Fútbol > FÚTBOL FEMENINO

Daniel Pérez: “La identidad futbolística es nacional, no tiene que ver con el género”

El nuevo DT de la selección sub 17 femenina, contó a Referí cómo es dirigir a jugadoras adolescentes que ya sueñan con ir a otras ligas y tienen como referentes a futbolistas femeninas

Tiempo de lectura: -'

27 de septiembre de 2020 a las 05:04

Suenan las campanas en la iglesia de la plaza de San José. Es sábado de tarde, con sol y los últimos días frescos del invierno, y Daniel Pérez hizo escala en la capital maragata para luego ir a hasta Villa Rodríguez a un partido.

El nuevo entrenador de la selección uruguaya femenina sub 17, que ya lleva casi un mes en su cargo y trabajando con un plantel de 32 futbolistas, sigue observando jugadoras para su equipo, que se prepara para el Sudamericano de la categoría que se jugará en el país desde el 30 de noviembre al 19 de diciembre y que tendrá tres cupos clasificatorios para el Mundial de India 2021.

“Quizás aparece una Marta en el interior y tiene que estar en las selecciones nacionales”, dice a Referí para explicar su trabajo de observación del fin de semana, haciendo referencia a la estrella brasileña que es figura del fútbol mundial, tanto de mujeres como de hombres.

Pérez, tricampeón uruguayo femenino con la Primera de Peñarol en los últimos tres años y al frente de dicho equipo aurinegro en dos Copas Libertadores, fue designado seleccionador de la sub 17 el pasado 17 de agosto para ocupar el cargo de Santiago Ostolaza, quien renunció por motivos personales. Se integró al cuerpo técnico que trabajaba con el Vasco desde setiembre del año pasado y el 31 de agosto se retomaron los entrenamientos.  

“Estoy sentado en la plaza de San José. Voy a ir a ver un partido a Villa Rodríguez para ver a una jugadora que ya está en la selección y a otras que me pasaron la información, para poder observarlas en competición”, agregó, antes de ser entrevistado.  

¿Qué significa para un entrenador ser designado a una selección uruguaya?

Primero que nada fue emoción, orgullo y motivación. Saber que vengo desde hace nueve años trabajando en el fútbol femenino, en dos instituciones, en Cerro y en Peñarol, y el trabajo de muchos años, generando proyectos y también obteniendo resultados, creo que fue un producto del trabajo de estos años en el fútbol femenino, conocido no solo en el medio local, sino también internacionalmente por haber competido dos veces a nivel continental, por haber hecho congreso seminarios de FIFA y Conmebol, en los que el conocimiento de la gente de Latinoamérica es amplio.

¿Cómo fueron sus inicios en el fútbol y en el fútbol femenino?

Yo no fui jugador profesional, fui jugador amateur. Pero en el año 2006 hice el curso de iniciador deportivo en baby fútbol, hice toda mi carrera en baby fútbol con la categoría 92, 93 y luego con la 99. Hay varios chicos de la categoría 99 que ya han debutado en Primera. Y después de hacer la tecnicatura de entrenador deportivo empecé a trabajar en divisiones formativas. Trabajé en Huracán del Paso de la Arena, en formativas en Séptima y sub 16, después pasé a trabajar en Torque, estuve dos años trabajando ahí bajo la coordinación de Líber Vespa. Fui DT de captación, entrenamientos de las categorías sub 16, sub 15 y sub 14, que la intención en esa época era formarlas. Después de ahí, estando en Torque, conozco a Stella Nikitov, que era la delegada de Cerro femenino y también trabajaba en Torque, y me convidó para poder ir al femenino (de Cerro) porque precisaba una persona como yo, le gustaba cómo me había visto trabajar. Me gustó la idea, porque venía una experiencia de la tecnicatura de haber dado clases en femenino, me quedó esa espina, y en 2012 comencé con Cerro y con Torque. En 2013 me di cuenta que lo mío era por el lado femenino, que me había gustado, me capacité y estudié para poder continuar en el fútbol femenino.

Y después de todo ese camino, con el tricampeonato uruguayo, ¿cómo es llegar al Complejo Celeste, ponerse el buzo de la selección con el escudo de la AUF?

Es una emoción. En Uruguay creo que para un entrenador o un jugador estar en lo más alto es estar en la selección. Y no a todo el mundo se le da. Y esa es la misma importancia que le trasmitimos a las chicas que están entrenando hoy, que estar en una preselección o una selección uruguaya no es para todas o todos. Sabiendo eso, sabés que la responsabilidad es mucha. La disposición es a full para poder estar en el lugar más lindo que tiene Uruguay.

¿Tuvo alguna charla con el Maestro Tabárez en el Complejo?

No. Si bien vamos al Complejo Celeste, a nosotros nos rige la Comisión de Desarrollo (de AUF), por el fútbol femenino. Vamos al Complejo y tenemos contacto con toda le gente que ahí trabaja, pero creo que no nos vamos a cruzar con ellos por el tema del protocolo. Es importante tener claro esos temas, no solo por tener una charla, sino que hoy en día lo importante son las selecciones y que los protocolos se cumplan a rajatabla. Creo que va a ser imposible estar en contacto con ellos por un tema de sanidad.

¿Qué diferencias hay de dirigir en Primera, ser campeón, dirigir en Libertadores, a pasar a un proyecto de selección y en una categoría con jugadoras sub 17?

No es nada nuevo para mí trabajar en divisiones formativas porque mis inicios fueron en baby fútbol y trabajé también en formativas de juveniles. Es más, dentro del proyecto de Peñarol, cuando yo empecé en 2006 estaba de coordinador y manejaba todo lo que era el aspecto de aprendizaje en sub 14, sub 16, sub 19 y Primera división. Después, en los últimos años, por las competencias internacionales tuve que dejar de hacerlo por todo lo que lleva competir internacionalmente. Estoy capacitado para eso y me gustó también tomar una categoría sub 17. De repente decís, 'es campeón en Primera división y va a retroceder para dirigir en sub 17'. Y no, para mí es lo contrario, para mí estar en la selección sub 17 es crecer ante lo que venía trabajando. Yo hice todos mis peldaños desde el baby fútbol, escalón por escalón, subiendo en formativas, también en Primera división femenina, y ahora es otro proceso que inicio para seguir creciendo con esta selección sub 17. Mi objetivo es llegar a la selección mayor. ¿Cuándo? El tiempo lo dirá. Pero entré con el fin de seguir creciendo y formándome en estas selecciones.

Día a día viene cambiando el tema de los sueños y de las ilusiones de las jugadoras. Y hoy sí, lo puedo decir con certeza, que las chicas hoy en día quieren llegar a Primera división e ir al exterior. Daniel Pérez

¿Su vínculo con la selección es para acompañar a esta generación sub 17 también en las próximas categorías, como pasó con el proceso de Ariel Longo con la actual sub 20?

No. Mi contrato es hasta el final del Sudamericano, que es por lo que salió ahora. Hay que recordar que esto venía de un proceso que había comenzado en setiembre del año pasado (con Santiago Ostolaza como entrenador), fue algo especial que yo entrara a mitad de un proceso que se cortó con la renuncia anterior. Pero la idea es terminar este proceso y después se verán los resultados. Pero aquí los resultados no son deportivos, creo yo. Si no que es el resultado de cómo se maneja el grupo, de cómo el entrenador encara lo que es una selección nacional, de cómo encara los entrenamientos… Creo que va más allá. Las selecciones nacionales, y más en el femenino, si bien en el masculino sí hay otras obligaciones, en el femenino es formar y poder empezar a alcanzar el nivel que exige la competencia internacional. Creo que el resultado deportivo no sería inconveniente, por lo menos en estos tiempos, para poner o sacar un entrenador. Más en esta categoría.

¿Habló con Ostolaza?

No hablé con él. Pero tanto Stefanía (Maggiolini) su asistente, como el entrenador de goleras (Damián Pedrozo), y Laura (Blanco, preparadora física), son todos amigos míos y son todos conocidos. Y ya he trabajado con ellos en Peñarol y en otros equipos. El conocimiento que tengo de este cuerpo técnico lo conozco porque dentro de la rama femenina nos conocemos todos. En el futbol femenino somos pocos y todos hemos estado trabajando juntos, o compartido seminarios o experiencias internacionales en aprendizaje. Me enteré de primera mano del buen trabajo que venían haciendo y la idea es mejorar eso y continuar el proceso que se venía realizando.

¿O sea que sigue el proceso con el resto del cuerpo técnico que estaba?

Sí, exactamente. Era esa la opción que había porque como se había cortado un proceso largo y estaba todo el cuerpo técnico trabajando, el Vasco había renunciado por motivos personales, era el plan mantener la continuidad, que yo creo que fue lo más acertado, que siguiera el proceso, primero que nada por el conocimiento de las jugadoras, porque se venía trabajando desde setiembre (de 2019) en función de formar un plantel y no cabía arrancar de cero. Yo me adapté a grupo que venía trabajando, a las jugadoras, he traído jugadoras nuevas, mantengo las jugadoras que están, sigo buscando jugadoras que puedan estar en la preselección. Es continuar con lo que se venía haciendo y tratar de poner mi impronta o mis conocimientos para mejorar.

¿Con qué jugadoras se encontró al asumir la sub 17?

Hay jugadoras de 15, 16 y 17 años. Vienen con una edad deportiva que es la nueva diferencia que hay ahora. No como antes, que antes las chicas empezaban a jugar a los 12, 13 o 14 años. Ahora la mayoría de estas chicas ya vienen jugando desde los 4 o 5 años en el fútbol mixto o fútbol femenino. Vienen con edad deportiva, con aprendizajes adquiridos y eso es lo que va a potenciar a las selecciones nacionales. Esta sub 20 que está ahora jugándose la clasificación al Mundial también tiene a su mayoría de jugadoras que han pasado el proceso de baby fútbol y eso es la diferencia que tienen estas selecciones con las anteriores, que ya vienen con edad deportiva. Son jugadoras de fútbol que están en aprendizaje, que vienen con todos los requerimientos básicos necesarios para el deporte y estar en las selecciones nacionales es para potenciarlas y para que crezcan, para que en el futuro sean jugadoras de Primera división. Son jugadoras con ganas de aprender y eso es lo que motiva para brindarle todos los días una sesión de entrenamientos nutrida, para que se vayan a sus casas con el máximo aprendizaje posible.

Estas generaciones ya tienen referentes del fútbol femenino. No solo en lo nacional, sino también a nivel internacional. He visto fotos de las chicas de la sub 17 que se sacan con jugadoras de Primera división y poniéndolas orgullosamente en su Facebook, mostrando que son sus fans o que les gusta como juegan esas futbolistas"

¿Cómo es la madurez de las jugadoras a esa edad, en medio de la adolescencia?

Son chicas (de edad), pero son chicas con madurez. La iniciación temprana en el deporte te lleva a tomar ciertos aspectos y conductas que en esto de selección ya vienen adquiridas. Son chicas muy maduras para la edad y por eso decía que saben a lo que vienen a la selección. Vienen en un proceso de aprendizaje y es también lo que nosotros exigimos, que estén disponibles a aprender. Y eso se nota. En el plantel que hay, que son 32 chicas, todas tienen esa capacidad y por eso es fácil trabajar, motivante para todo el cuerpo técnico y creo que para ellas también, por poder tener un entrenamiento serio y acorde a lo que exige una selección nacional.

¿Y qué ilusiones tienen estas jugadoras? ¿Jugar en la selección, llegar a Primera, emigrar a otro fútbol?

Día a día viene cambiando el tema de los sueños y de las ilusiones de las jugadoras. Y hoy en día, lo puedo decir con real certeza, las chicas quieren llegar a Primera división e ir al exterior. Hoy lo están viendo como una posibilidad por la amplitud que está teniendo el fútbol femenino en el mundo. Hoy tenés una chica de 15 años que viene ya con un bagaje y su meta es crecer en el fútbol femenino y dedicarse al fútbol, esa es la ilusión que tienen todas. Y eso es positivo dentro de lo que es el aprendizaje, porque si ellas quieren crecer, vos sabés que lo que podés enseñarle lo van a absorber. Vos sabés que su ilusión es poder estar en selecciones, llegar a Primera división y también poder emigrar al exterior.

¿Las referentes de estas jugadoras son masculinos, como podrían ser Suárez o Cavani, o ya sus ídolas son estrellas mujeres o de las selecciones uruguayas femeninas?

Por supuesto que estas generaciones ya tienen referentes del fútbol femenino. No solo en lo nacional, sino también a nivel internacional. He visto fotos de las chicas de la sub 17 que se sacan con jugadoras de Primera división y poniéndolas orgullosamente en su Facebook, mostrando que son sus fans o que les gusta cómo juegan esas futbolistas. Creo que eso es lo que está haciendo crecer al deporte. El fútbol femenino tiene sus referentes para seguir, no solo en el extranjero, sino que aquí en Uruguay hay jugadoras que pueden ser referentes, no solo en la sub 20, sino también en Primera división.

¿De qué contextos sociales son las jugadoras de la sub 17?

Hay de todos los ambientes sociales, hay del interior, hay de Montevideo, de todos los barrios… Eso es lo bueno que nutre, en este caso, a las selecciones nacionales, que vengan jugadoras de todos los contextos, de cada entorno diferente, y creo que eso es lo que potencia. Y también el conocimiento individual, traspasarlo a las otras jugadoras de otros contextos. Y es positivo que vengan de distintos lugares para poder potenciarse más aún.

Creo que todas las jugadoras son hinchas de la selección. Y el gen uruguayo dentro de la táctica y lo que es lo estratégico para competir internacionalmente, está arraigado. Siempre vamos de punto y siempre es difícil para nosotros. Cualquier partido que vamos a jugar es difícil. 

¿Cómo ve el tema de los físicos, de las estaturas, y los aspectos nutricionales o el peso?

El tema de lo físico para mí es importante, porque con la experiencia internacional es con lo que podés competir a ese nivel. Hay que recordar que uno de los debes que tenemos en el fútbol femenino uruguayo es que las jugadoras no son profesionales, son amateurs, estudian, trabajan y después se dedican a ser jugadoras de fútbol tres horas por día. La idea es poder potenciar todo eso y la parte física es importante. No podemos ir a las selecciones nacionales con chicas con sobrepeso, pero también tenemos que ver el contexto en el que estamos, que venimos de una pandemia. Si bien hay una nutricionista y estamos trabajando, venimos de cuatro, cinco o seis meses de parate que a unas las motivó para trabajar y a otras no. Estamos en un proceso de reeducación de lo que es la parte física y fomentar ese aspecto es fundamental para poder tener partidos internacionales. Es una de las cosas que yo me vengo a dar cuenta, que yo trabajaba en equipos para trabajar a nivel nacional, y ahora todos los partidos van a ser internacionales, así que hay que estar en todos los partidos 100% físicamente, psicológicamente, técnica y tácticamente activos, para tratar de poder competir a nivel internacional.

¿Cómo es la idea futbolística en una nueva sub 17 femenina, el patrón es similar al histórico del fútbol uruguayo?

La identidad futbolística es nacional, no tiene que ver con el género. Lo viví personalmente en el equipo de Peñarol cuando fuimos a jugar la última Copa Libertadores, la entrega que pusieron esas jugadoras se dio a conocer internacionalmente y más en Latinoamérica, sabiendo de que era un equipo en el que todos habíamos sacado licencias en el trabajo para ir a competir a nivel internacional y que te peleaba hasta el último minuto. Era cuestión de preguntarse por qué se daba eso y por qué esa garra charrúa. Primero que nada, yo les decía que estaba dentro de los genes de lo que somos los uruguayos, de luchar hasta que suena el silbato, y más en el club que era Peñarol, del que la mayoría de las jugadoras eran hinchas.

¿Y en la selección?

En la selección creo que pasan por el mismo lado. Creo que todas las jugadoras son hinchas de la selección. Y el gen uruguayo dentro de la táctica y lo que es lo estratégico para competir internacionalmente, está arraigado. Siempre vamos de punto y siempre es difícil para nosotros. Cualquier partido que vamos a jugar es difícil. Creo que eso nos fortalece a cada equipo uruguayo, sea de la disciplina que sea, para poder competir en el exterior o a nivel internacional. Sabiendo eso, sabiendo lo que son los rivales y con un trabajo planificado, una metodología adecuada a la categoría, creo que se le puede dar batalla a cualquiera, sabiendo lo que es nuestro potencial a nivel internacional. Sabemos que Uruguay hoy en el fútbol femenino está noveno en Sudamérica y 74 en el ranking mundial, y eso no es para nada menor. Por algo es. Porque no se ha podido competir bien en los últimos años. Por suerte la sub 20 viene abriendo el camino, con un buen proceso de trabajo, ya más de dos años trabajando, primero con sub 17, ahora con sub 20. Creo que ese es el camino a seguir para poder empezar a que Uruguay en el fútbol femenino también sea conocido a nivel mundial.

¿Cómo sigue la planificación para el Sudamericano?

No está cerrada la lista final de 23 jugadoras y nosotros recién vamos a empezar el cuarto microciclo. Recién en la próxima semana vamos a jugar un amistoso con la sub 20, dos tiempos de 30, para darles una mano y ellas a nosotros. En el quinto microciclo sí vamos a empezar a competir con equipos de fútbol femenino para poder tener rodaje, que creo que ya es pertinente hacerlo. Y después de trabajar estos cuatro micros nos queda lo que es el sistema, la estrategia, la planificación para poder empezar a competir y estar a nivel. Tuvimos una primera semana de conocimiento, la segunda de evaluación personal y en la parte física y psicológica. Tenemos una psicóloga trabajando en el grupo, que fue una de las cosas que pedí para entrar, puse hincapié que iba a la selección si había una psicóloga y entró una el mismo día que yo. Y en eso también trabajamos. Vamos en ese proceso. Continuamos con las chicas que están, pero viendo a otras, porque quizás aparece una Marta en el interior y tiene que estar en las selecciones nacionales. La idea es conseguir a la Marta uruguaya que marque la diferencia.

El staff de la sub 17 femenina Daniel Pérez se sumó al equipo que trabajaba con Santiago Ostolaza y que siguió en la selección tras su renuncia. El mismo está conformado por la asistente, Stefanía Maggiolini, la preparadora física, Laura Blanco, el entrenador de goleras, Damián Pedrozo, la doctora Luisina Pasarello, la fisioterapeuta, Macarena Vergara, y la nutricionista, Mercedes Rodríguez.
La importancia de la psicología El requisito que pidió Pérez para asumir su cargo fue la presencia de un psicólogo para trabajar con el plantel de la sub 17. “La importancia del trabajo psicológico, del psicólogo o del técnico de trabajo de grupos, como tenía en Peñarol, es la importancia de entender que todos los individuos que formamos un grupo tenemos nuestra forma de ser y de pensar”, dijo a Referí al explicar su solicitud. “Para la observación en la interacción de los individuos, que son los que forman el grupo, es importante tener el ojo del que sabe del tema, como el de un psicólogo o técnico de trabajo de grupos. Desde apoyarnos de ese lado no solo para aprender lo que es la tensión en la concentración, también todo lo psicológico para la apreciación de estímulos en el deporte, que es importante trabajarlo también, como en el mantenimiento del grupo y cada acción individual que se refleja en lo colectivo”. “Como esto es un deporte de grupo, es importante trabajar todo eso”, señaló.

“Que un chico llegue a Primera es ganar un campeonato” Daniel Pérez contó cómo fueron sus inicios en el baby fútbol y los jugadores masculinos que dirigió y llegaron a Primera división. “El equipo en el que trabajé era Racing Infantil. A lo primero, cuando yo llego, era Alianza Montevideo, que era la fusión de Huracán del Paso de la Arena, Villa Teresa y Salus. Después se disolvió, se siguió jugando por un par de años más con ese nombre en baby fútbol y luego Racing lo absorbió”.

Trabajaba junto a otro entrenador y compañero, Gustavo Gallero y su tarea era preparar futbolistas para las juveniles. “Cuando empezamos el objetivo era el de formar jugadores para que pudiera jugar en Séptima división, no buscar resultados”, contó.

Con el correr de los años, varios de los futbolistas que formaron llegaron a la máxima categoría, lo que es una emoción muy grande para ambos técnicos. “Cada vez que un chico de los que pasaron por nuestras categorías debuta en Primera división, se nos llenan los ojos de lagrimas y nos llamamos con Gustavo para felicitarnos”, señaló. “Siempre dijimos que el campeonato lo íbamos a ganar cuando un jugador formado por nosotros llegara a Primera”.

El DT que luego se volcó al fútbol femenino tiene la lista de los futbolistas que formó y llegaron a Primera en distintos momentos y clubes: Cristian Falcón (Huracán Paso de la Arena), Juan Pablo Bezón y Martin Barrios (Racing), Mauro Martín (Uruguay Montevideo), Agustín Bergero (Oriental de La Paz), Gabriel Mustaka y Federico Cáceres (Basáñez), Federico Píriz (Huracán Buceo). “La frutilla de la torta es Martín Barrios que ha tenido proceso de selección nacional y ha jugado en la última sub 20”, destacó.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...