Mundo > Renuncia "sugerida"

El desenlace de la crisis en Bolivia: los trepidantes días finales de Evo Morales

El intento de estirar su mandato a un cuarto período presidencial —vulnerando la Constitución y el veredicto electoral—  desató la confluencia de fuerzas que llevaron a la renuncia del presidente 

Tiempo de lectura: -'

11 de noviembre de 2019 a las 17:25

La presencia del expresidente Evo Morales en las elecciones del 20 de octubre de 2019 se comenzó a gestar en febrero de 2016 cuando se realizó el referéndum para modificar el artículo 168 de la Constitución que establecía un mandato de cinco años con la posibilidad de reelección “por una sola vez de manera continua”.

Se trataba de la Constitución que Morales impulsó en su primer período presidencial, aprobada en enero de 2009, y que siete años después le quedó corta: quería un período más, a pesar de que el texto constitucional no tomó en cuenta su mandato inicial, cumplido bajo las disposiciones anteriores.

Pero perdió: 51% de los bolivianos votaron contra la modificación de la norma. Derrotado pero no rendido, Morales le buscó la vuelta con un recurso ante el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP).

El presidente y sus partidarios recurrieron a la Convención Americana sobre Derechos Humanos, suscrita por Bolivia, por tanto con valor de ley supranacional, para argumentar que los “derechos políticos” estaban por encima de los límites constitucionales.

El TCP, 48 horas antes de la inscripción de candidaturas, le dio la razón al presidente: Morales volvería a ser candidato. Para la oposición, siempre derrotada, nunca rendida, era la entronización de un dictador.

20 de octubre: escrutinio interrumpido

La noche del domingo de las elecciones, cerradas las urnas e iniciado el primer paso del escrutinio con la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) el 84% de los votos daba una ventaja a Morales sobre el opositor Carlos Mesa de poco más de siete puntos (45,28% a 38,16), menos de los diez puntos que requería para evitar una incierta segunda vuelta.

Ocurre entonces el primer hecho anómalo: el Tribunal Supremo Electoral (TSE) suspende el TREP. Mesa de inmediato denuncia el intento del gobierno por entorpecer el camino a la segunda vuelta y llama a la movilización de sus fuerzas.

21 de octubre: Evo aumenta ventaja

La reanudación del conteo electoral, 20 horas después de la interrupción, pinta un panorama distinto: con 95,63 % de los votos escrutados la distancia entre los dos candidatos se amplía a más de nueve puntos: 46,4% para Morales, 37,07% para Mesa. Con algo más de 4% por escrutar resulta altamente improbable que el presidente no obtenga el punto que le falta para su victoria en primera vuelta. 

Se enardecen las protestas, con quemas de centros electorales en varias partes del país y choques entre partidarios de Morales  y Mesa.

23 de octubre: habla la OEA

La Misión de Observación Electoral de la OEA comandada por el excanciller de Costa Rica Manuel A. González Sanz y compuesta por 92 expertos de 24 nacionalidades, constata en su informe que “los principios de certeza, legalidad, transparencia, equidad, independencia e imparcialidad han sido vulnerados por distintas causas a lo largo de este proceso electoral” y considera que “la mejor opción es convocar a una segunda vuelta electoral”.

Morales sugiere que el organismo estaría “con el golpe de Estado que impulsa la oposición”.

25 de octubre: “aquí se respeta”

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) en un acto público, sin permitir preguntas, informó que Evo Morales fue reelecto con una ventaja de 10,56 puntos en un proceso que calificó de “transparente”. El secretario general de las Naciones Unidas, la Unión Europea, Estados Unidos, Colombia, Brasil y Argentina respaldaron sin éxito la propuesta de la OEA de volver a las urnas. México, Venezuela y Cuba felicitaron a Morales.

El candidato opositor rechaza el cómputo final y Morales, al día siguiente, en un acto en Cochabamba afirma: “aquí se respeta la Constitución y al partido que ha ganado las últimas elecciones…quiero que eso sepa la derecha boliviana”.

