Nacional > REFUGIADO

El derrotero de Diyab: cómo el ex Guantánamo terminó en el país donde está condenado a muerte

El exrecluso fracasó otra vez en su intento de radicarse en Turquía y ahora busca evitar caer en manos del régimen sirio

Tiempo de lectura: -'

23 de julio de 2018 a las 15:14

El ex preso de Guatánamo Jihad Diyab, quien fue deportado a Siria luego de haber intentado ingresar a Turquía con un pasaporte falso, fue enviado a la frontera entre ambos países y liberado en suelo sirio, según dijo a El Observador una fuente turca vinculada al caso. En ese país deberá vivir de incógnito, ya que está condenado a muerte por ser considerado un disidente del gobierno del régimen de Bashar al-Ásad.

Diyab, un ciudadano sirio que pasó más de 12 años en la cárcel de Guantánamo y que en 2014 llegó a Uruguay como refugiado, intentó en cuatro oportunidades llegar a Turquía para reencontrarse con su esposa, sus tres hijos y su nieto. Esta vez estuvo a punto de lograrlo, pero, una vez que las autoridades turcas detectaron que utilizaba un pasaporte turco, resolvieron deportarlo, según había informado el periodista Ignacio Álvarez.

Sin embargo, como ambos países rompieron relaciones en 2012, no existen canales formales para la deportación, algo que hubiera significado entregar a Diyab a las autoridades sirias, empujándolo a ser sentenciado a muerte. Por el contrario, las autoridades turcas suelen enviar a los ciudadanos sirios que deben ser expulsados del país hasta la frontera, donde son liberados a su suerte.

Según informó el sitio Sputnik, basado en el informe del Ministerio de Exteriores de Líbano, Diyab fue catalogado como disidente por el gobierno sirio de Al Ásad a fines de la década de 1990. En el año 2000 abandonó su país rumbo a Afganistán junto a su familia. Asimismo, el memorando del Departamento de Defensa de Estados Unidos señala que Diyab "fue miembro del grupo sirio compuesto por células terroristas desmanteladas y que escaparon de las autoridades sirias y huyeron a Afganistán en 2000".

Desde que llegó a Uruguay a fines de 2014, Diyab manifestó su falta de interés por quedarse en el país. Primero viajó a Argentina y luego partió rumbo a Venezuela vía Brasil. Sin embargo, Venezuela lo envió a Uruguay. El año pasado realizó una huelga de hambre para reclamarle al gobierno uruguayo la posibilidad de reunirse con su familia en el exterior. En varias oportunidades la huelga lo llevó a estar en coma superficial.

A mediados de diciembre de 2016, el refugiado sirio viajó con destino a la ciudad de Johannesburgo en Sudáfrica y también fue deportado a Uruguay.

En marzo de 2017 quiso viajar a Moscú, Rusia, con una escala prevista en San Pablo, pero no pudo hacerlo por no tener visa.

Comentarios