18 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
9 de abril 2024 - 6:19hs

Por más de 50 años, el barrio hippie de Christiania ha sido un refugio de la contracultura en el corazón Copenhague.

Una mujer celebra el control de Pusher Street.
BBC
Una mujer con un adoquín de Pusher Street en su cabeza celebra el intento por recuperar el control de Christiania.

Popular entre los turistas, esta zona de la capital de Dinamarca es conocida por su posición liberal hacia el cannabis y por su tristemente conocido mercado de la droga, Pusher Street.

Pero en los últimos años, grupos criminales han tomado el control de esta parte de la ciudad, incrementando la violencia en la comunidad.

Más noticias

Los residentes están cansados. Por eso, en un intento por recuperar la calle de manos de los vendedores de drogas, este sábado sacaron los adoquines de la calle, armados con palas y palancas.

Hubo aplausos de celebración y gritos de "Christiania". La gente del lugar tomó los adoquines pesados y los arrojó en las carretillas, uno a uno.

"Rompimos Pusher Street. Hoy se cierra. Esto es una especie de fiesta de clausura", dijo la residente Pia Jagger, llevándose una gran piedra.

Ahora este tramo del camino, de unos 100 metros, tiene un nuevo letrero que dice: "Pusher Street hoy está cerrada".

"En los últimos cinco o seis años no anduve mucho por aquí, tengo hijos y no me sentía muy segura. Hoy los traje a los tres, están ayudando", dice Sofie Ostergaard, una vecina del lugar.

"Se siente como un momento histórico. Estamos muy contentos por ello”, dice a la BBC Hulda Mader, una residente local de 40 años de edad, de pie junto a una bicicleta de carga de color arco iris.

"Estamos muy cansados de que la gente diga que Pusher Street es Christiania. No, no lo es", asegura la vocera de prensa de Christiania.

La marihuana en Dinamarca

Aunque es ilegal en Dinamarca, el cannabis se vende abiertamente en Christiania desde hace décadas.

Pero muchos de los vendedores locales originales han sido expulsados, ya que las bandas organizadas se han hecho con el control de la zona. En los últimos tres años se ha producido una oleada de apuñalamientos y tiroteos mortales.

Según Mader, la comunidad tuvo un quiebre hace un año y medio.

"Llegaron dos personas que mataron a tiros a uno e hirieron a otros cuatro. Ahí fue donde dijimos basta. Vamos a levantar la calle. Vamos a cambiar la infraestructura del lugar, así empezamos a construir otras cosas", dice Mader.

"Para nosotros el hachís no es el problema sino el dinero que hay en él", dijo a la prensa Mette Prag, representante de la Fundación Christiania de Freetown.

"Pero los últimos años, con toda la violencia y todos los enfrentamientos, no podemos tenerlo en nuestra sociedad. Por eso, este capítulo debe llegar a su fin".

Los residentes levantan los adoquines de Pusher Street como símbolo de su combate contra las bandas narco.
BBC
Los residentes levantan los adoquines de Pusher Street como símbolo de su lucha contra las bandas.

Entre los espectadores estuvo este sábado el ministro de Justicia Peter Hummelgaard.

"Es un día que supone el principio del fin de las profundas raíces que las bandas del crimen organizado han establecido en este barrio de Copenhague. Para garantizar que Christiania siga siendo una zona vibrante, colorida y creativa de Dinamarca, tiene que ser un lugar sin bandas criminales organizadas", declaró.

Los turistas seguirán siendo bienvenidos en Christiania, pero no para consumir drogas, dijo Hummelgaard.

Normalmente, esta franja en forma de T es el epicentro del comercio de cannabis en Dinamarca, donde los llamados "camellos" venden marihuana ubicados detrás de improvisadas pilas de cajas de cerveza y puestos de mercado de madera etiquetados con nombres como Green Rocket y Blue Dream.

Hace solo tres días, la BBC contó unos 20 vendedores de droga callejeros.

Un mural en Christiania.
BBC
Un mural en Christiania recuerda a una persona asesinada a tiros en la zona.

Hasta finales de los años 1990 se toleraba de manera informal, dice Kim Moeller, profesor de criminología de la Universidad de Malmo. Pero eso se acabó en la década de 2000, cuando elmercado creció y se hizo más visible.

Moeller dice que ahora operan unas cinco bandas diferentes, lo que ha traído más disputas.

"Si tienes un conflicto entre grupos en Copenhague, lo más probable es que se encuentren en Pusher Street, donde pueden dispararse unos a otros", dice el inspector de policía adjunto Simon Hansen, que supervisa la operación de la fuerza policial de Copenhague en Christiania.

