Polideportivo > A EGIPTO 2021

El handball masculino de Uruguay hizo historia: se clasificó a su primer Mundial

La selección masculina logró en Maringá su primer pasaje a la historia de los mundiales al sacarse una espina de 13 años sin ganarle a Chile  

Tiempo de lectura: -'

26 de enero de 2020 a las 21:19

La selección uruguaya de handball tiene una historia escrita de luchas épicas que nunca se materializaron en conquistas. Una medalla de Juegos Panamericanos, la de 2007, que se escapó por un milímetro ante un intento de Pablo Marrochi ante Cuba. Una clasificación al Mundial, la de Santiago 2010, que naufragó por diferencia de goles. Otra, la de Canelones 2014, a la que no se llegó por un solo gol de diferencia. Pero el nuevo capítulo que esta selección escribió marcará un antes y un después en la historia. Porque en Maringá, Uruguay logró al fin clasificarse a un Mundial. 

Las mujeres ya habían participado de los mundiales de Alemania 1997, Italia 2001, Rusia 2005 y Brasil 2011. En este último lograron su primer triunfo en la historia, ante Argentina. 

La historia continental del handball masculino dice que Cuba fue potencia hasta que Brasil le salió a competir y eso llevó también al despegue de Argentina. 

Detrás de ellos, fruto de una fuerte inversión económica, Chile les salió a dar caza. 

Y Uruguay se plantó siempre a darles pelea. Con las armas que le dio la historia: defensa y más defensa para potenciar su ataque rápido por encima de su ataque de posición. Con la convicción del entrenador Jorge Botejara, padre de este proceso desde hace 20 años junto a Eduardo "Nono" Queirolo.  

La aparición de un talento descomunal como el de Pablo Marrochi sembró una gran ilusión allá por 2007. Pero el armador se fue a Italia y allá lo nacionalizaron para jugar por su selección. Un día quiso volver y reglamentariamente le fue imposible hacerlo. 

Para mantenerse competitivo, Uruguay empezó a buscar talentos de nacionalidad uruguaya nacidos fuera de fronteras. Primero apareció Máximo Cancio en España. Luego Gastón Rudich en Argentina. 

Pero desde obtener la medalla de plata en los Juegos Odesur de Buenos Aires 2006 –el handball se jugó en Mar del Plata– y ganarle dos veces a Chile, la roja se transformó en una sombra para Uruguay. 

En 2010, de locales en Santiago, empataron en el grupo y Chile avanzó a semis por mejor diferencia de goles dejando a Uruguay sin chances de pelear su plaza para el Mundial de Suecia. 

Meses antes, en los Juegos Odesur de Medellín 2010 otro empate privó a Uruguay del bronce que recayó en manos de Chile lo que implicó la eliminación de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 cuando Uruguay venía de ser sensación en Río 2007: cuarto perdiendo por un gol contra Cuba el bronce con un Marrochi descollante. 

A partir de ahí, liderados por un pívot como Marcos Oneto que jugó en Barcelona y en varios equipos de Europa, y con otros jugadores con presencia en Europa como los hermanos Rodrigo y Esteban Salinas, o Emil, Harald y Erwin Feuchtmann, Chile le ganó siempre a Uruguay. 

La vez que se estuvo más cerca de pisar un podio fue en el Campeonato Panamericanos de Canelones 2014 donde Chile ganó 25-24 por el bronce en el polideportivo Sergio Matto. 

Chile venia de ser medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 (33-29 a Brasil en semis) y era neto favorito ante un Uruguay que venía de quedar eliminado en el Campeonato Panamericano de Groenlandia 2018 en fase de grupos sin llegar a semifinales por primera vez desde 2010. 

Aquella  vez los eliminó Groenlandia, una nación que suele presentarse con mayoría de jugadores daneses que para explicar qué significa para el handball basta decir que fue oro olímpico en Río 2016 cortando de la mano de un exquisito Mikkel Hansen un imponente reinado de la Francia del golerazo Daniel Omeyer y el brutal Nikola Karabatic. 

Uruguay había bajado hasta el sexto puesto perdiendo con Canadá 29-22. 

Pero todo cambió en Maringá 2020. Porque en su debut, Uruguay le ganó 28-25 a Chile. 

“Fue un partido muy duro porque hace años que no lográbamos ganarles, pero fue un partido bisagra para nosotros porque una vez lograda esa victoria se nos allanaba el camino. Chile es un muy buen equipo que viene peleando con los de arriba hace años y para poder pelear el partido lo primero fue una defensa sólida y dura, si nos iban a hacer goles que les costara mucho. A partir de ahí construimos el ataque rápido para meterle ritmo al partido y manejarlo como queríamos. El ataque fue clave y también fue muy importante tener paciencia para buscar las mejores opciones de gol, por suerte estuvimos muy efectivos a la hora de lanzar, eso le hizo cuesta arriba el partido a Chile”, dijo a Referí el armador Nicolás Fabra, goleador de Uruguay en el torneo con 26 goles y tercero en el torneo en Maringá. 

