The Sótano > OPINIÓN/ E. ESPINA

El saco de Phil

Algunas relfexiones luego del paso del músico y compositor de 67 años por Montevideo

Tiempo de lectura: -'

05 de abril de 2018 a las 04:30

Días atrás se presentó en la tribuna Olímpica del Estadio Centenario de Montevideo el cantante inglés Phil Collins. "Estuvo buenísimo", me dijo un amigo que nunca va a ver a Peñarol cuando llueve o amenaza con llover, pero que la otra noche gozó bajo la lluvia la primera visita de Collins a Uruguay.

Si bien el músico y compositor de 67 años de edad tiene problemas físicos que están a la vista, mantiene su característica voz, la cual resuena sana y poderosa, a diferencia de la de muchos otros cantantes de su misma edad. Hace exactamente 33 años esta semana, Collins era el cantante más popular del mundo, y la afirmación estaba respaldada por el hecho de que No Jackets Required, su tercer álbum solista, ocupaba el primer lugar en ventas en varios países, igual que el primer single proveniente del mismo, One More Night.

El disco, que contiene 10 canciones, dura 50.27 minutos en total, y cuyas ventas superiores a los 25 millones de copias lo sitúan entre los más vendidos de todos los tiempos, es uno de esos casi únicos en la historia de la música, principalmente por la cantidad de éxitos que surtió a las radios de todas partes.

Dos de las canciones, One More Night y Sussudio, llegaron al número uno del ranking de ventas de la revista Billboard, y otras cuatro, Don't Lose My Number, Who Said I Would, Long Long Way to Go y Take Me Home, forman parte del repertorio obligatorio del cantante.

Con la última de las mencionadas cierra Collins todos los conciertos de su gira actual. Hace exactamente 33 años esta semana, el cantante tenía presencia ubicua en radios de todos los continentes, no solo por el fenomenal éxito de No Jackets Required, sino por haber participado en USA for Africa, el supergrupo que grabó la canción We Are the World, editada para juntar fondos para combatir la hambruna en Etiopía y que durante todo el mes de abril de 1985 estuvo al tope de todos los rankings musicales del mundo.

En la primera semana de julio de ese año, Collins volvería a ocupar la primera posición con Sussudio, proveniente de un álbum cuyo nombre, No Jackets Required (No se requiere saco), tiene una interesante historia, sobre la cual voy a escribir la semana próxima.

Comentarios