Opinión > OPINIÓN

El estallido de una crisis sistémica que no debe subestimarse

Un complejo contexto global marcado por manifestaciones sociales

Tiempo de lectura: -'

25 de octubre de 2019 a las 05:04

Diversas manifestaciones sociales han captado la atención internacional en los últimos tiempos. Si bien por distintas causas, las mismas explotaron en Hong Kong, Quito, Santiago de Chile, Barcelona, Beirut, Londres, La Paz y Puerto Príncipe, entre otras ciudades. De las mencionadas, con excepción de las llevadas a cabo en Reino Unido por el brexit, en todas se observaron altísimos niveles de violencia, las que han superado a las fuerzas de seguridad y terminaron con varios fallecidos y destrozos materiales valuados en millones de dólares.

Si se tiene en cuenta el factor detonante, los episodios mencionados podrían separarse en dos tipos de reclamos, los de índole político y los de origen económico, aunque en todos los casos subyacen razones de mayor complejidad. Comenzando por los de alcance político, en Hong Kong, se está frente a una crisis que lleva al menos 18 semanas y que comenzó por reclamos sobre un proyecto de ley de extradición, el que, si bien ya se encuentra archivado, no logró frenar las manifestaciones.

El problema de fondo tiene que ver con las libertades de la isla respecto a China continental y la relación de sus ciudadanos con el régimen chino. El conflicto ha tenido repercusiones internacionales, ya no solo por la importancia de las protestas, sino también por las declaraciones de Donald Trump sobre las manifestaciones, lo que llevó a una dura respuesta de Xi Jinping. El presidente chino no da margen alguno para la injerencia internacional, y menos aún, a la posibilidad de que este tipo de manifestaciones se den en otras ciudades de China. La crisis adelanta algunos de los desafíos que deberá enfrentar la potencia asiática en el plano social y político en las próximas décadas.

En Barcelona, las revueltas comenzaron una vez conocida la sentencia del Tribunal Supremo de España, que condenó hasta un máximo de 13 años de prisión a nueve independentistas por el delito de sedición. Fueron considerados responsables de las acciones llevadas a cabo en el año 2017 con el referéndum y la declaración de independencia de Cataluña. Los reclamos sobre la independencia, si bien son de larga data, emergieron con mayor fuerza a partir 2017, en un contexto de debilidad política en España y con un progresivo aumento del descontento social, el que ha adquirido diversas expresiones en el país. En este caso, no solo se está frente a un reclamo ilegítimo, sino que, además, ha sido defendido por sus líderes con desorden e improvisación.

Finalmente, también en el plano político, esta semana en La Paz se registraron manifestaciones y enfrentamientos por los resultados electorales del pasado domingo. Todo comenzó debido a una pausa en el conteo de votos primario que obligaba hasta ese momento a una segunda vuelta, lo que, sumado al posterior cambio de tendencia del día siguiente, llevó a que la población salga a las calles a denunciar un fraude electoral por parte del actual gobierno. Cabe recordar que el presidente Morales ya atentó contra las instituciones, desconociendo en 2016 el resultado de un referéndum constitucional que le dijo no a la reelección. A partir de ese momento, nada de lo que ocurra en el proceso electoral boliviano o en su eventual próxima presidencia deberá llamar la atención.

En el caso de Londres, la incapacidad de Reino Unido para gestionar el brexit llevó nuevamente a que el pueblo británico se lance a las calles a reclamar un nuevo referéndum para evitar que se concrete la salida de la Unión Europea. Si bien el Parlamento aceptó el acuerdo presentado por Johnson, le puso condiciones que impiden el cumplimiento de los plazos previstos. Por tanto, es muy probable que el bloque apruebe la prórroga y el proceso continúe más allá del 31 de octubre de 2019.

Pasando a las protestas de origen económico, las miradas están centradas en Chile por el nivel de violencia que se observó en las calles en los últimos días y por el importante número de muertos. En ese mismo ámbito, se desató la ira en Quito, Beirut y Puerto Príncipe. Todos los casos surgen por descontentos con la política económica y por las dificultades que enfrentan algunos sectores de la sociedad. Aquí también los detonantes fueron anuncios específicos, como por ejemplo, la eliminación de subsidios, aumento de tarifas o la escasez de combustibles. En los dos países suramericanos, los manifestantes, muchos de ellos violentos, lograron poner límite a la gestión del gobierno llevada adelante por los presidentes Piñera y Moreno, los que debieron ceder frente algunos de los reclamos para recuperar la estabilidad social.

Más allá de que evidentemente en todas las situaciones existen intencionalidades políticas, adjudicar a las mismas la responsabilidad de los fenómenos señalados parece un grueso error. Por más que se evidencian notorias diferencias entre las crisis presentadas, podría observarse una causa más profunda, común a todas estas manifestaciones en contra de los gobiernos de turno.

Sin caer en visiones apocalípticas y en simplificaciones sobre la realidad actual, debe reconocerse que en diferentes lugares del planeta está aumentado el descontento social, ya no solo visible en las personas excluidas del sistema, sino también en aquellas que formando parte de éste, igualmente muestran una desconfianza creciente. En definitiva, se está frente a una crisis de base estructural, con evidentes efectos de contagio, que atenta contra los valores fundamentales, las instituciones constituidas y que impone definiciones en momentos donde se está frente a una notoria ausencia de líderes políticos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...