30 de octubre: Auditoría “vinculante”

El canciller boliviano anuncia que su país alcanza un acuerdo con la OEA para realizar una auditoría de las elecciones del 20 de octubre. Pary dice que será integral pero no usa el término vinculante, que es una condición que pone Mesa para participar en la verificación junto con que Morales “no acepte el resultado del TSE”.

31 de octubre: primeros muertos

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, confirma la muerte de dos hombres por choques entre oficialistas y opositores en el Departamento de Santa Cruz, mientras la misión de la OEA comienza a auditar el cuestionado proceso electoral. Morales pide que los líderes opositores se sumen a la revisión; Mesa lo rechaza por “unilateral” y afirma: “o voy preso o voy a la presidencia”. El líder de del comité Cívico de Santa Crux (Conade), Luis Fernando Camacho, va más allá y pide la anulación de las elecciones.

2 de noviembre: llamado a las fuerzas armadas

En un mitin multitudinario el sábado en la noche Camacho lanza un ultimátum a Morales: "tiene 48 horas para renunciar, porque el lunes a las siete de la noche aquí mismo vamos a tomar determinaciones y vamos a garantizar de que él se vaya".

Lee además una carta dirigida a los jefes de las Fuerzas Armadas, a quienes exhorta a "estar al lado del pueblo".

5 de noviembre: "garantizar la soberanía"

Evo Morales no renuncia y también hace su llamado los militares, a quienes pide apoyar la nacionalización de los hidrocarburos y el crecimiento de la economía.

"A las Fuerzas Armadas: es nuestra tarea, es nuestro deber garantizar esa soberanía (del país) y ahora, como nunca, el crecimiento económico", dijo en un discurso el lago Titicaca.

Al día siguiente, opositores incendian el ayuntamiento en Vinto, en Cochabamaba, y arrastran por la calle a la alcaldesa oficialista Patricia Arce, da la que le cortan el pelo y rocían de pintura roja, antes de ser rescatada por la Policía

7 de noviembre: reto en La Paz

Luis Fernando Camacho llega a La Paz para intentar conseguir la renuncia de Morales: lleva una carta redactada a tal fin para que el presidente la firme. Lo rodean partidarios y cuerpos de seguridad que pretenden impedir un choque con oficialistas.

"Tengo la esperanza que vamos a lograr el objetivo", dijo Camacho en un video que subió a su Facebook.

10 de noviembre: el desenlace

Las últimas horas del presidente Morales corren más rápido. Dos motines policiales sacuden el viernes Sucre, capital constitucional de Bolivia, y Cochabamba. El presidente electo de Argentina, Alberto Fernpández, apoya al mandatario boliviano y pide a la comunidad internacional que impida un "quiebre institucional". Morales llama a la oposición y las Fuerzas Armadas a entablar un diálogo. Los partidos opositores rechazan el llamado y exigen la renuncia.

El domingo, la OEA hace conocer la auditoría informática de la empresa Ethical Hacking que apunta que “se violó la integridad de la base de datos, del software de las elecciones, los procedimientos, se dieron inconsistencias" y que "el proceso electoral está viciado de nulidad”. Morales convoca a nuevas elecciones.

La Central Obrera Boliviana (COB) pide al presidente que renuncie para "pacificar al país".

El comandante en jefe de las fuerzas Armadas, Williams Kalima, rodeado de altos mandos militares, lee un escueto mensaje con una "sugerencia"

"Las fuerzas armadas del estado plurinacional de Bolivia comunica a la opinión pública que ante la escalda de conflicto que atraviesa el país, velando por la vida, la seguridad de la población, la garantía del imperio de la condición política del Estado en conformidad con el articulo 20 de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas y luego de analizar la situación conflictiva interna, sugerimos al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial permitiendo la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad por el bien de nuestra Bolivia. Asimismo, pedimos al pueblo boliviano y sectores movilizados deponer las actitudes de violencia, desorden entre hermanos para no manchar con sangre  y dolor a nuestras familias".

A media tarde del domingo, tras tres semanas de conflictos, Evo Morales renunció.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...