Ciencia > ENFERMEDAD

El padre de la "partícula de Dios" vendió su premio Nobel para pagar facturas médicas

Este físico murió el pasado miércoles en su casa en Nueva York

Tiempo de lectura: -'

05 de octubre de 2018 a las 09:52

A los 96 años falleció este miércoles, en su casa de Rexburg, el físico estadounidense Leon Max Lederman por complicaciones relacionadas con una demencia senil. En 1988 ganó el premio Nobel de Física por sus investigaciones sobre los neutrinos y se convirtió en el autor de la expresión “partícula de Dios” que acuñó para describir el bosón de Higgs, es decir, para describir el mecanismo que da masa a la materia  que fue constatado años después por los científicos de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN).

Algunos titulares de prensa afirman que Lederman tuvo que vender su premio Nobel, ya que tenía que costear las facturas médicas que derivaron de su enfermedad.

El físico nació el 15 de julio de 1922 en Nueva York, donde su padre trabajaba en una lavandería. Se licenció en química en el City College y sirvió en el ejército durante la segunda guerra mundial. En la Universidad de Columbia se doctoró en física de partículas. En 1979 Lederman se convirtió en el segundo director del Laboratorio Nacional Fermi y supervisó el acelerador de partículas más potente del mundo.

En 1988 compartió el Premio Nobel de Física con Melvin Schwartz y Jack Steinberger por sus investigaciones que detectaron el neutrino muónico que permitió demostrar la doble estructura de los leptones. Fue en el Laboratorio Nacional de Brookhaven en Long Island, donde utilizaron un acelerador de alta energía para producir un haz de neutrinos, que puede crear muones y electrones al interactuar con la materia.

Este modelo dio origen a la teoría de la existencia de varias partículas elementales, entre ellas el bosón de Higgs, a la que Lederman se refirió en el libro La partícula de Dios: si el universo es la respuesta, ¿cuál es la pregunta?, publicado en 1993.

Sin embargo, a pesar de su impresionante carrera, tuvo que vender su premio Nobel para pagar las facturas médicas derivadas por su enfermedad. Según Gizmodo, un comprador anónimo adquirió la medalla de oro por US$ 765.000.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.