Mundo > Donante durante 60 años

El hombre del "brazo de oro" que salvó la vida de 2,4 millones de bebés

El australiano James Harrison donó su sangre durante más de 60 años

Tiempo de lectura: -'

18 de mayo de 2018 a las 11:00

James Harrison cumplió 81 años y superó el límite de edad para ser donante de sangre. Pero lo fue durante más de 60 años. Más específicamente, desde que cumplió 18. Cuando tenía 14 años, tuvo que atravesar una difícil cirugía en la que él mismo necesitó donantes; años después quiso retribuir este servicio a la sociedad y esta práctica se volvió rutina luego de que los médicos descubrieran que tenía una sangre muy valiosa y especial.

La sangre del australiano James Harrison tiene un raro anticuerpo que puede ser utilizado para el tratamiento de los bebés que sufren de EHRN, la enfermedad hemolítica que sufren los recién nacidos que tienen sangre incompatible son sus madres.

Desde ese entonces, Harrison ha donado sangre y plasma sistemáticamente durante más de 60 años. Esto le ha hecho ganarse el apodo de "el hombre con el brazo de oro". En todo este tiempo, al australiano se le han realizado 1.172 extracciones, de las cuales solo 10 fueron obtenidas del brazo izquierdo, según el diario Sydney Morning Herald.

Por su parte, el Servicio de Donación de Sangre de la Cruz Roja Australiana hizo el cálculo de a cuántos bebés le salvó la vida el servicio a la sociedad que ha hecho este hombre, y el número asciende a unos 2,4 millones de recién nacidos.

Cuando la madre y el bebé tienen tipos de sangre distintos, porque el feto ha heredado el tipo de sangre del padre, la madre, durante el embarazo produce anticuerpos que destruyen los glóbulos rojos del feto. Esta afección no genera ningún problema en la progenitora, pero sí perjudica el desarrollo del bebé, que puede llegar a padecer anemia, ictericia y en algunos casos alcanzar la muerte.

Los médicos descubrieron que la sangre de Harrison contenía en grandes cantidades del compuesto Anti-D, llamado globulina hiperinmune Rh, con la cual se podía generar un tratamiento para estos recién nacidos, ya que este anticuerpo es el mismo que liberan las madres que causan los daños en el feto. Esto ocurre solo cuando el hijo tiene el tipo de sangre Rh+ y la madre tiene sangre Rh-. Esta incompatibilidad sanguínea afecta al 5% de las parejas. Y específicamente en Australia, afecta a más del 17% de las mujeres.

El tratamiento consiste en dos inyecciones, la primera dentro de las 28 semanas de gestación y la segunda alrededor de las 72 horas después del parto. "Mi propia hija recibió una de estas inyecciones y su hijo, mi nieto, cumple ahora 23 años. Esto me ha hecho muy feliz, porque yo pude tener un nieto sano y también muchas otras personas", afirmó Harrison.

De las extracciones de sangre y plasma, el laboratorio separaba este componente de la sangre, y con él se producían las inyecciones con el Anti-D. Muy pocas personas poseen este anticuerpo en su plasma, lo curioso es que no solo su cuerpo lo produce en grandes cantidades, sino que luego de donar, su organismo produce aún más, declaró Jemma Falkenmire, del Servicio de Donación de Sangre de la Cruz roja Australiana al Herald.

A James Harrison le otorgaron la medalla de la Orden de Australia, por sus servicios meritorios a la sociedad y además posee el record Guiness de donación de sangre, desde 2003 cuando en ese entonces llevaba 800 donaciones, ahora se retira con un número de 1.172 extracciones y lo más curioso, es que dice nunca haber visto como la aguja se acercaba a su brazo, ya que les tiene fobia.

"Durante mi última donación el viernes llegaron unas doce madres con sus bebés para agradecerme lo que he hecho", cuenta el autraliano. Por temas legales y de salud se le prohibe seguir donando de su valiosa sangre y Harrison dice sobre este desenlace: "Fue bastante triste, el fin de una era para mí".


REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...