"En la previa al viaje estaba la posibilidad de que hubiera cuatro plazas para Sudamérica algo que al final no se dio por que se bajaron Perú y Ecuador. Pero igual desde que empezamos a entrenar el objetivo siempre fue ir a ganar ese partido con Chile aunque estuviera o no esa cuarta plaza. Al bajarse esas dos selecciones el torneo se modificó un poco y quedó un todos contra todos y nos tocó Chile de entrada. El plan fue como el de todos los partidos, construir de atrás hacía delante. Fuertes en defensa y tratar de cometer pocos errores en ataque. 
Aparte de que fue clave la concentración y las ganas de ganar dicho partido de todo el plantel", dijo a Referí el armador Federico Rubbo.

"Los antecedentes la verdad que a nosotros no nos pesaban o mejor dicho no es algo que miremos antes de ir a jugar. Si fuera de esa forma sería muy difícil salir a ganar con las ganas que este equipo y equipos anteriores salimos a la cancha. La realidad es que en los últimos años hubieron muchos partidos parejos con Chile que se nos escaparon a lo último por algunos detalles", agregó.

"Habíamos estado muy cerca en varias oportunidades de ganarle a Chile y hasta empatamos varias veces, pero la cabeza y la mentalidad siempre fue la misma: salir a luchar cada pelota y cada partido. La voluntad inquebrantable de superar al rival, después el partido se da como se da. Pero la cabeza es siempre la misma Sacrificio y humildad", dijo por su parte Fabra que junto a Gabriel Spangenberg estuvo en aquel Odesur de 2006 en el que Uruguay fue medalla de plata ganándole a Chile dos veces en tres días.

Uruguay abrochó la clasificación goleando a Bolivia y derrotando con la autoridad de siempre a Paraguay y a pesar de las derrotas claras con Argentina y Brasil. 

“Es un sueño que hay que disfrutar, creo que aún no nos damos cuenta por completo de lo que logramos y es algo que el handball uruguayo tiene que aprovechar, porque seguramente esto va a abrir muchas más puertas de las que al momento hay, por ejemplo para que jugadores vayan a jugar en el exterior Creo que eso elevaría un poco más el nivel de nuestra selección”, dijo por su parte Federico Rubbo.

Uruguay subirá así a otra dimensión. Se llama Mundial y la cita será en Egipto, en 2021. Fabra lo palpita así: "La mejor preparación es ya empezar a mentalizarse que nos vamos a cruzar con los máximos exponentes de este deporte en el mundo. Y cada uno de nosotros en sus equipos debe seguir trabajando de la mejor manera para que cuando empecemos con la preparación ya tener el mejor nivel posible cada uno".

Uruguay en el torneo

Chile 28-25 (Nicolás Fabra 8, Alejandro Velazco 5, Gabriel Chaparro 4, Facundo Listón 3, Máximo Cancio 2, Bruno Méndez 2, Andrés Miranda 2)
Argentina 17-33 (Fabra 4, Méndez 4, Chaparro 2, Gerónimo Goyoaga 2, Federico Rubbo 2, Cancio 1, Guillermo Milián 1, Santiago Ancheta 1)
Bolivia 55-1 (Fabra 7, Rubbo 7, Ancheta 6, Milián 6, Velazco 5, Miranda 5, Goyoaga 5, Cancio 4, Rodrigo Botejara 4, Sebastián Vecino 4, Gabriel Spangenberg 1, Méndez 1) 
Brasil 14-31 (Fabra 4, Milián 2, Rubbo 2, Luis Navarrete 1, Spangenberg 1, Cancio 1, Méndez 1, Botejara 1, Goyoaga 1)
Paraguay 34-20 (Milián 8, Velazco 4, Rubbo 4, Botejara 4, Fabra 3, Chaparro 2, Liston 2, Ancheta 2, Cancio 2, Goyoaga 2, Méndez 1)

Plantel uruguayo
1- Felipe Navarrete: golero, Colegio Alemán
2- Gabriel Chaparro: Pívot, Acanor Atlético Novás, España 
4- Facundo Listón: Armador, Scuola Italiana
6- Santiago Ancheta: Armador, Malvin
9- Nicolás Fabra: Armador, Scuola Italiana
10- Gabriel Spagenberg: Armador, Colegio Alemán
14- Andrés Miranda: Puntero, Malvín 
13- Máximo Cancio: Armador, Acanor Atlético Novás, España 
15- Bruno Méndez: Pívot, Pontevedrés
16- Felipe González, Golero, Colegio Alemán
19- Rodrigo Botejara: Armador, Scuola Italiana
20- Federico Rubbo: Armador, Scuola Italiana
22- Sebastián Vecino: Armador, Colegio Alemán
24- Alejandro Velazco: Armador, Colegio Alemán
34- Gerónimo Goyoaga: Puntero, Pontevedrés 
74- Guillermo Milián: Puntero, Scuola Italiana
DT: Jorge Botejara
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...