Opinión > EDITORIAL

Brutal y actual

Tiempo de lectura: -'

17 de octubre de 2019 a las 05:03

El séptimo arte vuelve a impactar con una película violenta y actual que sirve para reflexionar sobre el mundo en el que estamos viviendo.

Una obra que bate récords de audiencia en los cines, y que tiene como protagonista a un payaso de un cómic famoso, se ha convertido en un espejo en el que debe mirarse –pese a lo brutal de la imagen que devuelve– la civilización occidental.

“¿Soy yo o el mundo se está volviendo cada vez más loco?”, se pregunta el Joker al principio de un filme que tomó por sorpresa a la opinión pública mundial y que desde su estreno divide las aguas y genera pasiones.

La película del Guasón (Joker, put on a happy face, el título original) es todo menos ficción. Si nos atenemos a la definición de género de película, claro que lo es, pero nos quedamos cortos si pensamos que la película del director Todd Phillips es solo la historia del supervillano de DC Comics y archienemigo del oscuro héroe justiciero Batman.

Situada en la Ciudad Gótica de los años de 1970 o  de 1980 y con la trama que tiene como protagonista a Arthur Fleck (Joaquin Phoenix), un hombre en sus 35 años de vida que sufre una condición patológica llamada crisis de epilepsia gelástica (risa incontrolable) y trabaja de payaso; la película está muy lejos de ser una película de un cómic, de esas con supervillanos, superhéroes, superpoderes y trajes con capa.

A muy pocos días de su estreno, el 4 de octubre, la cinta ya es un éxito de taquilla y causante de una gran polémica. La violencia física de la película que critica uno de los bandos del debate es mucho menor que la violencia psicológica y la desolación humana que refleja el largometraje.

Una narrativa repleta de abusos sociales, morales y emocionales: bullying, marginación social y extrema soledad. Una narrativa con constantes guiños a hechos sociales de hoy: el uso libre de armas en Estados Unidos, las masacres masivas, las enfermedades mentales –como la depresión y la ansiedad– y el abuso de los fármacos, el consumismo masivo, las toneladas de basura, la carencia de un núcleo familiar sólido, la era de la saturación informativa, la alienación mediática y la bufonería. Son todos esos factores los que terminan dándole origen al famoso asesino de cara maquillada, pelo verde y traje colorido, el comediante o el Joker.

La sociedad y sus reglas de juego no siempre lógicas crean al Joker. ¿Suena todo esto tan ajeno? Una sociedad en la que uno debe sonreír todo el tiempo, todo debe ser entretenido y lindo para la aceptación de todos y que tiende a apartar al que más necesita ayuda, pese a que la reclama a viva voz. La historia desemboca en un escenario apocalíptico que por el devenir de la trama se pudo prevenir unas cuantas veces.

Es una película que pone en la mesa los temas irresueltos de la sociedad contemporánea. Temas complejos que deberíamos resolver. Sirve para cuestionarnos el mundo en el que vivimos hoy y para darse cuenta de la necesidad de enfrentar temas problemáticos para solucionarlos. Es también una advertencia brutal de las consecuencias nefastas de no actuar a tiempo cuando suenan las alarmas.

Joker es una gran radiografía de la actualidad y por eso, y más (empezando por la actuación de Phoenix), una obra maestra.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...