Economía y Empresas > CUADERNOS K

Arrepentido del "club de la obra pública K" tiene adjudicado millonario proyecto en Uruguay

El constructor Juan Chediack forma parte de un consorcio que pretende construir el puerto pesquero de Capurro

Tiempo de lectura: -'

17 de agosto de 2018 a las 05:00

El desfile de empresarios argentinos por los tribunales de Comodoro PY comenzó hace días y continúa. Varios apelan a la figura del arrepentido para declarar en la causa de las coimas y el reparto de la obra pública durante la era K, que fue puesta al descubierto en los llamados "cuadernos de las coimas".

Uno de los últimos empresarios que se presentó a brindar información ante la justicia fue Juan Chediack, propietario de una empresa que lleva su nombre y que junto a las firmas Teyma y Lavigne conforma el consorcio seleccionado por el Estado uruguayo para construir el puerto pesquero de Capurro.

Este miércoles, según informó el diario La Nación, Chediack (quien además fuera presidente de la Cámara Argentina de la Construcción) firmó un acuerdo con el fiscal Carlos Stornelli homologado por el juez Claudio Bonadío, que conduce la causa de los cuadernos K, basada en los escritos de Oscar Centeno, el chofer de Roberto Baratta, jerarca del Ministerio de Planificación. Baratta era el número dos de esa cartera que estuvo al mando de Julio De Vido durante el kirchnerismo.

El empresarios había sido mencionado como parte del llamado "club de la obra pública" por otro constructor arrepentido, Carlos Wagner.

El diario señaló que Chediack admitió haber cometido delitos y brindó información sobre cómo fue que se repartían las obras públicas durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Su declaración fue realizada bajo la figura del arrepentido.

En Uruguay, el consorcio integrado por Teyma, Lavigne y Chediack logró la adjudicación de la construcción del muelle pesquero de Capurro en una resolución fechada en setiembre de 2015, según consta en la página web de la Agencia de Compras y Contrataciones del Estado (ACCE).

Desde ese momento, hubo hubo varias idas y vueltas y la puesta en marcha de las obras se fue dilatando. En diciembre del año pasado, el directorio de la Administración Nacional de Puertos (ANP) había decidido rescindir el contrato con el consorcio y ejecutar las garantías por los retrasos constatados. Así se lo comunicó a la empresa que recibió la noticia con sorpresa y presentó un escrito. En ese documento calificó que la decisión tomada no había sido la correcta.

Además, argumentó que no había podido comenzar con las obras porque le faltaba información oficial sobre el emprendimiento.

Luego de esa solicitud, la ANP reconsideró la medida, se comprometió a enviarle lo solicitado y le otorgó un plazo al consorcio para que presentara documentación adicional. El consorcio cumplió con lo pedido y todo el proyecto ejecutivo es estudiado por un equipo técnico de la autoridad portuaria. Por tanto, el grupo conformado por Teyma – Lavigne-Chediack continúa adelante en el desarrollo de la terminal pesquera, más allá de que el empresario argentino enfrente problemas judiciales en su país. La inversión inicial prevista para el muelle pesquero de Capurro asciende a US$ 90 millones.

En diálogo con El Observador el ministro de Transporte, Víctor Rossi, dijo que aún no había tomado conocimiento sobre la declaración bajo la figura de arrepentido del empresario Chediack. "Si es así, tenemos que seguir el tema con mucha atención", reconoció.

El jerarca informó que, por el momento, el proyecto se viene "desarrollando dentro de lo esperable" y que se están cumpliendo todos los elementos previstos, pese a que fue una obra que se ha demorado más de la cuenta en su ejecución.

Por otro lado, Rossi indicó que si bien las empresas involucradas en hechos de corrupción pueden tener dificultades para mantener su actividad por restricción en líneas de financiamiento, por ejemplo, en el último tiempo "hubo antecedentes de empresas brasileñas" que mantuvieron y cumplieron con sus contratos de obra aun con procesos judiciales en curso. Cuando estalló todo el escándalo de corrupción del Lava Jato en Brasil, incluyó a la constructora OAS, empresa que ganó una licitación y construyó un gasoducto para Gas Sayago hace dos años.

"Esperemos que acá no se arrepienta (por Chediack) y siga para adelante con la obra", ironizó Rossi.

Este martes, antes de conocida la presentación de Chediack ante la justicia argentina, el presidente de la ANP, Alberto Díaz, se refirió al emprendimiento pesquero. En declaraciones a Radio Uruguay dijo que se estaba a la espera del informe del equipo técnico del organismo sobre la iniciativa. "De ser favorable, pondríamos de vuelta el proyecto a caminar", expresó el jerarca.

¿Quién es Chediack?

Juan Chediack es propietario de la empresa constructora José J. Chediack S.A. que está en actividad desde la década del 40 en Argentina. A fines de 2014 fue elegido presidente de la Cámara Argentina de la Construcción y permaneció en ese cargo durante algunos años. Ahora, ya no lo ostenta.

Según informó el diario Clarín hace dos años Chediack había dicho que Cristina Fernández conocía la corrupción que había alrededor de las obras públicas. "Cristina, De Vido y José López sabían perfectamente que había empresas que cobraban antes que otras", consignó el diario argentino.

Comentarios