The Sótano > OPINIÓN

El hombre, “the man”, para las presidenciales de 2020

La posibilidad de que Joe Biden sea presidente parece estar más cerca que nunca 

Tiempo de lectura: -'

05 de septiembre de 2018 a las 05:02

No hace mucho tiempo atrás, cuando todavía era vicepresidente de EEUU, Joe Biden casi viene a Uruguay. Un problema de salud a último momento le impidió hacerlo. Según dice su certificado de nacimiento, Biden pareciera no estar ya para esos trotes, esto es, para hacer frecuentes viajes protocolares a todas partes del mundo, pues los años se han ido acumulando y ya suman hoy una cifra considerable. La edad suele hacer excepciones, pero no todos salen beneficiados. Esa es la duda que millones de estadounidenses que forman el grupo de los indecisos tienen en estos días; ¿cuenta el veterano político con la energía suficiente como para pensar en lo que tiempo atrás parecía impensable, es decir, en convertirse en candidato para las elecciones presidenciales de 2020? El tiempo se ha ido rapidísimo. En poco tiempo más solo faltaran dos años para las próximas elecciones presidenciales en las que los demócratas esperan recuperar la Casa Blanca y deshacerse de la pesadilla en que se ha convertido el gobierno de Donald Trump para millones de ciudadanos, quienes lo consideran el peor mandatario estadounidense de la época moderna.

Biden es, al día de hoy, el político que mayores posibilidades tendría de conseguir la nominación a la presidencia por el partido demócrata, partido que, por cierto, no presenta un recambio en sus filas: no han surgido figuras jóvenes capaces de conseguir apoyo masivo en todo el país. Hay políticos jóvenes, sí, pero solo tienen arrastre popular en su región o estado.
Biden subió el otro día a un avión de línea comercial y se encontró con que una cantidad de pasajeros le pidieron que por favor se postulara para las próximas presidenciales. “Tienes que hacerlo por el país”, le pidió un pasajero; “estamos todos contigo”, le dijo otro. Tras la muerte de su hijo de un tumor cerebral, Biden dijo en la pasada elección que no tenía la fuerza mental ni física como para iniciar una agotadora campaña electoral.

Esta vez, como nunca antes en su larga carrera política, el panorama luce más favorable que nunca. Como ya pasó antes con Ronald Reagan, la gente joven confía en la sabiduría de un candidato con experiencia. Si se presentara y ganara, llegaría a la presidencia con 77 años de edad. Nadie entre los votantes demócratas cree que eso pueda ser un impedimento mayor. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...