20 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
2 de enero 2024 - 7:58hs

Luego de cuatro años de tramitación por parte del gobierno de Chile, el lunes 1 de enero comenzó a regir el nuevo Royalty Minero, el impuesto impulsado por las autoridades chilenas a la gran minería.

El Ministerio de Hacienda de Chile confirmó que se trata de un nuevo esquema tributario para los explotadores del metal rojo que produzcan más de 50.000 toneladas métricas de cobre fino.

Este nuevo impuesto fue aprobado en mayo tras cuatro años de discusión, en una última plenaria se determinó que un tercio de lo recaudado en este nuevo formato de impuesto se destinará a los gobiernos regionales y municipalidades.

Más noticias

El ministro de Hacienda, Mario Marcel, aseguró que este nuevo impuesto dejó satisfecho a todos los sectores involucrados y que contrario a algunas opiniones, este nuevo proyecto incentivó a la inversión en el sector minero.

“Fuimos capaces de generar acuerdos y soluciones innovadoras que dejaron satisfechos a todos los sectores involucrados”, indicó el ministro de Hacienda

“La estimación de inversión minera para el quinquenio, entre marzo y junio de este año, aumentó en US$ 10.000 millones y en los últimos meses de este año hemos visto el anuncio o ingreso de nuevos proyectos mineros como Quebrada Blanca y Centinela”, destacó Marcel.

El ministro de hacienda explicó que el impuesto contempla un componente “ad valorem” y uno sujeto al margen operativo de entre 8 % y 26 % para aquellas compañías que produzcan más de 50.0000 toneladas, lo que se considera gran minería.

El “Royalty” fija además una tasa impositiva máxima efectiva (el techo que pagarán las grandes mineras en tributos) del 46,5 % de la ganancia operativa.

Vale acotar que Chile representa el 28% de la producción minera de cobre mundial, es decir produce una media de seis millones de toneladas de cobre al año y la minería representa para el país sudamericano un 15% del PIB nacional.

El país también posee las mayores reservas explotables del mundo de litio, conocido como el “oro blanco” e imprescindible para la electromovilidad.

Con este nuevo impuesto el Gobierno chileno pretende recaudar anualmente el 0.45 % del PIB (cerca de US$ 1.350 millones), esto con la intención de destinar US$ 450 millones que serán distribuidos para impulsar el desarrollo productivo de las regiones y comunas de Chile.

(Con información de agencias)

Temas:

Chile

Seguí leyendo

Te Puede Interesar