Cargando...

Nacional > SALUD

Casa de Galicia aplica plan para evitar fuga con corralito mutual

La mutualista generó un ahorro de US$ 580.000 mensuales desde octubre

Tiempo de lectura: -'

25 de enero de 2015 a las 21:44

Hoy Casa de Galicia salió del grupo de empresas no rentables al privilegiado grupo de empresas rentables”, dijo a El Observador Rafael Amexis, contador y gerente de gestión de la mutualista. Hasta octubre del año pasado la empresa tenía un déficit mensual de US$ 800 mil, que desató una crisis financiera en la institución. Sin embargo, con el comienzo del 2015, y a solo tres meses de haber ingresado en un escenario de crisis, la mutualista logró generar un ahorro de más de US$ 580 mil por mes.

A pocos días de que se abra el corralito mutual –que comienza el 2 de febrero–, cuando los usuarios podrán de forma voluntaria cambiarse de prestador de salud, la mutualista estima que no perderá socios al haber encontrado un equilibrio financiero que le permitió salir de esa situación de apremio económico, e incluso ya proyecta obras.

“La posibilidad de perder afiliados estuvo latente al principio mucho más que ahora. Teníamos un riesgo importante de perder socios. Hoy creemos que debería haber un crecimiento”, sostuvo Amexis.

Cuando Casa de Galicia comenzó a ver sus números en rojo, la consultora CPA Ferrere le brindó asesoramiento y realizó una auditoría. Casa de Galicia preparó un paquete de 100 medidas que se dividieron en grupos dependiendo de su importancia y decidieron que había 30 iniciativas que debían aplicar en un primer momento, y que ya se están poniendo en práctica. Algunas apuntan a la gestión de la empresa y otras refieren a decisiones económicas más directas.

En setiembre, por ejemplo, asumió Amexis como gerente de gestión, un cargo que no existía hasta ese momento en la empresa. El contador es el encargado de controlar los gastos de la empresa y de que se cumpla con el plan de viabilidad, al que todavía le quedan unas 70 medidas por aplicar.

Luego vino el retiro incentivado de 55 médicos mayores de 65 años, medida que el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) intentó impedir. Finalmente, se llegó a un acuerdo y fueron los propios médicos los que se retiraron con un incentivo de seis salarios nominales. Con ese retiro, la empresa se ahorró US$ 250 mil al mes.

También se incentivó el retiro de funcionarios no médicos de más de 60 años y se envió a otros 60 que tampoco cumplen funciones de asistencia a pacientes a seguro de paro, pero con retorno a la tarea.

“Estamos apostando a que todas estas medidas sean un mensaje para afiliados que aparezcan. Nuestro trabajo apunta al crecimiento de Casa de Galicia. Perder socios puede suceder, es normal que pase”, dijo Amexis.

La empresa espera no perder un número importante de afiliados por características propias que, según dicen, tienen los socios de Casa de Galicia.

Según dijo la directora técnica de la institución, María José Cancela, la mutualista trata de “demostrar que el socio que se afilia a Casa de Galicia” es “difícil que se vaya”. A su juicio los afiliados no demostraron preocupación por la situación de la mutualista. “Hubo pocas consultas de preocupación. La gente está muy tranquila”, dijo.

Tanto el gerente de gestión como la directora técnica consideraron que la principal causa que llevó a Casa de Galicia a tener un déficit de 7% de sus ingresos fue la falta de control. “Se midió mucho la asistencia pero se descuidaron los números, la parte administrativa y financiera. Hubo un descontrol en esa parte”, dijo Amexis, a lo que Cancela acotó: “Es una autocrítica que hacemos”. Por ese motivo, ahorrar no solamente implicó hacer recortes salariales sino administrar de manera distinta los recursos: desde la forma en que los médicos usan las gasas para gastar menos material hasta haber dejado de imprimir comunicados para usar menos papel.

La próxima etapa del proyecto que llevan adelante para que la mutualista continúe ahorrando y llegue a casi US$ 1 millón que se puso como tope, implica consolidarse económicamente. Eso supone que el ahorro se quede en la empresa para evitar nuevas crisis. “Aunque hoy Casa de Galicia no está perdiendo plata, tenemos que cuidar que eso que venimos ahorrando no se vaya”, explicó el contador Amexis.

Proyectos

Mientras tanto, la mutualista planea reformar sus dos sedes principales en Montevideo –la de 18 de Julio y la de Millán y Raffo– para explotar más ambos edificios. “La idea es transformar a Casa de Galicia para que atienda los requerimientos sanitarios del noroeste y el centro de Montevideo de la mejor manera , con emprendimientos asociados”, explicó Amexis.

En el sanatorio que está en el Prado tienen una quinta que ocupa una manzana y está en desuso. Allí planean desarrollar un proyecto de vivienda social. En el centro, donde tienen un edificio, quieren reformar el policlínico y trasladarlo a la planta baja. En los pisos superiores pretenden que también haya viviendas. “Para eso ya tenemos los permisos aprobados. El MSP aprobó los planos y solo nos falta desarrollarlo”, dijo el contador de la empresa.

En la década de 1990 la mutualista atendía a 120 mil personas. Con la llegada del 2000, el número de socios comenzó a bajar hasta que en 2007 se estancó en 60 mil, pero la infraestructura siguió siendo la misma.

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...