carrera. 

"Formar parte de su cuerpo técnico fue formidable, Jorge fue un adelantado, marcó diferencias por su capacidad de planificación, está actualizado, está en todos los detalles y tiene algo muy importante: sabe derivar y hace que el que está a su lado se sienta útil", dijo.  

A Abascal le gusta como juegan los equipos de Jurgen Klopp y Diego Simeone. "Me gusta un fútbol total, me gusta arriesgar, pero también defender: no reniego de ninguna situación del juego. Me adapto a las características de los jugadores que tengo, me gusta que propongan, que sean agresivos con y sin balón, que sea un equipo corto y a lo largo del tiempo tengo que desarrollar.y sostener esa idea con argumentos". 

El plantel ha entrenado por Zoom desde que el fútbol quedó paralizado. "Tengo un jugador en Maldonado, otro en Florida, varios en Montevideo y la mayoría en Tacuarembó donde la gente ha acatado las medidas y por ahora no hemos tenido casos aunque se está atento a lo que pasa en Rivera". 

"En 2017 ascendí a 10 juveniles. Creía que esa era la manera de trabajar. Cuando me fui esos jugadores quedaron relegados y ahora van a volver a tener su oportunidad. Subí otros cuatro juveniles. Se quedaron Rodrigo Dos Santos, Gastón Colman y Baltasar Silva como los jugadores de experiencia. Creo que tenemos una interesante mixtura entre jóvenes y experientes", afirmó.  

También llegaron dos argentinos. El extremo derecho Gonzalo Arriola y el extremo izquierdo Gonzalo Díaz jugador de vasta trayectoria: Godoy Cruz, Lanús, América de México, Tijuana, Vélez Sarsfield y Defensa y Justicia. Una rotura de ligamentos de la rodilla complicó su carrera, pero el nacido en Mendoza buscará demostrar en el ascenso de Uruguay su vigencia a los 30 años. 

El Goyenola luce impecable y el club creció en infraestructura al lograr tiempo atrás una concesión municipal en un predio -lindero al suyo propio- para construir su estadio para juveniles en la zona del Parque Batlle. 

"Tacuarembó me dio una gran oportunidad de hacer una carrera en el profesionalismo y se la sigue dando hoy día a muchos jugadores. Aprovecharla depende de cada uno. Yo creo mucho en eso de que si te dedicás a dar tu mejor esfuerzo eso realza tu trabajo y también al club. Queremos que el jugador tenga un sentido de pertenencia con Tacuarembó FC que es un equipo que lleva mucha gente, ganando o perdiendo. Y quiero que esa identidad se vea reflejada con los argumentos que le demos a los chicos en calidad de entrenamiento para así dejar en lo más alto a Tacuarembó", expresó Abascal.

El primer objetivo es salvarse del descenso, sí. Pero la posibilidad del ascenso no es una quimera: "La divisional se está poniendo linda, cada vez son mejores la calidad de los refuerzos que llegan y muchos cuadros se están armando fuerte". 

Por esta camiseta Abascal lo dio todo. Como jugador le ganó a Nacional en el Centenario y al Peñarol de José Luis Chilavert en el Goyenola, despojándolo de su invicto en el Clausura 2003. También se fue caminando de Durazno a Florida para cumplir una promesa en el año 2000. Y ahora quiere ser otra vez el salvador.  

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...