Copa América > ASÍ SE VIVIÓ EN LAS TRIBUNAS

El día que Uruguay fue local en Brasil: la invasión celeste a Porto Alegre

Los uruguayos le dieron un entorno diferente al estadio y marcaron otro hito en la historia del fútbol continental

Tiempo de lectura: -'

20 de junio de 2019 a las 21:09

Enviado a Porto Alegre

Cuando se conoció que Uruguay iba a jugar su segundo partido de la Copa América en Porto Alegre, miles de uruguayos comenzaron a hacer sus planes para estar en la capital gaúcha, la sede más cercana al paisito que este jueves fue tomada por los aficionados celestes.
Algunos habrán guardado días de licencia y reservaron la fecha, otros habrán juntado ahorros para comprar las entradas y viajar con el fin de decir presente en el Arena do Gremio, en la que fue la opción más popular para acompañar a la celeste en el torneo brasileño.

Lógicamente, se esperaba una buena concurrencia de hinchas uruguayos, pero la cifra sin dudas que superó todas las expectativas.
Más de 20.000 hinchas cruzaron la frontera en autos, excursiones en ómnibus y avión para estar en el estadio y en la Copa América.
Poco les molestó las largas horas de espera que tuvieron en los distintos puntos de Migraciones, los que se vieron desbordados por la oleada celeste.

Desde el miércoles se notó la mayor presencia de uruguayos en Porto Alegre, principalmente en el hotel de Uruguay, donde varios llegaron para tener un recuerdo con los jugadores.

Se informó que el capitán Diego Godín pidió que los dejaran pasar hasta la puerta de ingreso al hotel, donde se colocó un vallado más cercano al que había en primera instancia. Ese día, el zaguero y Luis Suárez fueron a saludar a los 40 hinchas que estaban en el lugar y se sacaron fotos con todos, en un momento de unión pocas veces visto.

En la noche del miércoles, el español de Uruguay era lo más escuchado en los restaurantes y bares de la Cidade Baixa una zona turística de Porto Alegre. La invasión de hinchas iba tomando fuerza a medida que se acercaba el partido.

Y este jueves por la mañana, día feriado en Brasil por el Corpus Christi, al salir a la calle la gente que se veía llevaba la celeste o la bandera uruguaya, o ambas insignias.

De a poco las calles vacías de Porto Alegre fueron un desfile de hinchas con bocinas, cornetas, y gritos de aliento cada vez que se cruzaban con otro uruguayo. “¡Vamo arriba! ¡Vamo Uruguay!”, se escuchó varias veces, lo que llamó la atención de los locales que aprovechaban el día libre para descansar.

El hotel de Uruguay volvió a ser punto de concentración para los simpatizantes que cantaron desde el estacionamiento. En otro gran gesto, todos los futbolistas salieron sobre el mediodía para saludarlos y devolverle el reconocimiento.

Llegando al Arena do Gremio, los grupos de hinchas aparecían por todos lados. Con la bandera al hombro, con camisetas de la selección o de sus equipos, la zona se convirtió en una fiesta.

En una calle donde hay varios locales de venta de comida, y alcohol, identificados con los colores de Gremio, se montó una especie de “fan fest” donde se hizo la previa, con canciones, música y mucha alegría.

Y todo en un clima de respeto y amistad con los locales que se sumaron y disfrutaron del momento. Es que muchos “torcedores” de Gremio se mezclaron con la barra celeste, y también algunos “colorados” de Inter que llegaron al partido y no tuvieron ninguna complicación de compartir un momento con los de su eterno rival.

El desfile celeste parecía interminable. Hubo de todas las edades: familias con niños, barras de amigos y amigas, padres veteranos con sus hijos. Y de todos lados: de Paysandú, Tala, Pando, Salto, Melo, Montevideo, Florida, uruguayos en Brasil, en Estados Unidos, en Australia, en Argentina, y también residente en Porto Alegre.

Dentro del estadio, los hinchas fueron marcando el clima en las tribunas, cantando el “Volveremos, volveremos”, aplaudiendo a los jugadores cuando salieron a calentar y uniendo las gargantas para entonar las estrofas del Himno Nacional, que sonó tan fuerte como si fuera en el Centenario.

Porto Alegre una vez más volvió a ser uruguaya, como cuando Nacional copó en 1980 o Peñarol en 2011, ambas por la Libertadores. Ahora, en la Copa América, los hinchas volvieron a conquistar la capital gaúcha y ya están empezando a hacer planes para un posible regreso muy pronto, en las semifinales.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...