A menudo son las personas que atienden estas tiendas las que quedan atrapadas, dice. "A veces son niños. A veces personas con algún tipo de discapacidad y gente que no puede conseguir trabajo”, dice.

La policía ha hecho repetidos allanamientos en Pusher Street, pero los traficantes de drogas siempre regresan.

"Vaciamos los negocios 100 veces al año", dice Hansen. "Eso suena como empujar la misma piedra montaña arriba".

"Un sueño hippie"

Ubicado a un kilómetro del parlamento danés, Freetown Christiania [Ciudad Libre de Christiania] fue fundada en 1971 por un grupo de anarquistas y hippies que ocuparon una base militar vacía.

Se trata de una comuna independiente, con sus propias normas y bandera. En este lugar no hay líderes y las decisiones se toman por consenso en las reuniones comunales.

El Estado danés aceptó a Christiania como un "experimento social" radical, más tarde le concedió personalidad jurídica.

El propietario de la galería local, Marios Orozco, llegó aquí desde Estados Unidos en 1981, cuando tenía 19 años. "Tenía el pelo largo y encontré que Christiania era el sueño hippie perfecto", dijo a la BBC.

"Imagina un pueblo lleno de personas que no encajaban en la sociedad. Había ciclistas, hippies y nudistas corriendo por ahí. Fue una especie de pedazo de cielo caótico".

Festejos de los residentes el sábado pasado.
BBC
No es la primera vez que la gente del lugar intenta recuperar el control de la zona.

En la actualidad, 1.000 residentes, 250 de ellos niños, viven en las pequeñas cabañas de madera, cubiertas de grafitis, que bordean las históricas murallas de Copenhague.

Repleto de locales de música, cafés vegetarianos y tiendas de recuerdos, también es uno de los principales destinos turísticos del país.

Christiania por lo general ha estado enfrentada a las autoridades. Durante mucho tiempo se ha resistido a los esfuerzos por cerrar Pusher Street. Pero en agosto pasado, los residentes decidieron que era hora de ponerle fin a esta calle.

En un cambio de actitud extraordinario, colaboraron durante varios meses con la alcaldesa de Copenhague, Sophie Haestorp Andersen, el ministro de Justicia, Hummelgaard y la policía en un nuevo plan.

"Como ciudad no podemos vivir con la violencia. La gente del lugar tampoco ha podido vivir con ella, pero tenían miedo de hacer algo radical al respecto. Les dije que les respaldaría. Tenemos un plan y estamos dando el primer paso", explica la alcaldesa.

No es la primera vez que los residentes intentan mantener a las bandas fuera del lugar. En agosto, la calle Pusher fue bloqueada con contenedores y bloques de hormigón. Pero los dealers volvieron pronto.

Y Orozco es escéptico con que la iniciativa de este sábado funcione.

"Si al final esto tiene éxito y consiguen dispersarlos [a los traficantes], no estarán en una zona, habrá muchas zonas", dice.

Un plan integral

La cuestión de que los dealers se extiendan por el resto de Copenhague es algo que se ha discutido a menudo.

"No queremos que nadie piense que esto acabará con el mercado de las drogas ilegales", afirma Hummelgaard.

"La propia policía considera que tendrá un trabajo más fácil combatiendo el tráfico ilegal de drogas y los delitos relacionados con él, si no está todo concentrado".

Más de cinco décadas después de su creación, la comuna aún sobrevive, aunque su futuro enfrenta un gran momento de incertidumbre.

Además del cierre de Pusher Street, los nuevos planes para revitalizar la zona incluyen una gran promoción de viviendas sociales. Pero algunos temen que esto termine por perjudicar la identidad de la comuna.

"Quieren construir 300 apartamentos. Eso va a destruir el ambiente de este lugar", dice Orozco.

Nuevos espacios artísticos, parques infantiles y tiendas son algunas de las ideas para lo que podría sustituir finalmente a la Pusher Street. “Haremos una nueva versión de los lugares de trabajo, de los sitios culturales", aseguró Mette Prag.

También están considerando la posibilidad de dar un nuevo nombre a la calle.

Línea.
BBC

Haz clic para leer más historias de BBC News Mundo.

También puedes seguirnos en YouTube, Instagram, TikTok, X, Facebook y en nuestro nuevo canal de WhatsApp, donde encontrarás noticias de última hora y nuestro mejor contenido.

Y recuerda que puedes recibir notificaciones en nuestra app. Descarga la última versión y actívalas.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar