Cargando...
Walter Ferreira y Luis Suárez

Fútbol > MÁS PROFESIONALES

Desde entrenadores de saque de lateral hasta especialistas en táctica: la evolución del cuerpo técnico en el fútbol uruguayo

La evolución del equipo de trabajo desde la mirada de Gerardo Pelusso, Paulo Pezzolano, Mauro Di Donna y Jorge Giordano

Tiempo de lectura: -'

11 de septiembre de 2021 a las 05:03

Por Javier Tocar

En 1984 Gerardo Pelusso dirigía Emelec y su equipo de trabajo consistía de un preparador físico y un ayudante técnico. Desde entonces los cuerpos técnicos han sufrido una evolución que llevó a los clubes a tener dos asistentes, dos preparadores físicos, un analista de videos, un nutricionista, un fisioterapeuta y así proponer la mayor profesionalización posible.

"Antes había que hacer todo entre todos", cuenta el exentrenador de Nacional y de la selección de Paraguay. "El trabajo es el mismo: hay que trabajar la táctica, la parte física, los goleros. El trabajo es sincronizado y coordinado. Solo que antes lo hacíamos entre tres" explica Pelusso.

Gerardo Pelusso dirigiendo en Paraguay

Cuando era asistente en Liverpool, Pelusso cuenta que no había entrenador de arqueros por lo que la responsabilidad caía sobre él. Por supuesto, la calidad del trabajo no era la misma a la de un especialista "porque una cosa es que yo prepare a los goleros y otra cosa es que lo prepare un exgolero que además haya estudiado y se dedique pura y exclusivamente a eso", añade el exentrenador de Nacional.

Según él, no ha cambiado la intensidad del trabajo, sino la cantidad de profesionales que se unieron al mundo del deporte. Se ha vuelto más específico y más estudiado.

El crecimiento de los planteles

"Para nosotros la evolución fue en el año 1993, cuando trabajamos con un preparador de goleros. A partir de ahí fueron creciendo el número de integrantes, especialmente con un equipo grande. Con un equipo en desarrollo en Uruguay, con un preparador físico era suficiente pero en un grande no porque jugás torneos internacionales", dice Pelusso.

Ahora los planteles son más amplios, rondan los 30 jugadores y en los momentos que el plantel debe ser dividido por un viaje para un partido en el exterior, alguien se debe hacer cargo de las tareas planificadas para los 12 jugadores que quedaron en el país. 

Debido a los cambios de formato de las copas internacionales, cada año los equipos en desarrollo tienen más participación en Copa Libertadores y Sudamericana ahora que son ocho los clasificados a estos torneos. Esto generó una necesidad por parte de los clubes de buscar más profesionales para trabajar en su equipos. Algo que desembocó en la contratación del cuerpo técnico institucional: asistentes, preparadores y analistas que trabajan fijamente en el club y no varían como lo hace el asistente personal del primer entrenador.

Nicolás Maidana, preparador físico institucional de Nacional fue contratado por el Udinese

Aunque para una institución puede ser positivo ya que siguen una línea de trabajo, la falta de conocimiento con el cuerpo técnico puede ser, a veces, un problema. "Hasta que no conocés (al funcionario institucional) no podés dar una opinión. De repente esa persona te termina enseñando o (todo lo contrario) terminás haciendo un informe que no podés trabajar con él por tal cosa y la organización toma una decisión", dice Jorge Giordano, quien explica que si un entrenador pide llevar su propio cuerpo técnico puede suceder que se reubica a los funcionarios institucionales en las categorías formativas o en el club social. 

Los nuevos roles

Los cuerpos técnicos de elite tienen todo cubierto. "Hay equipos que tienen entrenadores para definir, entrenadores de la posesión, hay metodólogos, quienes dan la línea de la metodología del club. Han aparecido los entrenadores tácticos, que no han llegado a Uruguay pero que ven al entrenador y le dicen cómo debería ser la estrategia y táctica", dice Giordano. 

Esta es una función que se distingue del analista de video, cuyo rol se basa más en ser los ojos del entrenador o el que se encarga de generar los recortes de movimientos requeridos por el entrenador de un partido, entrenamiento o rival. Y los analistas saben que deben trabajar en colaboración para los entrenadores.

El ingreso de la tecnología

En el 2007, Gerardo Pelusso y Mauricio Larriera llegaron a Nacional y adquirieron el software que ahora se llama AzSportech. Hasta ese momento habían trabajado analógicamente. "Nosotros grabábamos los partidos, sacábamos los videos; lo hacíamos nosotros y nos quedábamos hasta las cuatro o cinco de la mañana sacando jugadas para mostrarle a los jugadores", dice Pelusso. 

Pero con el tiempo esta área se profesionalizó y los entrenadores comprendieron la importancia de los datos para obtener buenos resultados. 

Mauro Di Donna es el exanalista de video de la selección uruguaya y actual analista y asistente de Jorge Da Silva en Al-Ittihad y lo que más disfruta de su trabajo es aportar su granito de arena para el resultado positivo de su equipo. 

Mauro Di Donna se encarga del procesado y el desglose de la información en el plano individual y colectivo de su propio equipo y del rival de turno

Según Di Donna, la tecnología es un recurso extra para la planificación ya que "optimiza el rendimiento individual y colectivo, mejora el conocimiento del rival, ayuda a una comprensión del juego, minimiza los riesgos de resultados adversos, aporta en la comunicación del cuerpo técnico y los jugadores pero todo eso es información que va a ir en función de cómo quiera trasladarla el entrenador principal".

Di Donna divide sus herramientas en dos tipos: las herramientas físicas, como las cámaras y cables, y las herramientas de video análisis que permiten "mediante el implemento de determinadas herramientas tecnológicas como los software de video análisis, las aplicaciones y plataformas, los tipos de filmaciones y el desarrollo de las calidades de video,  permitirle a los futbolistas y cuerpo técnico añadir a su planificación una variante de insumos para colaborar en su interpretación táctica".

El próximo paso

Por un lado, Giordano cree que el enfoque del fútbol ha intentado maximizar el desarrollo físico de los jugadores, y según él, llegó al límite. Es por eso que ahora es momento de entrenar lo cognitivo. "Los entrenamos hasta los hombros, ahora llegó el momento de entrenarlos de los hombros para arriba", concluye Giordano. 

Asimismo, Paulo Pezzolano, está dirigiendo en México donde no hay escasez de herramientas. "Yo tuve la suerte de traer a un especialista de saque de laterales que es el que trabaja con Klopp", dice Pezzolano sobre su trabajo actual en Pachuca. En cuanto al futuro del fútbol, el exentrenador de Torque y Liverpool cree que los directores técnicos deben procurar rodearse de especialistas de cada sección de la cancha.

"En Pachuca le cambié los nombres a los asistentes. Ahora tengo especialistas", afirma Paulo Pezzolano. Valentín Villasán, quién era su asistente en su primer equipo técnico en Torque, ahora es el especialista en defensa.

Estos pueden ser especialistas en pelota quieta, especialistas en ofensiva, en defensiva, en saques de lateral. Esa es la forma de estar preparado en la mayor cantidad de situaciones del juego y también da lugar a que la mayor cantidad de entrenadores tengan ofertas de trabajo.

Por otro lado, en Uruguay no faltan educadores ya que hay al menos tres grandes instituciones de enseñanza de directores técnicos (ISEF, ACJ y Audef). Tampoco falta mano de obra ya que, como se suele decir folclóricamente, hay tres millones de directores técnicos en Uruguay. Lo que sí se necesita para dar el siguiente paso y subir un nivel en la calidad del cuerpo técnico uruguayo, es el desarrollo de la infraestructura deportiva.

"Tenemos que pensar cómo le damos más posibilidad a los entrenador. Hay que mejorar la infraestructura. Porque los entrenadores acá tienen los conocimientos, pero si para trabajar en las divisiones juveniles la cancha es un desastre, te pica para cualquier lado, no tenés elementos, cuando llueve no podés entrenar, ¿qué vas a hacer? No se puede hacer milagros", argumenta Pelusso.

El Hoffenheim de Alemania instaló una pantalla en su campo de entrenamiento para analizar jugadas en tiempo real

En el caso de los países europeos, se trabaja con imágenes en tiempo real para mostrarle a los jugadores que errores hicieron y dónde están las debilidades del rival en el entretiempo. Por otro lado, como cuenta Eduardo Espinel, en algunos vestuarios del fútbol uruguayo, no hay donde enchufar un monitor.

"Los gobiernos del país no colaboran con el fútbol en lo que deberían ayudar que es la infraestructura. No estoy hablando de este gobierno, sino todos porque el último estadio que hizo el gobierno se inauguró en 1984; es el Charrúa. Entre restauraciones y nuevos estadios, en Chile se han hecho 25 estadios en 15 años", concluye Pelusso.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...